La persecución política y la izquierda enajenada

Guardé silencio.
“Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era comunista.
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista.
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío.
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar”
Martin Niemöller

Tengo más de tres años escribiendo y denunciando la persecución política del gobierno en contra de los venezolanos. He denunciado la violencia que se ha ensañado en contra los trabajadores y gerentes de PDVSA, epicentro por la disputa del poder en el país; violencia que ha tocado a todos los sectores políticos y sociales: Chavistas, ex ministros de Chávez, oficiales militares, sindicalistas, dirigentes populares, obreros y miembros de la oposición tradicional. Lo he denunciado y he asumido las consecuencias de ello: me acusan, me persiguen, me difaman, me exiliaron. No ha sido fácil, pero es mi deber hacerlo.

He denunciado y combatido lo que me parece la evidencia más clara de que este gobierno no es más que una dictadura de derecha, lo he declarado a la prensa nacional e internacional, en videos, lo he escrito en mis artículos, publicado en mi blog, lo he conversado con dirigentes políticos internacionales y lo he denunciado ante la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU: el gobierno de maduro ha convertido la violencia y violación de los Derechos Humanos en una política de Estado, donde desde el presidente, pasado por sus ministros, cuerpos de seguridad, hasta el poder judicial y la fiscalía actúan de manera concertada en contra de los ciudadanos, violentando sus derechos constitucionales, los más importantes de ellos: el derecho a la vida, la libertad, la defensa y el debido proceso.

El gobierno de maduro actúa con más encono y saña contra los sectores populares, trabajadores, obreros, militares y Chavistas, para imponer en el país un modelo económico de derecha, capitalista, atrasado, para lo cual se ha trazado como condición necesaria desmontar el modelo económico Chavista y las garantías políticas y sociales conquistadas en la revolución bolivariana, así como la entrega de la soberanía nacional y de nuestro recurso estratégico: el petróleo.

He denunciado al gobierno de maduro, como un gobierno de derecha, contra-revolucionario, que ha desmontado el legado y obra del presidente Chávez y que ha llevado a nuestro pueblo a una condición de miseria y explotación que no tiene precedentes en el país y ha entregado la soberanía de la patria de manera vergonzosa. Sin embargo, amplios sectores de la izquierda siguen aferrados a una reiterada negación de esta realidad, algunos se aferran a posiciones que alcanzaron en el gobierno, espacios políticos y una nueva zona de confort a la que no están dispuestos a renunciar; otros sencillamente renunciaron a su responsabilidad de estar al lado del pueblo, quieren ser indiferentes. Se ha conformado una izquierda enajenada, que acepta lo impensable en años anteriores, que renunció a defender los principios y la obra del presidente Chávez para volcar todo su apoyo a la actual situación de “transición” (o más bien, a empujones) hacia el capitalismo, una izquierda enajenada que hemos llamado el madurismo.  

He denunciado que este es un gobierno criminal, que actúa al margen de la ley y la Constitución, cuyo único objetivo es mantenerse en el poder y salvaguardar sus groseros privilegios, obtenidos en el saqueo y la repartición de las ruinas del país. Por eso nos han perseguido, exiliado, hecho prisioneros a militares Chavistas opuestos a este desastre, a ex ministros y a más de cien trabajadores y gerentes petroleros, secuestrados sin juicio, sin derecho a la defensa. 

Lo he dicho y nadie escuchaba, algunos guardaban silencio cobarde, otros ignoraban las alertas, otros miraban convenientemente hacia otro lado porque “no era con ellos”, se hacen los pendejos, mientras otros, hay que decirlo con tristeza y decepción, se plegaron al aplauso infame. Por ello traigo a colación en el encabezado el poema de Martin Niemöller, también atribuido a Bertolt Brecht. No aprendemos la lección.

Ahora, estamos ante la presencia de otra ola de persecución política en PDVSA, donde la comisión presidencial que ha llegado a la empresa para acelerar su privatización, persigue y encarcela a los que se encuentran allí, ya no son los “ramiristas”, ahora son maduristas, los de Quevedo, los que ellos mismos han colocado a dirigir la empresa, después de la última “razzia” en contra de los que trabajaron con Eulogio Del Pino y con Nelson Martínez. Ambos colocados a su vez allí por maduro, compañeros que creyeron en él y cuyo error pagaron muy caro: a ambos los detuvieron como delincuentes, los humillaron ante el país, el primero sigue preso, el segundo pagó con su vida, lo mataron en custodia. 

Esta comisión infame, que utiliza el nombre de “Alí Rodríguez”, ha llegado a la empresa arrasando y encarcelando, a la vez que ofrece cajas de comida “premium” a los trabajadores.  Caerán los “gerentes-guardias nacionales” puestos por Quevedo, los que prometieron a maduro aumentar en un millón de barriles la producción de petróleo, y más bien cayó hasta niveles tan bajos como en 1947; los que persiguieron y maltrataron a los trabajadores; los que han desmantelado y entregado la empresa. Otra vez, cual tontos útiles, creyeron en maduro y pagarán caro su error.

Pero en esta guerra entre maduristas, en esta nueva “razzia”, también caerán trabajadores inocentes, ingenuos, chivos expiatorios, carnadas que mostrar a la jauría del madurismo que necesita culpables, cualquiera que sea, menos ellos, todos menos maduro. 

Me refiero al caso de los jóvenes trabajadores de PDVSA Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba, detenidos por cuerpos de seguridad el pasado 1ero de marzo y acusados-sentenciados por la referida “comisión Alí Rodríguez” y los medios del gobierno (incluyendo al Granma y el tuit del presidente de Cuba, Díaz Canel) como “agentes del imperialismo norteamericano”. Listo pues, apresados, acusados y sentenciados dos “importantes agentes del imperialismo”, dos agentes catalogados por los EEUU, según declaraciones posteriores del ministro de Interior y Justicia “como agentes claves, de alto nivel e importancia”, culpables de las sanciones en contra de los socios y operadores económicos del madurismo. 

No conozco ni a los muchachos presos, ni el detalle del trabajo que realizaban, lo aclaro no vaya a ser que ahora les agreguen el delito de ser “ramiristas”. Pero escuchando las declaraciones del ministro Reverol, (¿donde está el fiscal-verdugo?) es pertinente decir algunas cosas:  

  • Esos muchachos NO son agentes del imperialismo norteamericano y mucho menos agentes de “alto valor para los EEUU”. Resulta extraño, por cierto, que el gobierno de maduro tenga “acceso” a las categorías y lista de supuestos “agentes” del gobierno norteamericano. Dan la impresión de tener infiltrada a la propia CIA. Pero no, son puros falsos positivos y mentiras descaradas para mostrar el rostro de los nuevos enemigos del madurismo: unos muchachos, por cierto, de una postura Chavista y revolucionaria, tal vez demasiados ingenuos para haber estado entre malandros. Pero, si a ver vamos, agentes de “alto valor” para el imperialismo son Guaidó y su combo y no les pasa nada. 
  • No conozco a Chirinos ni a Torrealba, solo sé del papá de Alfredo, “el Treco” excombatiente guerrillero en Falcón, pero sé, por sus amigos, que esos muchachos son de aquellos Chavistas que creen que el “camarada maduro” no sabe lo que pasa ni en PDVSA, ni en el gobierno, y que, “desde adentro” podrán ayudar a enmendar los problemas; muchachos críticos en un país donde esa postura se ha convertido en un delito. Tremendo pelón, siguen pecando de ingenuidad. Por eso parece injusto y desproporcionado cuando el gobierno los califica de “TRAIDORES A LA PATRIA”, un término sin sentido cuando proviene de un gobierno que está precisamente entregando PDVSA y el petróleo a los intereses extranjeros.
  • Esos trabajadores presos, no son “gerentes de alto nivel” (término que usa el gobierno de manera peyorativa para terminar de hundirlos frente al madurismo) No, a ellos los pusieron a desempeñar esas altas responsabilidades en PDVSA sin tener ni la preparación, ni la experiencia, porque de la empresa se han ido 30 mil trabajadores en el periodo de maduro. No hay quien asuma responsabilidades. 
  • La “información de interés criminalístico” que muestra el ministro del interior, de ser cierto que la encontraron en la residencia de los trabajadores apresados (cosa que huele a “falso positivo”) y por lo cual se les califica de traidores a la patria, es información irrelevante, que los EEUU y el sector petrolero internacional saben, que todos conocen. Solo con hacer seguimiento satelital se sabe qué buques entran o salen del país, y no hay que ser espía para ello, existen aplicaciones y programas de acceso público a los que cualquiera puede acceder. Pero, por otra parte, todos saben que el gobierno paga favores e importaciones con volúmenes petroleros, asignados a sus amigos, socios o empresarios para que, si logran venderlos, se cobran la factura. Esos socios, amigos o privados (que por cierto no son ningunos revolucionarios) le ofrecen a su vez ese petróleo a cualquiera que esté dispuesto a tomar esa “ganga”: petróleo con masivos descuentos y sin control de ningún tipo. 
  • Los socios y empresarios vinculados al madurismo, que son los que manejan nuestras exportaciones petroleras, SI tienen relación fluida con los EEUU. Para empezar, la principal productora de petróleo en el país es la Chevron, famosa corporación petrolera norteamericana. 

Entonces, ¿qué pasa allí?

Lo que pasa allí es que en Comercio y Suministro es donde se mueve el dinero de PDVSA. Allí estuvo por 10 años Asdrúbal Chávez, el ahora flamante vicepresidente de la “comisión presidencial”, allí es donde ahora se ejecutan, de manera permanente, las más grandes operaciones en detrimento de los intereses del país. Es allí donde se vende el petróleo con descuentos masivos de hasta 40 dólares por barril, es allí donde se asignan cupos de petróleo a empresarios, amigos, socios o familiares del madurismo, es allí donde se entrega el petróleo para que lo vendan las transnacionales que ahora controlan el negocio petrolero del país. 

Estos muchachos encontraron pruebas de esos ilícitos, los descubrieron y trataron de que la denuncia llegara a manos del “camarada nicolás” y le llegó. Por eso están presos. Y seguirán presos, por que en este país no hay ley, ni estado de derecho y mucho menos derecho a la defensa. Aquí se hace lo que “maduro diga”. 

Pero por otra parte, el conflicto desatado en PDVSA es entre la “comisión presidencial” y Quevedo, es decir entre Tareck El-Aissami y Diosdado. Recordemos que la confrontación para controlar este sector de la empresa ya se había dado entre Ysmael Serrano (entonces vicepresidente de comercio y suministro y ficha de Tareck El-Aissami) y Quevedo, solo que, en aquel momento, se resolvió a favor del general, que estaba llegando a PDVSA y metiendo gente presa.

Allí hay un conflicto entre facciones del madurismo, donde a Quevedo le va a ir mal, porque, como era de esperar, ha fracasado de manera estruendosa, ahora, no solo está despedido (y no se ha dado cuenta), sino que se van a llevar presos a los suyos, tal como él hizo contra los gerentes y trabajadores que encontró al frente de la empresa cuando asumió la presidencia. Ya comenzaron a caer los guardia nacionales y amigos de Quevedo.

Lo único malo es que en esta nueva “razzia”, como siempre, van a pagar los platos rotos una cantidad de trabajadores ingenuos o crédulos que se han mantenido en la empresa, aplaudiendo y apoyando, tratando de hacer lo mejor que pueden, pero que no tienen ni voz ni voto en este conflicto y terminarán presos. Una vez presos y pasado el impacto inicial, nadie se acordará de ellos, como sucede con los más de cien gerentes y trabajadores de PDVSA presos-secuestrados por maduro y que a nadie les importan.

Como lo he venido advirtiendo, allí en PDVSA, se disputa el poder en el país. Porque entregando PDVSA entregan el petróleo (como ya sucede de facto). La lucha será a muerte entre las facciones del madurismo y entre estos y la otra facción de la derecha representada por Guaidó. Hasta que no se pongan de acuerdo las grandes potencias en cómo y a favor de quien entregarán el petróleo venezolano, no habrá arreglo político al conflicto entre sus franquicias en el país. Mientras tanto, seguirán los presos y las “razzias” internas y el país se seguirá hundiendo en la miseria y la desesperanza.

El síndrome de la “rana hervida”

Este síndrome utilizado en la psicología, se basa en una analogía utilizada por Oliver Clerc, filósofo franco-suizo, con una ley física real donde “si se introduce una rana en una olla y la velocidad de calentamiento del agua es menor a 0,02 grados centígrados por minuto, la rana se quedará quieta y morirá al final de la cocción. Esto se produce porque la rana ajusta con el agua su temperatura corporal de manera gradual. Si la temperatura subiera a una mayor velocidad, la rana saltará y escaparía. Pero cuando se calienta el agua de manera gradual y la rana se sigue ajustando y aguantando, sucede que, cuando el agua esté llegando a su punto de ebullición, la rana ya no podrá ajustar más su temperatura corporal e intentará saltar, pero ya no podrá hacerlo, pues ha gastado su fuerza en ajustar su temperatura y morirá”.

Este síndrome, que se basa en el comportamiento de la rana (al final hubo muchas discusiones éticas al respecto) se utiliza para describir el comportamiento psicológico del ser humano cuando se va resignando a situaciones que lo afectan, le hacen daño y no puede darse cuenta del cambio que se va produciendo en su entorno y en el mismo, hasta que finalmente acepta o se resigna a vivir una situación de consecuencias devastadoras.

¿Cuánto de esto se aplica al PSUV y a dirigentes emblemáticos del Chavismo? ¿a cuantos oficiales militares Bolivarianos? ¿cuánto de esto sucede en la Asamblea Nacional Constituyente? ¿cuánto de esto ya ha sucedido en “El Castillete” y otras agrupaciones o movimientos políticos de izquierda? ¿Cuán profundo ha sido el daño que el madurismo ha infringido al Chavismo y al campo revolucionario?

No lo sé, pero me resulta inaceptable el silencio de los revolucionarios frente a situaciones como las que están viviendo Alfredo Chirinos y Aryenis Torrealba; asi como me resulta incomprensible y doloroso el silencio de los revolucionarios frente a lo que el madurismo ha hecho en mi contra, en contra de nuestra PDVSA Roja Rojita, nuestra trayectoria, donde con sus torpes astucias tratan de borrarme de la historia y del hecho de que estuve 12 años al lado de Chávez como su ministro de Petróleo, cuando me han linchado moralmente, me acusan, persiguen y exilian, sin darme derecho a la defensa, sin mostrar siquiera una prueba. 

Es inexplicable el silencio frente a la tragedia que están viviendo más cien trabajadores de PDVSA secuestrados por el gobierno, sin derecho a la defensa, el dolor de sus familias, de la familia de Nelson Martínez, muerto en custodia; la situación de más de 150 oficiales militares bolivarianos sepultados en cárceles del gobierno. Es increíble que nadie diga nada de lo que le hacen el Mayor General Rodríguez Torres, ex ministro de Chávez, de lo que le hacen al general Baduel, el mismo que se opuso al golpe de Estado desde la brigada paracaidista en Maracay. 

Que antiguos revolucionarios sigan justificando a maduro y su gobierno criminal la acción represiva del FAES, la violencia en contra del pueblo, los muertos en tortura, los volados con un cohete. 

Es un síndrome extraño, no sé si es el de la “rana hervida” o de una sector de la izquierda enajenado por el poder, pero creo que algo pasa en el alma de los que pueden decir algo y prefieren callar. 

Hoy 8 de marzo, se celebra el día de la mujer, vaya mi saludo y respeto a todas las mujeres, ustedes son el alma de nuestra Patria, hoy atribulada. Vaya mi saludo especial a las madres de Alfredo y Aryenis las únicas que dan la cara, que exigen justicia, así al rompe, sin cálculos políticos, sin miserias de ningún tipo.

Entradas recientes