¡Libertad para Eudis Girot!

En horas de la noche del día de ayer, 18 de noviembre, organismos de seguridad del Estado se llevaron detenido al dirigente sindical Eudis Girot, miembro de la Directiva de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (FUTPV), organización que agrupa a los sindicatos de  la industria Petrolera. En horas de la tarde, Eudis había denunciado que comisiones policiales lo fueron a buscar a su casa a las 5 pm y no pudieron detenerlo, por lo cual agradeció a los vecinos su apoyo y solidaridad. Sin embargo, por intermedio de dirigentes obreros se conoció que más tarde sí lo detuvieron.

Esta detención se produce luego de una actividad de protesta ante la Fiscalía para denunciar a Manuel Quevedo y Wills Rangel como responsables de las muertes de los trabajadores, consecuencia de la eliminación de Sicoprosa. Girot también dio declaraciones y se dirigió al presidente de PDVSA Asdrúbal Chávez, preguntándole dónde está la gasolina que llegó de Irán y que, según los voceros del gobierno, se está produciendo en el país, puesto que siguen las inmensas colas frente a las estaciones de servicio. A estas preguntas, que todos los ciudadanos se hacen, sobre todo en el interior del país, el gobierno respondió con la detención arbitraria de Eudis por parte del SEBIN.

La detención de Eudis Girot es responsabilidad directa de nicolás maduro y su ministro de petróleo Tareck El-Aissami, quienes tratan de acallar las voces de los trabajadores que denuncian la situación de caos y destrucción en que se encuentra PDVSA. 

La persecución y detención de trabajadores ha sido una constante de este gobierno anti obrero, que no solo ha violado todas las convenciones colectivas, arrebatado las conquistas económicas y sociales de los trabajadores, sino que los reprime para así instalar el miedo y el silencio en las empresas del Estado, principalmente en PDVSA, debido al proceso de privatización y entrega del petróleo.

Desde muy temprano, las distintas organizaciones sindicales y obreras se han venido activando para denunciar la detención de Eudis Girot. Considero que lo mismo deben hacer las organizaciones políticas agrupadas en la Alternativa Popular Revolucionaria, el PCV, así como todos los dirigentes políticos del campo de la Revolución. Yo haré lo propio a nivel internacional, incluyendo la OIT, ante su Tribunal Internacional y la Oficina de la Alta Comisionada para los DDHH de la ONU, dirigida por la ex presidenta Michelle Bachelet.

Conozco a Eudis Girot desde que coincidimos en la batalla para derrotar el Sabotaje Petrolero; yo como Ministro de Petróleo y miembro del “Grupo Colina” y él, junto a otros dirigentes obreros, desde el norte de Anzoátegui, en la Refinería de Puerto la Cruz, el Terminal de Guaraguao y Jose. Eudis, junto a otros trabajadores y dirigentes sindicales, fue condecorado por el Presidente Chávez por su contribución a la derrota del Sabotaje Criminal.

Eudis es un obrero Chavista, revolucionario, siempre consecuente con Chávez y con los trabajadores. Cuando estuve al frente de PDVSA siempre lo consideré un dirigente valioso, él nos ayudó a retomar el control del petróleo, revirtiendo la nefasta apertura petrolera e impulsando la Política de Plena Soberanía Petrolera, para fundar y consolidar la PDVSA del pueblo, la Roja Rojita. Eudis nunca ha sido un dirigente fácil ni complaciente, siempre ha tenido sus propias posiciones y, desde el campo de la revolución, permanentemente señalaba los problemas, errores o temas que debían ser resueltos. Eran los años de la Revolución Chavista, donde había plenas libertades y los trabajadores podían ejercer libremente sus derechos políticos y, en este caso, cumplir cabalmente con sus obligaciones como dirigentes sindicales.

Eudis, como algunos otros dirigentes obreros, de manera valiente, han venido levantando su voz para denunciar lo que sucede actualmente en PDVSA, han denunciado directamente al general Quevedo como responsable de la destrucción de PDVSA, artífice de una gestión terriblemente corrupta y antiobrera; han denunciado a la actual Comisión Interventora, a Asdrúbal Chávez y a Tareck El-Aissami, como incapaces de recuperar nuestra principal industria y responsables de conducirla hacia un proceso de entrega, a través del cual le han arrebatado las conquistas sociales y económicas a los trabajadores, violentando la Convención Colectiva Petrolera, eliminado Sicoprosa y le han arrebatado los ahorros a los trabajadores, incluido el Fondo de Pensiones.

Ante el colapso del Sistema Refinador Nacional y la escasez de gasolina y gas en el país, Eudis se convirtió en la única voz para denunciar lo que en verdad está sucediendo allí; para dejar en evidencia la incapacidad del gobierno en dirigir PDVSA. También ha denunciado,  permanentemente, la detención de trabajadores y dirigentes obreros, así como la grave situación de abandono de los trabajadores de la industria, quienes mueren producto de su precaria situación económica y social a la cual se suma la falta de atención médica al no existir más el Sicoprosa. Eudis ha señalado directamente a nicolás maduro como responsable de todo este caos; eso es lo que hoy le cobran con su detención. 

Lo que sucede con la detención de Eudis Girot hoy lo hemos venido denunciando desde 2017: el gobierno arremete contra los dirigentes Chavistas, ex ministros de Chávez, civiles y militares, obreros, campesinos y dirigentes populares, nos persiguen y encarcelan, para arrebatar violentamente al pueblo venezolano las conquistas políticas, económicas y sociales alcanzadas por el pueblo durante el gobierno del Presidente Chávez. Esta actuación ha sido especialmente cruenta en contra de PDVSA, justamente porque se trataba de derrocar a la empresa que Chávez alguna vez calificó como “bastión de soberanía”. 

El madurismo entendió muy temprano que con una PDVSA fuerte, del pueblo, con una dirección Chavista y revolucionaria, con trabajadores conscientes, les sería imposible entregar el petróleo y el gas, entregar el Plan de la Patria. La PDVSA Roja Rojita siempre fue un obstáculo para que el madurismo y las nuevas élites que lo acompañan, pudiesen instalar en el país un capitalismo ramplón, depredador, explotador, su “capitalismo de compinches” como lo señala el New York Times, en un artículo del día de hoy.

La detención de Eudis Girot, así como la arbitrariedad y la violación de sus Derechos Fundamentales (que son también los de todos los obreros), consagrados en nuestra Constitución, es parte de la permanente violación de los Derechos Humanos en el país, ya convertida en política de Estado y la cual ha sido denunciada en sendos informes de las Naciones Unidas, tanto el de la oficina de la Alta Comisionada para los DDHH, como el de la Comsión Internacional Independiente del Consejo de los Derechos  de la ONU. 

En ambos informes se denuncian y documentan violaciones a los DDHH perpetradas por el gobierno de maduro y estas violaciones,acuerdo con el Informe de la Comisión Internacional Independiente, constituyen Crímenes de Lesa Humanidad, de los cuales los únicos  responsables son los altos personeros del gobierno, desde nicolás maduro, Tareck El Aissami, hasta el fiscal Tareck Willians Saab. 

Este último, por cierto, se rasgaba las vestiduras en estos días, descubriendo ahora paradójicamente (dado que él es el fiscal) que el FAES es un cuerpo policial que está “fuera de control”, tratando así evadir su responsabilidad, cuando ha guardado silencio ante los crímenes perpetrados por éste y otros organismos de seguridad del Estado, más de 15 mil ejecuciones extrajudiciales, según información del ministerio del interior por “resistencia  a la autoridad”, así como la tortura y la detención arbtraria de trabajadores, dirigentes políticos, civiles y oficiales militares. 

Repudiamos la detención arbitraria de Eudis Girot y de otros trabajadores de nuestra industria petrolera y nos sumamos a las voces que exigen el respeto a la Constitución y las leyes. Exigimos el cese de la represión contra el pueblo venezolano.

Entradas recientes