Tres temas: El bipartidismo menchevique, el saqueo en PDVSA y la dignidad guerrillera

El bipartidismo menchevique.

En su ya acostumbrado aquelarre de ofensas y amenazas, el pasado 4 de febrero, maduro me vuelve a ofender y amenazar, utilizando todo su poder e investidura como Jefe de Estado, en un ejercicio constante del pranato de la política. Lleven por favor la cuenta, van más de 5 ataques furiosos en apenas tres meses. 

Los ataques de maduro en mi contra resultan una obsesión solo equivalente al terror que le tiene al Chavismo y el miedo a la certeza de que, más temprano que tarde, tendrá que rendir cuentas ante la justicia y ante el pueblo, y que yo estaré allí para verlo a la cara.

No tengo ni medios, ni manera de defenderme, de lo que resulta una instigación permanente de maduro y sus más conspicuos exponentes al odio y la desproporcionada agresión hacia mi persona, no solo por la estricta censura impuesta por el gobierno, sino porque en el país, todo el mundo está asustado, tiene miedo; y, en buena medida, traumatizado en su psiquis, lo que alguna vez advertí en mi artículo “El huevo de la serpiente”.

Los ataques de maduro hacia mí se producen en medio de una ofensiva en contra de los comunistas; y, en general, de todos los sectores revolucionarios, nacionales, patrióticos y populares que se oponen al paquetazo del gobierno y a la entrega del país. Ésto maduro lo ha venido haciendo de manera más abierta, en la medida en que su gobierno sigue enterrando la daga en el corazón de la Patria, entregando nuestra soberanía, nuestros recursos y nuestra economía al gran capital que lo aplaude desde Fedecámaras.

Todos vimos el desagradable espectáculo de Jorge Rodríguez envalentonado en la Asamblea Nacional, atropellando a Oscar Figuera –el único diputado del PCV–, en una muestra clara de que el “diálogo” del que hizo alarde en su investidura, es con la derecha, no con los revolucionarios. El diputado Figuera hizo una observación que resulta más que evidente para todo el país, “este gobierno no es socialista”, lo que bastó y sobró para que Rodríguez, con la prepotencia y cobardía del que tiene el aplauso fácil y el control de la Asamblea, le endosara a Figuera el discurso de Elliots Abrahams y sacara a relucir los nombres de Gustavo Machado y Jesús Farías, para ponerlos en contra del diputado arrinconado, sin dar derecho a réplica, lo que se llama una cayapa. Lo que está claro para todos, es que si Gustavo Machado y Jesus Farías (el viejo; por supuesto), estuviesen allí, ya le hubiesen dado una lección de dignidad a este pichón de Ramos Allup.

Aprovecho para aclarar, los camaradas me dicen que es innecesario, que NO TENGO MEDIOS NI RECURSOS para financiar al PCV, ni tampoco ellos lo necesitan. Conozco desde hace décadas al PCV de manera directa, orgánica, desde que militaba en el PRV. A pesar de las diferencias que hemos tenido en ciertos momentos, es un partido de los trabajadores, que merece todo mi respeto y consideración. Creo que ahora, tienen un momento estelar para desenmascarar a este gobierno de derecha y reivindicar a Chávez y los derechos del pueblo. Cuenten conmigo en este esfuerzo.

Pero maduro en sus agresiones, saca a relucir uno de esos términos aprendidos en los manuales de lectura rápida: “mencheviques”. Desempolva esta clasificación, la cual, obviamente no entiende para nada, para así colarse en el uso de la terminología revolucionaria y desde allí, atacar a la “izquierda trasnochada”. Pensarán los maduristas antes de la reunión con Fedecámaras, “si ellos son mencheviques, entonces nosotros somos bolcheviques”, ¡que pastel tienen en la cabeza!

Pero valga la ocurrencia de maduro, para nosotros calificar de alguna manera el fenómeno que se está gestando en la Asamblea Nacional y que le da sentido al discurso de su envalentonado presidente, allí se está conformando un bipartidismo menchevique. Es decir, el madurismo necesita, para darle sustento a su parapeto político, una oposición dócil con la cual entenderse en ésto de convalidar leyes inconstitucionales y entregar el país, de allí, “la nueva oposición en la Asamblea”, cuyos mejores exponentes son Parra y Brito. Es el bipartidismo menchevique, necesario para terminar de sepultar al Chavismo, (por cierto ¿dónde está Diosdado?);  mientras buscan alguna vía de acuerdo con el resto de la oposición y la bendición transnacional.

El saqueo en PDVSA

Cuando salimos de PDVSA, en agosto de 2014, le entregamos a maduro la 5ta empresa petrolera más importante del mundo, una empresa de 226 mil millones de dólares en activos, con un patrimonio de 89 mil millones de dólares; una empresa que cerró el año 2013 con una producción de 3,015 millones de barriles de petróleo día, exportando 2,5 millones de barriles día de petróleo, y una producción de 1,1 millones de barriles de combustibles en el país, lo que nos permitía disponer de 700 mil barriles día de combustibles para el mercado interno y  400 mil barriles día de combustibles para la exportación,  7.422 millones de pies cúbicos día de gas, 120 mil millones de dólares en ingresos, 12 mil millones de dólares de utilidades y una economía petrolera robusta.

Ya tengo casi 7 años fuera de la empresa y del país; pero, luego de estos largos años de madurismo, persecución y destrucción, nada queda de PDVSA y el país está arruinado. El gobierno entrega la empresa y el petróleo a las ambiciones del capital y de sus agentes y operadores políticos.

Esta semana fue dictado auto de detención al Presidente de PDVSA Gas Comunal y otros funcionarios. Resulta que este señor Jacob Grey, sin ningún tipo de trayectoria en la industria, fue puesto en ese cargo por el círculo muy pero muy íntimo del mismo maduro. De este personaje, se sabe además, que estuvo en el Ministerio para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, como Director General de Prevención del Delito, sin mayores credenciales académicas o políticas para una responsabilidad como esa. 

Esa es la realidad, desde el año 2015, todos los puestos de dirección de la empresa han sido entregados a los amigos de Tareck, Diosdado, Quevedo, Delcy, Cilia y nicolás, independientemente de carezcan de compromiso con el país o de las capacidades y el conocimiento necesario, indispensable para conducir nuestra principal empresa. Los resultados están a la vista; a la fecha, solo se producen 400 mil barriles día de petróleo, y escasos 20 mil barriles día de combustibles. No hay gas y la empresa está abandonada y paralizada. No son las sanciones norteamericanas, es el madurismo el que acabó con PDVSA.

Este señor Grey proviene de las Juventudes del PSUV, y forma parte de lo que ahora ha sido una camada muy ambiciosa de jóvenes madurista; que, gracias al padrinazgo de alguno de los nuevos “jefes”, incluido el propio hijo del presidente –hoy flamante diputado–, se han repartido PDVSA, actuando de acuerdo con sus intereses, para beneficio propio y de sus amigos. Una mafia incompetente y muy corrupta.

Lo que ha sembrado el madurismo en PDVSA es la misma ética y conducta que se ha instalado en todas las empresas e instituciones del Estado: el saqueo, el robo, el aprovechamiento de la cosa pública, la irresponsabilidad e improvisación, en una gestión gubernamental profundamente antipopular.

El fiscal denuncia que PDVSA Gas Comunal se apropiaba de activos del Estado, y vendía las bombonas de gas en dólares, obviamente en detrimento del pueblo. Eso es un delito, pero eso es lo que sucede en todo el país. 

maduro ha dado gracias a Dios por la dolarización de la economía, en Venezuela todo se vende en dólares, el bolívar solo se usa para pagar salarios que no llegan a 2 dólares al mes. Los militares y autoridades del gobierno se apropian de la gasolina y la venden en dólares, los empresarios y agentes del gobierno, se apropian de los activos de PDVSA, taladros, buques, campos petroleros para favorecer sus propios intereses; el mismo gobierno aprobó en la extinta Asamblea Nacional Constituyente, una Ley Antibloqueo donde se apropian de los activos del Estado y saquean al país.  

Entonces ¿de qué estamos hablando? Ahora el madurismo se rasga las vestiduras, denunciando lo que ellos mismos han estimulado, han permitido y practican. El fiscal dice que está buscando a los implicados, aunque es pública y notoria la amistad de estos funcionarios con altos personeros del gobierno y personas muy cercanas al propio maduro; las redes están llenas de fotos y videos. ¿Por qué no le preguntan a Quevedo?, ¿a Diosdado?, ¿a nicolasito?, ¿a los que pusieron allí, en esos cargos tan importantes, a estos señores?

Lo de PDVSA pica y se extiende, seguirá saliendo la verdad, es cuestión de tiempo. ¿Donde estarán Erick Malpica, Simón Zerpa, Quevedo y todos los responsables de la destrucción de nuestra industria petrolera?

La dignidad guerrillera

El pasado 3 de febrero se produjo la despedida que tributaron camaradas, familiares y amigos a las cenizas del Comandante Douglas Bravo, fallecido el 31 de enero. 

Tal como manifesté en mis redes sociales, guardo un profundo respeto por su memoria, su trayectoria y su postura irreductible a favor del socialismo. Poniendo aparte nuestras diferencias, Douglas ha sido una figura fundamental en el movimiento revolucionario de nuestra América Latina, tal como lo expresó el Toby Valderrama, ex combatiente guerrillero del Frente Jose Leonardo Chirinos, en su artículo Iracara no estés triste, Douglas cumplió.

El gobierno no pudo utilizar el cuerpo, ni el nombre de Douglas en esa práctica tan oportunista de necrología política, porque Douglas siempre habló y dijo lo que pensaba, fue al rompe, como el que abre fuego en un combate. El madurismo ignoró la partida del Comandante.

Pero el fiscal sicario, Tareck William Saab, antiguo defensor de los derechos humanos, devenido ahora en verdugo de  trabajadores y revolucionarios, intentó presentarse allá, en el funeral del Comandante como si nada, como si no hubiese pasado nada. Pudo más su ego y el tormento que lo perseguirá toda su vida, el tormento de Judas, del verdugo.

Allá, en medio del dolor por la partida del Comandante, le hizo frente con toda su dignidad a cuestas, su dignidad de guerrillero, el Camarada Raúl Chirinos, “el Pica”, legendario combatiente guerrillero de la escuadra de la Comandancia del Frente José Leonardo Chirinos, que estuvo con Douglas por más de 20 años en la guerra, hasta que nos acompañó en la fundación de la Esperanza Patriótica; y, luego, con Chávez.

El viejo guerrillero, quien resume en su vida y su conducta lo que es ser un revolucionario integral, un ejemplo para todos nosotros, enfrentó al fiscal sicario y le aseguró que el gobierno no haría con Douglas lo que hizo con Alí Rodríguez, cuando secuestraron su nombre y ofendieron su memoria, al bautizar con él a la comisión privatizadora de PDVSA. El viejo guerrillero le reclamó al fiscal lo que ha hecho contra los revolucionarios y en lo que él se ha convertido. 

El fiscal tuvo que abandonar el recinto, para condenar el mismo 4 de febrero a dos trabajadores de PDVSA, inocentes y patriotas, Aryenis Torrealba y Alfredo Chirinos, a 5 años de prisión, solo porque a Tareck y maduro les dio la gana. No es coincidencia que uno de los condenados, sea hijo de un combatiente guerrillero, el homónimo Alfredo “El Treco” Chirinos.

La conducta valiente y digna del Pica, su postura irreductible y de principios, es un gesto valiente que debe llamar a la reflexión a los otrora sectores revolucionarios que hoy, por conveniencia o puro cálculo político, guardan silencio ante este desastre; el viejo guerrillero es la voz de los que hoy no tienen voz, del pueblo humilde, de los guerrilleros de la Sierra, de la dignidad, de Iracara.

Entradas recientes