BOLETÍN PETROLERO
del 09 al 13 de noviembre 2020

INDICE

PRECIO

Los precios del petróleo repuntaron en la segunda semana de noviembre impulsados por el sorpresivo anuncio del pasado lunes 9 de noviembre hecho por la farmacéutica Pfizer respecto a los resultados de los ensayos que muestran una efectividad del 90% en la vacuna contra el COVID-19 así como la posibilidad de que, para finales de este mismo año, esté disponible para su aplicación.

El anuncio repercutió en los marcadores Brent y WTI que repuntaron 8% y 9% para cotizarse en 43,11 y 40,29 dólares por barril respectivamente durante la semana, sus valores más altos desde inicios del mes de septiembre cuando los precios marcaron a la baja como consecuencia de la flexibilización de los recortes de la OPEP+ que entraron en vigencia en agosto.

COMPORTAMIENTO DEL PRECIO DEL PETRÓLEO
(octubre – noviembre 2020)

Fuente: Datos Bloomberg. Elaboración propia.

Durante los meses de septiembre y octubre, los precios mostraron una tendencia a la baja debido a la mayor oferta de petróleo, la expansión e impacto del COVID-19 en los EE.UU., así como la magnitud de la “segunda ola” que ha afectado a las grandes economías europeas.

Al cierre del mes de octubre, los marcadores Brent y WTI se cotizaron a la baja, 38,97 dólares barril y 36,81 dólares barril respectivamente, sus valores más bajos desde junio, luego de que los países de Europa anunciaron nuevas medidas de restricción en la movilidad para mitigar la expansión de la “segunda ola” del COVID-19.

Sin embargo, a partir del mes de noviembre se ha revertido esta tendencia y los marcadores han cotizado al alza, alcanzado nuevamente valores por encima de los 40 dólares por barril.

Los factores que han impulsado esta recuperación del precio, están vinculados a elementos subjetivos, percepciones del mercado muy sensible a los anuncios o eventos que puedan vislumbrar la recuperación de la economía en un ambiente de permanente incertidumbre por la propagación del COVID-19, así como las posibilidades de recuperación de la economía y de la demanda mundial de petróleo.

Los anuncios de Pfizer crearon expectativa respecto al inicio del fin de la pandemia, asimismo estos coincidieron con los resultados preliminares de las elecciones en los EE.UU. que, a lo largo de la semana, han dado como ganador1 al candidato demócrata Joe Biden, quien ha prometido volver al acuerdo de París sobre el Cambio Climático y priorizar el uso de energías limpias, dando soporte a la recuperación de los precios ante la perspectiva de una reducción de la producción petrolera en los EE.UU.

Sin embargo, las expectativas positivas en el mercado fueron disipadas por las opiniones más cautelosas de expertos de la salud y analistas del mercado, quienes ven la disponibilidad de una vacuna contra el COVID-19, solo como el inicio de un proceso de recuperación que se extenderá durante todo el año 2021.

La Agencia Internacional de Energía (IEA),  destacó en su reporte de noviembre2 que, a pesar de la aparición de una vacuna a finales de este año, la demanda petrolera mundial no se recuperará en el corto plazo dada la complejidad de la situación creada por la caída de la economía mundial durante todo 2020. Igualmente la OPEP, en su MOMR del mes de noviembre, estima que otros factores adicionales a los efectos directos de la pandemia, tales como la deuda y el agotamiento de los estímulos fiscales y monetarios, ralentizan aún más las posibilidades de recuperación de la demanda petrolera mundial.

De allí que, luego de que los marcadores alcanzaron el pasado 11 de noviembre valores de 44,83 y 42,59 dólares por barril para el Brent y el WTI respectivamente –las cotizaciones más altas desde el mes de agosto–, los precios volvieron a bajar, aunque manteniéndose por encima del umbral de los 40 dólares el barril.

Al cierre de los mercados de Europa, hoy viernes 13 de noviembre3, los precios del Brent y WTI se cotizaron en 43,05 y 40,46 dólares el barril respectivamente, un repunte del 10,4% y 9,9% respecto a las cotizaciones del cierre del mes de octubre.

PRECIO DE PETRÓLEO
(junio-noviembre 2020)

Fuente: datos Bloomberg elaboración propia.

Cesta OPEP

La Cesta de crudos OPEP cayó el 02 de noviembre a 35,89 dólares barril4, un promedio similar a los del mes de junio, sin embargo la Cesta de crudos inició el mes de noviembre con tendencia al alza. El 12 de noviembre registró un valor de 42,97 dólares barril5.

PRECIO DE LA CESTA OPEP
(octubre-noviembre 2020)

Fuente: Organización de Países Exportadores de Petróleo

 

PRODUCCIÓN

La producción mundial de petróleo para el mes de octubre fue de 86,04 millones de barriles día, un aumento del 0,6% –500 mil barriles día–, con respecto a septiembre, según datos de fuentes secundarias publicados en el MORM6 de la OPEP de noviembre, y 2,37 millones de barriles día adicionales respecto al cierre del mes de julio, un aumento correspondiente al 2,8%.

La producción de los países de la OPEP+ que participan de los acuerdos de recortes, para el mes de octubre fue de 37,17 millones de barriles día de petróleo, el 43,2% de la producción mundial.

PRODUCCIÓN MUNDIAL Y OPEP+
(enero-octubre 2020)

Fuente: Elaboración propia con datos del Monthly Oil Market Report OPEP, noviembre 2020, y S&P Global Platts.

OPEP

De acuerdo a la información publicada en el MOMR de la OPEP del pasado 11 de noviembre, la producción de los países de la organización, correspondiente al mes de octubre, fue de 24,386 millones de barriles día, un aumento del 1,3% con respecto a septiembre, el cual representa 322 mil barriles día de petróleo, esto debido al aumento de 494 mil barriles día en la producción conjunta de Libia, Irak y Nigeria. En contraparte, EAU, Angola y Venezuela bajaron, combinadamente, 153 mil barriles día en su producción.

Países OPEP suscriptores del acuerdo DoC de la OPEP+

El grupo OPEP-10, los países OPEP que aplican recortes en su cuota de producción: Arabia Saudita, Angola, Argelia, Congo, Gabón, Guinea Ecuatorial, EAU, Irak, Kuwait, Nigeria, tuvo una producción de 21,67 millones de barriles día de petróleo en el mes de octubre, representando el 58,3% de la producción del grupo OPEP+. El recorte de producción de la OPEP-10, en el décimo mes del año, fue de 5,013 millones de barriles día de petróleo, cumpliendo en un 103% el acuerdo de recorte acordado en la OPEP+.

RANKING PRODUCCIÓN PAÍSES OPEP
(octubre 2020)

Fuente: Elaboración propia con datos fuentes secundarias MORM de la OPEP, noviembre 2020.

Arabia Saudita, con una producción de 8,956 millones de barriles día de petróleo, mantuvo el mismo nivel que el mes anterior, lo que representa el 36,7% de la producción OPEP, el 41% de la producción OPEP-10 y el 24,1% de la OPEP+.

A su vez, las monarquías del Golfo Pérsico e Irak tuvieron una producción conjunta de 17,518 millones de barriles día de petróleo, representando el 80,8% de la producción de la OPEP y el 47,1% de la OPEP+.

En el caso de EAU, su producción de octubre fue de 2,441 millones de barriles día de petróleo, cumpliendo en 126% su compromiso de recorte, adicionando como compensación 149 mil barriles a su cuota de recorte. En septiembre también había realizado un recorte adicional de 75 mil barriles día de petróleo.

Países OPEP exentos de recortes de producción

Irán, Libia y Venezuela son los países de la OPEP que no participan de los recortes de producción de la OPEP+. Entre estos tres países se concentran 2,779 millones de barriles día de petróleo, de los cuales la producción iraní de 1,958 millones de barriles día representa el 70,5 %.

Irán

Desde enero de 2020 Irán mantiene estable su producción, con 1,958 millones de barriles día en el mes de octubre. La producción de Irán ha sido afectada por las sanciones impuestas7, a partir de agosto de 2018, por el gobierno de EE.UU., por lo que su producción ha caído desde 3,8 millones de barriles día en julio de 2018, a los valores actuales, una pérdida de 51%.

Sin embargo, el resultado electoral en EE.UU podría significar que el nuevo gobierno Demócrata retome los acuerdos nucleares con Irán, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto8 (P5+1), suscrito9 por la administración del presidente Obama en julio 2015, quien revocó10  las sanciones estadounidenses en enero de 2016. De ser así y la nueva administración norteamericana levanta las sanciones, la producción iraní pudiese recuperar, rápidamente, un millón de barriles día como ya sucedió entre los  años 2016-2017, luego del acuerdo nuclear P5+1, que permitió levantar las sanciones impuestas por EE.UU. y Europa en contra de Irán.

Venezuela

Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del planeta, sigue sumida en los graves problemas de gestión por la intervención del gobierno y militarización de la empresa nacional PDVSA, lo que ha provocado el colapso operacional de la industria petrolera, afectando profundamente la producción y refinación de petróleo. Al mes de octubre la OPEP reporta una producción de tan solo 367 mil barriles día de petróleo, una caída de 2,648 millones de barriles día en 7 años equivalente al 87,8% respecto a su producción de 3,015 millones de barriles día de 2013.

Libia

Situación completamente distinta se presenta en Libia, donde la producción de octubre fue de 454 mil barriles día de petróleo, un aumento de 299 mil barriles día, que representa un incremento del 190% con respecto a la producción de septiembre.

PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO EN LIBIA
(enero 2020 – marzo 2021)

Fuente: Elaboración propia con datos MORM OPEP de noviembre, NOC y Argus Media.

El acuerdo firmado en septiembre11 de este año entre el Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN) con sede en Trípoli, y el Ejército Nacional Libio y el Parlamento del Este en Tobruk, junto al alto al fuego12 anunciado por las partes en octubre, desbloquearon los campos e instalaciones petroleras, permitiendo a la Corporación  Nacional de Petróleo y Gas de Libia (NOC) retomar las actividades y operaciones, en especial en el yacimiento Sharara13, el campo petrolero más grande del país, que produce 300 mil barriles día de petróleo.

Desde el 18 de septiembre hasta el 31 de octubre de este año, cuando se inició el desbloqueo de los campos e instalaciones petroleras, la producción de Libia aumentó 350 mil barriles día de petróleo, un incremento de 468% respecto a la producción de 80 mil barriles día de mayo, su nivel más bajo del año.

Al 7 de noviembre, la producción Libia se ubica en 1,036 millones de barriles día de petróleo, según informó la NOC14. El incremento y estabilización de la producción petrolera en Libia tomó de sorpresa al mercado y a los ministros de la OPEP+ en su estrategia de flexibilización de los recortes de producción, en un mercado que sigue dando señales de volver al escenario de sobreoferta de crudo, altos inventarios y baja demanda, que ya se observó durante la primera mitad de 2020.

Países No-OPEP

Los 9 países productores No-OPEP, suscriptores del acuerdo DoC de la OPEP+ y que participan en los recortes de producción: Azerbaiyán, Bahrein, Brunei, Kazajistán, Malasia, Omán, Rusia, Sudán y Sudán del Sur, produjeron en octubre 12,78 millones de barriles día de petróleo, el 34,4% de la OPEP+. El recorte de producción de estos países No-OPEP fue de 2,635 millones de barriles día de petróleo, cumpliendo en 93,7% la cuota acordada en la OPEP+.

PRODUCCIÓN PAÍSES NO-OPEP FIRMANTES DEL ACUERDO DoC DE LA OPEP+
(octubre 2020)

Fuente: elaboración propia con datos Ministerio de Energía de Rusia, Ministerio de Energía de Azerbaiyán  y S&P Global Platts.

RUSIA

Según los datos del Ministerio de Energía de Rusia15, para el mes de octubre, la producción de petróleo de este país aumentó 50 mil barriles día para un total de  9,17 millones de barriles día, lo que representa una sobreproducción de 170 mil barriles día respecto a su cuota, con un 91% de cumplimiento del recorte OPEP+.

La agencia de información rusa Interfax16, el lunes 03 de noviembre notificó que, en reunión realizada entre altos ejecutivos de las petroleras de este país y el ministro Novak, discutieron los futuros escenarios del petróleo en el cual se ratifica la posición de Rusia de apoyar la extensión de los actuales recortes de producción hasta tres meses, lo cual será discutido en la próxima reunión del JMMC de la OPEP+, el 17 de noviembre.

El martes 10 de noviembre, el presidente de Rusia Vladimir Putin, nombró como ministro de Energía a Nikolai Shulginov17, el anterior ministro Alexander Novak18, quien lideró el complejo escenario del mercado petrolero durante la crisis del COVID-19, fue ascendido a primer ministro para el sector de la energía.

EE.UU.

Paréntesis político

La reciente victoria electoral de Joe Biden en EE.UU puede modificar la actual política enfocada al desarrollo de todas las energías fósiles de la administración Trump y frenar las expectativas de restablecimiento de la producción de petróleo en el país a los niveles pre-COVID, dado el compromiso programático del partido Demócrata con el acuerdo de París sobre Cambio Climático19 y la promesa de no emitir nuevos permisos para explotación de petróleo y gas en terrenos federales, así como el cese de los subsidios por parte del Estado para los combustibles fósiles.

Se espera que el presidente electo Joe Biden cumpla con su promesa20 de privilegiar el estímulo y desarrollo de energías limpias, cese el apoyo y estímulo al desarrollo de producción de petróleo y carbón, así como el desarrollo de proyectos de infraestructura de transporte de petróleo, cuestionados por su impacto ambiental, como el oleoducto Keystone XL.

Existe la expectativa, dentro del  sector petrolero, de que la nueva administración Demócrata sea más propensa a los controles y legislaciones ambientales, en contraposición a la desregularización de la actividad que caracterizó a la administración de Trump.

Sin embargo, el pasado mes de octubre, durante su campaña en Pensilvania, Biden afirmó21 que no regulará el fracking, aunque sí planea prohibir nuevos permisos para la perforación de petróleo y gas en terrenos federales y en alta mar.

El presidente electo anunció, el pasado 28 de octubre, en su primer posicionamiento respecto a la política energética, la cifra de 400 mil millones de dólares para el desarrollo de energías renovables.

Por otra parte, se espera que la nueva administración sea consistente respecto a la postura que han mantenido los Demócratas durante todo este año al oponerse, de manera reiterada, en el Congreso a la aprobación de recursos Federales para subsidiar y apoyar a los productores de petróleo en los EE.UU., derrotando varios intentos de la Casa Blanca y del Secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, desde inicios del año, dirigidos a aumentar el monto de préstamos a las pequeñas y medianas empresas del sector –establecido dentro de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus (CARES)–, para reflotar a los productores de petróleo de esquistos norteamericano ante las abrumadoras deudas del sector y la inviabilidad económica de la producción ante el colapso de los precios como consecuencia de la caída de la demanda petrolera.

Habrá que ver si la nueva administración, en un ambiente político altamente polarizado y con el Congreso bajo control de los Republicanos, salvará al sector petrolero norteamericano, en particular a los productores independientes de “shale oil”, de la bancarrota y si las nuevas autoridades del Departamento de Energía harán uso de fondos para adquirir producción petrolera norteamericana para las reservas estratégicas del país, como una manera de subsidiar la producción de petróleo del país, tal como hizo la administración de Trump a inicios de este año.

Por otra parte, el concepto de “independencia energética” ha sido una bandera y reivindicación de todas las administraciones norteamericanas desde el embargo árabe del petróleo de 1973, por lo que habría que ver si la nueva administración Demócrata logra mantener este objetivo estratégico del país con una política energética basada en el desarrollo de energías limpias.

Es posible verificar que desde el “Shale Boom” (el auge de la explotación de petróleo de esquistos o “shale oil”), el cual comenzó en 2006 durante el segundo mandato de Bush Jr., no solo no se detuvo durante los 8 años del gobierno de Obama (2009-2016), sino que tuvo un incremento de 3,5 millones de barriles día y alcanzó niveles récord, partiendo de 5,3 MMBD de crudo para cerrar en 8,8 MMBD, en 2016.

PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO EN EE.UU.
(2005-2020)

Fuente: Elaboración propia con datos EIA.

Paradójicamente, fue durante la administración demócrata del presidente Obama cuando tuvo su auge la producción de petróleo de esquistos o “shale oil”, sin que el gobierno Federal emitiera regulaciones ambientales a pesar de los graves cuestionamientos y señalamientos de afectación ambiental ocasionado por el “fracking”.

Desde que Donald Trump asumió como presidente, en 2017, la producción de petróleo aumentó 4,2 millones de barriles día, desde 8,8 millones de barriles día a 13 millones de barriles día para el mes febrero de 2020, ubicando al país norteamericano como el primer país productor de petróleo, por encima de Rusia y Arabia Saudita, una posición estratégica envidiable. Renunciar a ella tendrá, sin dudas, sus costos políticos y económicos.

La política energética será uno de los retos del presidente electo Joe Biden, y somete a prueba su liderazgo al tener que decidir entre el pragmatismo político-económico y la plataforma programática del electorado que le otorgó la difícil victoria en estas difíciles elecciones.

Producción

La producción de petróleo en EE.UU., para la semana del 6 de noviembre, fue de 10,5 millones de barriles día de petróleo, según informa la EIA en su reporte22 del 12 de noviembre, lo que representa una caída de 600 mil barriles con respecto a las semanas del 23 y 30 de octubre, como consecuencia del paso del huracán Zeta que afectó la producción de 6,36 millones de barriles en el Golfo de México entre el 26 de octubre y el 04 de noviembre, de acuerdo a información publicada por la Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental23.

Según la EIA, la producción de petróleo crudo en el país actualmente promedia sobre los 11,4 MMBD en 2020.

Sin embargo, la misma agencia plantea una leve reducción de esta cantidad para el segundo trimestre de 2021 (unos 11,2 MMBD), porque la nueva actividad de perforación no generará suficiente producción para compensar las disminuciones de los pozos existentes.

La EIA, en una estimación que, obviamente, no toma en cuenta la nueva política energética con el triunfo Demócrata, espera que la actividad de perforación aumente en 2021, lo que contribuirá a que la producción de petróleo crudo local alcance los 11,3 MMBD en el cuarto trimestre de 2021 (11,1 MMBD como promedio en 2021).

Actividad de Taladros EE.UU.

La actividad de taladros en EE.UU. ha mostrado un aumento progresivo desde el 18 de septiembre, con la incorporación de 57 plataformas petroleras, para un total de 236 taladros al 13 de noviembre, según  reporte de Baker Hughes24

Según el reporte de la OPEP y Rystad Energy, en octubre se registraron el inicio de operaciones en 457 pozos de esquisto, sumando actividad en 35 pozos más que los que iniciaron el mes anterior.  Por otra parte, 274 pozos de esquisto fueron perforados y 415 pozos de esquisto se completaron, 12 y 2 menos que el mes anterior, respectivamente.

Son 8 las semanas consecutivas donde las operaciones en campos onshore suman plataformas petroleras activas, debido a que el Lower-48 (los 48 Estados al sur de Canadá) reactivó la actividad en los pozos cerrados en esos campos petroleros, lo cual evitó que la actividad petrolera de EE.UU no cayera por debajo de los 10 MMBD y se recupere para establecerse en los 11 MMBD, cifra estimada como estable dentro de la proyecciones de la EIA.

A pesar de esta recuperación, el número de taladros activos se encuentra en 448 unidades por debajo de la cantidad de taladros que se encontraban activos en noviembre de 2019.

ACTIVIDAD DE TALADROS EN EE.UU
(marzo-octubre 2020) 

Fuente: Baker Hughes

ECONOMÍA

EE.UU.

La transición política: de Trump a Biden.

Aun a la espera de la formalidad que otorga la certificación de los estados faltantes para finalizar sus respectivos conteos, Joe Biden es el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica para el nuevo periodo de cuatro años que comenzará el 20 de enero de 2021.

Esto, a pesar de que el presidente Trump no acepta los resultados y alega ser el vencedor de las elecciones e insiste en que fue objeto de un masivo fraude electoral por parte de los Demócratas, por lo que ha interpuesto acciones judiciales y se ha negado a facilitar la transición en la Casa Blanca.

El presidente electo Joe Biden y su vicepresidenta Kamala Harris, tendrán el reto de gestionar la recuperación económica del país tras sufrir las consecuencias del COVID-19.

Estados Unidos es hasta ahora el país más afectado del mundo, con 10,6 millones de casos positivos y 243 mil fallecidos, allí la pandemia ocasionó la caída de la economía norteamericana en 32,9% para el segundo trimestre del año y 14,7% de desempleo25, cifras que no se experimentaban desde los tiempos de la Gran Depresión (1929-1933.)

La nueva administración tendrá que resolver estos retos en medio de un ambiente político muy polarizado y un presidente que se niega a aceptar su derrota y cuestiona al sistema electoral y judicial norteamericanao, lo cual ha paralizado la toma de decisiones oportunas y agrega la seria dificultad de un país dividido para hacer frente a una crisis de enorme dimensiones como la actual.

A todo lo anterior hay que agregar que, a falta de los resultados definitivos para los legisladores, Biden podría tener que lidiar con un Congreso muy polarizado o controlado por una mayoría Republicana, por lo que su margen de maniobra para aplicar sus planes se pudiera ver limitado o le demande concesiones políticas significativas.

El día 7 de noviembre, tras las proyecciones electorales difundidas por las distintas cadenas de noticias del país que dieron como ganador a Biden, a través del portal web “Reconstruir Mejor” (Build back better)26, se presentaron las grandes líneas de política del nuevo gobierno Demócrata.

Según la información que se puede recoger del mismo, se habla de un programa que coloca la atención en la pandemia como paso primordial para poder resolver la crisis de empleo. El plan se enfoca en medidas como el aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora, paquetes de ayuda para empresas y pequeños negocios, apoyo a gobiernos locales para la protección a los trabajadores esenciales (maestros, bomberos, etc.), así como un seguro de desempleo más amplio para proteger a los afectados por los cierres durante la pandemia, entre otros.

Las reacciones de los mercados ante la llegada a la presidencia de Joe Biden fueron positivas, tanto local como internacionalmente, por la  percepción de los agentes económicos de contar con una administración menos conflictiva que la de Trump.

¿Fin de la guerra comercial?

La victoria de Biden también presupone que los EE.UU. volverán al respeto de los acuerdos comerciales y a la normativa de la OMC, dejando atrás la política comercial de confrontación que ha caracterizado a la administración Trump.

Un acuerdo con China que ponga fin a la guerra comercial entre ambos países, así como el cese de imposición de aranceles a la producción Europea, allanará el camino para la recuperación de la economía mundial.

La vuelta al Acuerdo de París

Biden confirmó que bajo su mandato se volverá al Acuerdo de París27, el compromiso global alcanzado en 2015 para la reducción de emisiones de gas efecto invernadero, del cual Donald Trump retiró a Estados Unidos.

Dentro del mismo, se comprometía a la nación norteamericana a reducir los gases de efecto invernadero hasta un 28% para 2025, respecto a los niveles de 2005, lo cual significará un cambio sustancial respecto a la política de Trump de estimular la exploración y explotación de hidrocarburos, por lo que existe la expectativa de que la nueva administración frene la exploración en tierras federales y áreas protegidas ambientalmente, así como le reste apoyo financiero al sector productor de “shale oil” y crudo convencional en el país.

Algunos sectores financieros e industriales han manifestado preocupación de que Biden pudiera ir más allá, porque en febrero de 2019 los representantes Demócratas en el Congreso, Alexandria Ocasio-Cortez y Edward Markey, plantearon una iniciativa denominada “Green New Deal”28 (“Nuevo Acuerdo Verde”), que establece un plan amplio para abordar el cambio climático mediante la reducción agresiva en el uso de los combustibles fósiles en el país, además de buscar crear nuevos puestos de trabajo en las industrias de energías renovables.

Sin embargo, Biden ya ha expresado que no comparte este enfoque de sus compañeros de partido. A cambio, plantea29 una inversión federal de 2 billones de dólares en investigación sobre tecnologías ambientales para los próximos 10 años, con miras a un escenario de cero emisiones netas para 2050, como fue establecido en el Acuerdo de París. Las inversiones coinciden con su plan económico para crear puestos de trabajo en la fabricación de productos con las denominadas “energías verdes”.

Otros aspectos de la política ambiental del nuevo gobierno serían: mantener la propuesta (también manejada por otros países desarrollados) de eliminar los subsidios a los combustibles fósiles, un sector energético libre de emisiones de carbono para 2035, modernizar los edificios y la infraestructura de Estados Unidos, plantear opciones de transporte público cero emisiones para 2030 así como incentivos y créditos fiscales para las empresas, entre otros.

Acuerdo nuclear con Irán.

Aunque retomar este acuerdo resulta un tema más sensible en la política interna norteamericana, debido al poderoso lobby israelí y al de las monarquías del Golfo en Washington y dado el control Republicano sobre el Congreso, si la administración Biden retoma el acuerdo P5+1 firmado por el gobierno de Obama en 2015 en el marco de los acuerdos diplomáticos alcanzados con la ONU, esto significaría un levantamiento o relajamiento de las sanciones norteamericanas contra Irán, lo cual se traducirá en una recuperación de la producción de petróleo de Irán y una mayor oferta de petróleo en el mercado, lo que obligaría a la OPEP+ a hacer una revisión de su estrategia de recortes o una redistribución de las cuotas de producción para incluir a Libia e Irán.

COVID-19

La pandemia alcanza, a la fecha, 53 millones de contagios a nivel mundial30, con 1,3 millones de fallecidos y 34 millones de personas recuperadas. Aun cuando las mayores medidas de confinamientos se han anunciado en Europa, sigue siendo Estados Unidos31 el país más afectado, actualmente con 10,6 millones de casos y 243 mil fallecidos. Le siguen la India32 y Brasil33, con 9 y 6 millones de contagios, respectivamente. Los contagios en Francia34 llegan a 1,9 millones y 43 mil los fallecidos.

El pasado lunes 9 de noviembre, la farmacéutica estadounidense Pfizer35 anunció que su vacuna experimental contra el COVID-19 posee un 90% de efectividad, según los primeros datos de sus ensayos clínicos, muy por encima del 50% mínimo requerido por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA) para la vacuna contra el coronavirus. Según la Organización Mundial de la Salud, actualmente existen otras 47 vacunas contra el COVID-19, también en proceso de evaluación clínica36.

Pfizer, conjuntamente con la casa alemana de investigación BioNTech, afirman haber obtenido resultados exitosos en la vacuna, sin inconvenientes importantes durante los ensayos con voluntarios, por lo que esperan solicitar la autorización para su uso a finales de este mes.

Ambas compañías tienen un contrato por 1.950 millones de dólares con Estados Unidos, para que el Gobierno distribuya 100 millones de dosis de vacunas antes de que finalice el año. Igualmente han cerrado acuerdos de suministro con la Unión Europea (300 millones de dosis), Reino Unido, Canadá y Japón.

Queda por establecer, dado lo limitado de las dosis disponibles, cuál será el criterio para su aplicación. Presumiblemente, se buscará priorizar a las personas vulnerables y al personal sanitario. Si bien Pfizer y BioNTech comenzaron a producirla antes de realizar el anuncio a efectos de estar listos una vez la FDA les autorice a comercializarla, se espera que produzcan este año 50 millones de dosis, destinadas a 25 millones de personas. Para 2021 se proyecta producir 1.300 millones de dosis de la vacuna.

Otras consideraciones sobre la vacuna de Pfizer son las relativas a que aún no se conoce cuánto tiempo dura su eficacia frente a la infección y que, a efectos de su uso, debe almacenarse aproximadamente a -75 grados Celsius (50 grados más fría que otras vacunas), lo que supone un serio desafío para su distribución en el corto plazo.

Foro del Banco Central Europeo

Los días 11 y 12 de noviembre, el Banco Central Europeo (BCE) realizó la edición anual de su Foro sobre Banca Central, evento realizado en línea. En el mismo se reúnen gobernadores de bancos centrales, académicos, representantes del mercado financiero, entre otros actores, con el fin de intercambiar puntos de vista sobre cuestiones políticas actuales y asuntos a largo plazo.

El tema de este año fue “Los bancos centrales en un mundo cambiante”37, donde se discutió sobre la necesidad de los bancos centrales de adaptarse de forma continua a las circunstancias dinámicas nacionales e internacionales. También se analizaron temas centrales para la revisión en curso de la estrategia de política monetaria del BCE, incluidas las consecuencias de las tendencias recientes en la (des) globalización, el impacto del COVID-19 en las economías europeas y mundiales, las implicaciones macrofinancieras del cambio climático y los desafíos que plantean las bajas tasas de interés. También se abordaron otros aspectos sobre la revisión de la estrategia, como la puesta en práctica del Objetivo de Estabilidad de Precios del BCE, los instrumentos de política monetaria y la comunicación.

Panel de discusión entre la FED, el ECB y el BoE

En el marco de este evento se realizó un panel de discusión entre la presidenta del BCE, Christine Lagarde, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (FED), Jerome Powell y el gobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Andrew Bailey.

Los tres representantes intercambiaron sus consideraciones sobre la coyuntura económica en el contexto de la pandemia y las expectativas de cara a una recuperación en el corto plazo.

Coincidieron38 en que la economía mundial aún atraviesa un momento difícil, aunque el anuncio de la vacuna de Pfizer daba algunas perspectivas positivas, hay incertidumbre sobre la producción y distribución de la misma. Esta semana los mercados de valores reaccionaron positivamente luego del anuncio de la farmacéutica estadounidense sobre la vacuna contra el COVID-19.

En este sentido, es probable que la eurozona vuelva a entrar en recesión este trimestre, por lo que desde el BCE se plantean un nuevo paquete de estímulo financiero para diciembre, probablemente a través de su programa de compra de bonos de emergencia para la pandemia y mediante préstamos más favorables para el sector bancario.

La presidenta del ECB anunció además un proyecto para lanzar un euro digital, como complemento a la emisión de efectivo. Los resultados de las consultas del BCE sobre la moneda digital estarían listos a principios de 2021 y el proyecto puede tardar en concretarse entre 2 y 4 años.

Lagarde agregó que es consciente de que el Banco Central en China ya ha comenzado su proyecto de yuan digital, pero que en el caso del euro digital, puede tomar más tiempo no solo por la tecnología, sino también para cumplir con las reglas contra el lavado de dinero y la prevención financiamiento del terrorismo.

DEMANDA

La OPEP, en su reporte de noviembre MOMR, revisa a la baja la demanda mundial de petróleo, estimando que la contracción sea aún mayor a lo previsto en el reporte de octubre, con un promedio de 90,01 millones de barriles día para 2020, fundamentalmente por el aumento de casos COVID-19 a nivel mundial que conlleva al recrudecimiento de medidas restrictivas de movilidad en las principales economías.

Por su parte la EIA en su reporte Short-Term Energy Outlook39 (STEO) del 11 de noviembre, estima que el consumo de crudo en octubre se ubicó en 95,3 millones de barriles día, y proyecta la demanda mundial en 92,9 millones de barriles día, una disminución respecto a sus estimaciones de octubre.

Mientras que la IEA40 también reduce sus previsiones del consumo mundial en 2020 a 91,3 millones de barriles día.

En lo que respecta a 2021, la IEA considera que la demanda no verá una recuperación importante hasta finales de ese año, por lo que bajan sus estimaciones a 97,1 millones de barriles día, ya que prevén que los resultados de las posibles vacunas contra el COVID-19 se verán a final del año.

VARIACIÓN ANUAL DE LA DEMANDA
MUNDIAL DE PETRÓLEO
(2019-2021)

Fuente: Elaboración propia.

Países OCDE

Tanto la OPEP como la IEA estiman que la reducción de la demanda será consecuencia del bajo consumo en los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en el resto de 2020 y durante 2021. Principalmente por las medidas anunciadas en noviembre por países de Europa (Francia, Alemania y Reino Unido), los cuales decidieron aumentar las restricciones ante la rápida propagación de la pandemia, decisión que afectará directamente el consumo regular de combustible.

El aumento de la demanda vendrá de los países No-OCDE, ambas organizaciones (OPEP y IEA), coinciden en que el crecimiento económico superior a lo esperado de China, en el último periodo 2020, por la reactivación industrial y el control de la pandemia, continuará en 2021, además de las expectativas de crecimiento de India que favorecerán, igualmente, la demanda en este periodo.

EE.UU

Las actividades de refinación en EE.UU siguen en los niveles más bajos de los últimos 5 años, con una reducción entre 13% y 17% de sus actividades desde abril, que se mantiene ante los avances del COVID-19. El bajo consumo de gasolina y destilados, así como la reducción de las exportaciones, eventos climáticos y factores estacionales han influido en una reducción de las importaciones de este país.

ACTIVIDAD DE REFINACIÓN DE EE.UU
PROMEDIO DE 4 SEMANAS
(2015 – noviembre 2020)

Fuente: Administración de Información de la Energía.

Las importaciones41 de crudo de EE.UU, según datos de la EIA, al 30 de octubre registraron 5 millones de barriles día, lo que se refiere a niveles similares a los registrados en 1984, y el nivel más bajo de 2020.

IMPORTACIÓN DE CRUDO DE EE.UU
PROMEDIO DE 4 SEMANAS
(octubre 2020)

Fuente: Datos Administración de Información de la Energía. Elaboración propia.

Sin embargo, según el reporte semanal de la EIA, publicado el 12 de noviembre, las importaciones de crudo al 06 de noviembre aumentaron levemente a 5,3 millones de barriles día.

CHINA

En un comunicado del Ministerio de Comercio, el lunes 2 de noviembre, se anuncia que China eleva42 su cuota de compra de crudo del exterior en 20% para las empresas de refinación privadas de este país denominadas “teteras”, lo que equivale a 823 mil barriles día. Esto sucede luego que los datos publicados por la Administración General de Aduanas de China mostraron una caída43 intermensual del 15% en las importaciones de petróleo de China en octubre, con un registro 10,06 MMBD, debido a  un exceso en el inventario de las refinerías estatales.

De esta forma, las importaciones chinas vuelven a incrementarse luego de los niveles récord alcanzados por el país durante la primera mitad del año, donde se adquirieron millones de barriles de petróleo barato “cheap oil” para construir inventarios en el país.

Según el FMI, se espera que la segunda economía más grande del mundo crezca un 1,9% en 2020. Eso convertiría a China en la única gran economía que crecerá este año, liderando además el aumento de la demanda de crudo observada en Asia durante el tercer trimestre.

Por otra parte, el sector de refinación chino sigue expandiéndose, el 01 de noviembre se inauguró en la refinería Zhejiang Petrochemical una nueva unidad de destilación de 200 mil barriles diarios. Adicionalmente, la refinería independiente Shenghong Petrochemical Group construye la unidad de destilación de crudo más grande de China, la cual iniciará sus operaciones en el cuarto trimestre de 2021 e incorpora para 2022 unidades de refinación con una capacidad de 320 mil barriles día.

ALMACENAMIENTO

Los inventarios de crudo se ubican por encima del promedio de los últimos cinco años, según datos preliminares de EIA44, el almacenamiento de los países OCDE y EE.UU registran, en el tercer trimestre, 4.656 millones de barriles,  10,6% superior al promedio registrado en 2019.

Países OCDE

Según el MOMR de la OPEP, correspondiente al mes de noviembre, los inventarios comerciales de petróleo en los países OCDE se ubican en 3.179 millones de barriles al cierre del tercer trimestre, de los cuales 1.539 millones de barriles corresponden a crudo y 1.639 millones de barriles a productos. Este nivel de almacenamiento es 6,67% mayor al promedio de los últimos cinco años.

En las proyecciones del reporte STEO de EIA, se estima que el almacenamiento comercial de la OCDE mantendrá la tendencia al alza hasta 2021, con un incremento del 2% respecto a los niveles del 2020.

Por su parte, la IEA considera que la baja demanda, producto de la crisis económica generada por la segunda ola de la pandemia en Europa y Estados Unidos, no cambiará hasta el cuarto trimestre de 2021, por lo que seguirán los altos niveles de inventario.

En términos de días de cobertura, los inventarios de la OCDE, al cierre de septiembre, se ubicaron en 71,7 días. Esto es 9,4 días (13%) por encima del promedio de los últimos cinco años. En el contexto regional, Europa y Asia se ubican, respectivamente, 18,0 y 5,6 días por encima  de sus promedios de los últimos cinco años.

INVENTARIO COMERCIAL DE PETRÓLEO PAÍSES OCDE
(2018-2020)

Fuente: Monthly Oil Market Report, OPEP, octubre 2020

Los actuales niveles de almacenamiento son 15% superiores a los reportados en el mismo periodo de 2019. El inventario total OCDE  es de 4,731 millones de barriles, un aumento de 5% respecto a los altos niveles del primer trimestre.

EE.UU.

Según las previsiones de la EIA, en su reporte STEO45, el almacenamiento comercial de petróleo y productos de EE.UU bajará para el 4to trimestre 2020, a 1.419 millones de barriles, de los cuales 472,8 millones de barriles son de crudo.

Según el mismo reporte, el promedio de almacenamiento comercial de petróleo y productos para 2020 y 2021 será de 1.353 millones y 1.315 millones de barriles, respectivamente, un aumento del 16% y 14% con respecto al promedio de los últimos 5 años.

El almacenamiento de crudo para 2020 y 2021 será de 472,8 y 466,4 millones de barriles respectivamente, un aumento de 6% y 4,5%, respectivamente,  en comparación al promedio de los últimos 5 años.

Al 12 de noviembre, el almacenamiento comercial de crudo subió, según reporte semanal de la EIA46, a 488,706 millones de barriles, aunque las reservas estratégicas bajaron a  638,706 millones de barriles.

Según un reporte de Argun Media, este ajuste a la baja de las reservas estratégicas se debe a que las empresas petroleras norteamericanas, las cuales a partir del inicio de la crisis petrolera tuvieron acceso al espacios de almacenamiento provistos por el DOE para los excedentes de producción hasta marzo 2021, han retirado 51 mil barriles día durante las dos semanas de noviembre, cifra considerablemente menor al periodo agosto-septiembre, cuando se retiraron de estas reservas 220 mil barriles día.

ALMACENAMIENTO COMERCIAL DE PETRÓLEO  Y DÍAS DE COBERTURA DE EE.UU.

Fuente: Administración de Información Energética de EE.UU.

 

En relación a los días de cobertura47, en el periodo septiembre-octubre, la tendencia ha sido al alza, con 36,6 días el 06 de noviembre, aunque en el segundo trimestre los días de cobertura habían bajado, actualmente están sólo 14% por debajo de los 42 días de cobertura del mes de agosto, lo que refiere a un dato sin precedente, y 21% superior al promedio de los últimos cinco años (29 días de cobertura).

El comportamiento de los niveles de inventarios, con una tendencia al alza, aunque drenaron volúmenes, tanto en tierra como flotantes, en el tercer trimestre, es una señal de que luego de la flexibilización de los recortes de la OPEP* de agosto, el aumento de producción de algunos países OECD y en Libia, el mercado está bien abastecido y probablemente se mueva hacia un escenario de sobreabastecimiento, con exceso en la oferta, sobre todo porque no se produjo la esperada recuperación de la economía hacia el cuarto trimestre del año y, por el contrario, ante la expansión del COVID-19 en los EE.UU. y el impacto de la “segunda ola” del virus en las principales economías de Europa, los analistas y agencias económicas ahora estimen que la recuperación se prolongará durante todo el año 2021, a pesar de que la vacuna contra el COVID-19 aparentemente arribará a finales de este año, bien sea de la mano de la Pfizer o de cualquiera de las otras 47 alternativas que están bajo análisis de la OMS.

Estos elementos que afectan los fundamentos del mercado así como las proyecciones de la OPEP, AIE y EIA respecto a una menor demanda de la esperada en 2020 y 2021, deben ser evaluadas con mucho cuidado en la próxima reunión ministerial de la OPEP+ del 30 de noviembre y primero de diciembre,  de cara a la nueva flexibilización de los recortes que, de acuerdo a los acuerdos DoC48 de abril pasado, deben entrar en vigencia a partir del mes de enero de 2021.

VENEZUELA

El último reporte emitido por la OPEP registró que durante el mes de octubre la producción en el país, de acuerdo a las fuentes secundarias, se ubicó en 367 mil barriles día, un retroceso de 7% respecto al mes de septiembre cuando, luego de un ajuste realizado por la Organización, la producción se ubicó en 392 mil barriles día.

PRODUCCIÓN PAÍSES OPEP
(2018- octubre 2020)

Fuente: Datos reporte del mes de noviembre OPEP.

A pesar de que Venezuela no participa de los acuerdos de recortes de producción de la OPEP+, suscritos en abril de este año,  la producción del país ha caído desde 730 mil barriles día del mes de enero, hasta los valores actuales, una pérdida de más de 360 mil barriles dia, una caída de 50%  en este periodo.

Sin embargo, la caída de la producción de este año sigue al desplome de la producción de petróleo experimentada en el país desde el año 2014, luego de las sucesivas intervenciones políticas y militarización del sector.

La producción petrolera nacional ha perdido 2,648 millones de barriles diarios de petróleo en 6 años, una caída del 87,82% respecto a la producción de 3,015 millones de barriles dia del 2013.

PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO DE VENEZUELA
(2013 – octubre 2020)

Fuente: Datos MOMR de la OPEP. Elaboración propia

 

El colapso de la producción petrolera de Venezuela, le ha restado al país, cualquier influencia en el mercado petrolero internacional y en el seno de la OPEP. El país, que ocupaba en 2008 el 5to lugar como productor en el ranking de la Organización, hoy día ha descendido al 10 lugar, solo por encima de Congo, Gabón y Guinea Ecuatorial, lo cual, sumado a una débil representación ante el organismo, ha colocado, al país miembro fundador y otrora factor importante en el equilibrio político interno de la OPEP en un papel nulo, al margen de las decisiones y discusiones del organismo.

La Faja Petrolífera del Orinoco

La ventaja estratégica del país es que, a pesar de la pésima gestión empresarial y los problemas políticos que afectan al sector petrolero desde el 2014, Venezuela cuenta con las reservas de petróleo más grandes del planeta, 316 billones de barriles, con 235 mil millones de barriles certificados por la Ryder Scott entre 2007 y 2012  con la participación de más de 20 empresas internacionales, estimando un factor de recobro promedio de 20%. Esta certificación se hizo en el marco de la Política de Plena Soberanía Petrolera49 y el Proyecto Orinoco Magna Reserva.

El sector petrolero de Venezuela, con las reservas de hidrocarburos existentes y la infraestructura desarrollada en más de 100 años de actividad en todo el territorio, en un ambiente político distinto y en el marco de una política de reconstrucción soberana del país y un programa de intenso trabajo, podrá restablecer las capacidades operacionales de la empresa estatal PDVSA y reactivar el sector más importante del país en el corto plazo, tal y como se hizo tras el sabotaje petrolero de 2002-2003.

Luego de 100 años de explotación petrolera en el país, la base de recursos es aún cuantiosa, tanto en las áreas tradicionales como en la Faja Petrolífera del Orinoco donde, con un POES (petróleo Original en Sitio) de 1,2 trillones de barriles de petróleo, se concentran las mayores reservas de crudos pesados y extrapesados del mundo que, para el año 2013, ya aportaban al país una producción de 1,3 millones de barriles dia de petróleo.

El control y explotación de la inmensa base de recursos que representa la Faja Petrolífera del Orinoco, la última gran provincia petrolera del mundo, ha sido disputada históricamente por las transnacionales al Estado venezolano .

Durante los años de la “Apertura Petrolera” (1986-1999) las transnacionales pretendieron hacer pasar a estos inmensos recursos como “bitumen”, para lo cual utilizaron a PDVSA para convencer, tanto a los sectores políticos y gubernamentales, así  como a la opinión pública, de que estos hidrocarburos no tenían ni valor ni futuro, así como escasas posibilidades técnico-económicas para su extracción y comercialización.

De esta manera, y estando el país inmerso en la crisis económica de los años 80-90, con gobiernos débiles y entregados a una visión aperturista, más transnacional que nacional, lograron obtener inmensos beneficios fiscales con la reducción de regalías e impuestos (los llevaron a 1% en los años noventa) en detrimento del ingreso fiscal del país, y lograron el control de sus operaciones y comercialización en detrimento de su soberanía.

Así la producción de la Faja Petrolífera del Orinoco se comenzó a desarrollar enmascarando su naturaleza de crudo natural, como si fuese bitumen, llamando “Orimulsión” y “Synthetic Oil”, a los volúmenes de exportación para lo cual contaron con el decidido apoyo de la AIE. De esta manera, la producción de la Faja era excluida de las cuotas de la OPEP y de la administración de su explotación por parte del Estado venezolano.

La Apertura Petrolera de los años ‘90 fue una estrategia para desarrollar en Venezuela una política volumétrica en detrimento del país y de la OPEP y su política de defensa del precio y preservación del recurso natural, principios fundamentales para una política de Plena Soberanía Petrolera, la cual finalmente logró establecerse en el país entre los años 2004-2014.

Hoy día el gobierno venezolano, ante el fracaso de su gestión petrolera y luego de debilitar profundamente a la empresa estatal de petróleo PDVSA, de la que han salido más de 30.000 técnicos e ingenieros en el lapso de los años 2016-2017 –producto de un cruento proceso de persecuciones políticas y militarización de la empresa–, ha desmantelado la Política de Plena Soberanía Petrolera lograda en el periodo 2004-2014, política que fue factor determinante y clave para lograr el bienestar económico-social y gobernabilidad política que alcanzó el país durante este periodo bajo el gobierno del presidente Chávez, sobre todo entre los años 2004-2012.

La entrega del sector petrolero venezolano se resume en la entrega de la Faja Petrolífera del Orinoco, “las joyas de la corona”, por eso el gobierno actual ha privatizado la participación de PDVSA en las empresas mixtas existentes a empresas internacionales, cediendo a éstas el control y la comercialización del petróleo.

Por otra parte, y siendo la Política Petrolera y la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco de 2007, unas de las principales banderas del Chavismo como movimiento político, el gobierno ha acompañado su estrategia de ceder el control de la FPO, por una campaña política, realizada con sus “expertos” y voceros del sector petrolero, con el fin de tratar de convencer al país de que la Faja Petrolífera del Orinoco no tiene la base de recursos que fueron certificados entre 2007 y 2012, reconocida por la OPEP y otros organismos internacionales, incluyendo el Servicio de Geología de los EE.UU., el USGS50 en sus reportes, razón por la cual el gobierno argumenta que  su desarrollo debe cederse a “otros”.

El desmantelamiento progresivo de la Política de Plena Soberanía Petrolera por parte del gobierno actual, ha chocado con los límites y reservas que establece la actual Constitución de 1999, así como con el marco jurídico que regula al sector, en particular la Ley Orgánica de Hidrocarburos51.

Por ello, el gobierno, en un intento de dar un piso legal a sus decisiones y atraer la participación de capitales extranjeros en el sector petrolero, ha dictado un conjunto de Decretos y Decisiones, todos los cuales siguen siendo decisiones inconstitucionales, tomadas a espaldas del país, por lo cual han fracaso en su intento de dotar a su nueva “apertura” de un piso jurídico.

En el último intento del gobierno, asediado por la falta de legitimidad y sin apoyo popular, para dar plenas garantías a los capitales privados en el país, el pasado 8 de octubre promulgó la denominada “Ley antibloqueo”, tan inconstitucional como los intentos anteriores, tal como lo hemos analizado en documentos anteriores, que fue aprobada, de manera expedita, por la Asamblea Nacional Constituyente, cuestionada en su legitimidad, antes de que cese sus funciones en diciembre de este año.

Por su parte, la oposición política del país, en control de la Asamblea Nacional hasta diciembre, cuando deben realizarse nuevas elecciones parlamentarias, trata de aprobar de manera acelerada, nuevamente de espaldas al país, una “reforma”52 a la Ley Orgánica de Hidrocarburos vigente, con el propósito de reeditar la “Apertura Petrolera” de los años 90’ que tantos problemas económicos y sociales generó en el país, al despojar al Estado Venezolano del ingreso fiscal petrolero y al de la renta sobre la tierra correspondiente, vital para la economía venezolana.

Esta propuesta inconstitucional, la cual hemos analizado en documentos anteriores, igualmente se basa, así como la Ley Antibloqueo53, en ceder el control del manejo de los inmensos recursos petroleros del país al sector privado, dejando al Ministerio de Petróleo y a la empresa del Estado venezolano –PDVSA– sólo como entidades reguladoras y administradoras de contratos.

Es claro que tanto los sectores políticos en disputa por el poder en el país, así como las transnacionales y sus intereses, esperan que de la profunda crisis política, económica y social que atraviesa el país, puedan, sin importarles mucho en manos de quien esté el gobierno, obtener el control del sector petrolero del país que cuenta en su subsuelo con las mayores reservas de petróleo del planeta.

Parece que nada han aprendido los sectores políticos y los tanques pensantes de los distintos factores internacionales en pugna respecto de la historia reciente de Venezuela, la cual demuestra que el control sobre el petróleo es una reivindicación histórica del pueblo venezolano y su explotación y desarrollo a favor de los intereses nacionales es fundamental para el desarrollo de nuestra economía, marcadamente petrolera.

Ningún gobierno con intenciones de reconstruir el país y resolver los grandes retos económicos y sociales que tenemos puede renunciar al ingreso fiscal petrolero así como a la renta sobre la tierra, pues estos constituyen la única fuente de recursos que tenemos para restablecer el funcionamiento de nuestra economía y garantizar los derechos económicos y sociales del pueblo venezolano, por eso es necesario que recuperemos la Plena Soberanía Petrolera.

Referencias Bibliográficas

  1. Biden defeats Trump in an election he made about character of the nation and the President, CNN, 08 noviembre 2020.
  2. Oil Market Report – November 2020, Agencia Internacional de Energía, 12 noviembre 2020.
  3. Crude Oil & Natural Gas, Bloomberg, 13 noviembre 2020.
  4. OPEC Daily Basket Price: Monday, 2 November 2020 Stood at $35.89 a Barrel, ROGTEC, 02 noviembre 2020.
  5. OPEC daily basket price stood at $42.97 a barrel Thursday, 12 November 2020, OPEP, 13 noviembre 2020.
  6. Monthly Oil Market Report, OPEP, 11 noviembre 2020.
  7. Statement from the President on the Reimposition of United States Sanctions with Respect to Iran, White House EE.UU., 06 agosto 2018.
  8. Plan de Acción Integral Conjunto, Consejo de Seguridad de la ONU, 16 julio 2015.
  9. Resolución 2231 (2015), Aprobada por el Consejo de Seguridad en su 7488a sesión, Consejo de Seguridad de la ONU, 20 julio 2020.
  10. Executive Order — Revocation of Executive Orders 13574, 13590, 13622, and 13645 with Respect to Iran, Amendment of Executive Order 13628 with Respect to Iran, and Provision of Implementation Authorities for Aspects of Certain Statutory Sanctions, Obama White House, 17 enero 2016.
  11. Agreement reached to lift Libyan oil blockade, Argus Media, 18 septiembre 2020.
  12. Libia: La ONU aplaude el acuerdo de alto el fuego y llama a alcanzar una solución política para un futuro de paz y seguridad, ONU, 23 octubre 2020.
  13. Announcement for Lifting Force Majeure on Al Sharara Field, Corporación Nacional de Petróleo y Gas de Libia NOC, 11 octubre 2020.
  14. Production of Libyan crude oil exceeds one million barrels a day, Corporación Nacional de Petróleo y Gas de Libia NOC, 07 noviembre 2020.
  15. Statistics, Ministerio de Energía de Rusia, noviembre 2020.
  16. World on verge of drastic changes to economic, technological order, expert exchange needs strengthening, Interfax, 03 noviembre 2020.
  17. Russian cabinet reshuffle: 5 ministers replaced, another deputy PM added, Tass, 09 noviembre 2020.
  18. Putin signs decrees appointing deputy prime minister, ministers, Tass, 10 noviembre 2020.
  19. ¿Qué es el Acuerdo de París?, Cambio Climático ONU, diciembre 2015.
  20. El Plan Biden para una revolución de energía limpia y justicia ambiental, Joe Biden, 2020.
  21. Biden says to supporters: “I’m not banning fracking in Pennsylvania or anywhere else.”, CNN, 24 octubre 2020.
  22. Weekly Supply Estimates, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 12 noviembre 202.
  23. BSEE Monitors Gulf of Mexico Oil and Gas Activities in Response to Hurricane Zeta, Oficina de Seguridad y Cumplimiento Ambiental de EE.UU, 30 octubre 2020.
  24. North America Rig Count, Baker Hughes, 13 noviembre 2020.
  25. Unemployment insurance weekly claims, Departamento de Trabajo EE.UU., noviembre 2020.
  26. Build back better: joe biden’s jobs and economic recovery plan for working families, Joe Biden, 2020.
  27. Joe Biden vows to rejoin Paris Accord on Climate Change on his first day in office, Euro News, 05 noviembre 2020.
  28. ¿Qué es el Green New Deal?, El Orden Mundial, 07 mayo 2019.
  29. Joe Biden calls climate change the ‘number one issue facing humanity’, CNBC, 24 octubre 2020.
  30. WHO Coronavirus Disease (COVID-19) Dashboard, Organización Mundial de la Salud, 13 noviembre 2020.
  31. United States of America Situation, Organización Mundial de la Salud, 13 noviembre 2020.
  32. India Situation, Organización Mundial de la Salud, 13 noviembre 2020.
  33. Brazil Situation, Organización Mundial de la Salud, 13 noviembre 2020.
  34. France Situation, Organización Mundial de la Salud, 13 noviembre 2020.
  35. Pfizer and Biontech announce vaccine candidate against covid-19 achieved success in first interim analysis from phase 3 study, Pfizer, 09 noviembre 2020.
  36. Draft landscape of COVID-19 candidate vaccines, Organización Mundial de la Salud, 13 noviembre 2020.
  37. ECB Forum on Central Banking 2020 Central banks in a shifting world, Banco Central Europeo, 11 noviembre 2020.
  38. Optimismo de los bancos centrales sobre el impulso de las vacunas en la economía mundial, Bank Magazine, 13 noviembre 2020.
  39. Short-Term Energy Outlook, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 10 noviembre 2020
  40. Oil Market Report – November 2020, Agencia Internacional de Energía, 12 noviembre 2020.
  41. Weekly Imports & Exports, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 04 noviembre 2020.
  42. China Plans to Import More Oil as Glut Pressures Prices, Bloomberg Quint, 02 noviembre 2020.
  43. China’s Major Imports by Quantity and Value, October 2020, Administración General de Aduanas de China, noviembre 2020.
  44. Short-Term Energy Outlook, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 10 noviembre 2020
  45. Short-term Energy Outlook data browser, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 12 noviembre 2020.
  46. Weekly Stocks, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 12 noviembre 2020.
  47. Weekly Supply Estimates, Administración de Información de la Energía de EE.UU., 12 noviembre 2020.
  48. The 10th (Extraordinary) OPEC and non-OPEC Ministerial Meeting concludes, OPEP, 12 abril 2020.
  49. Venezuela refuerza su política internacional de Plena Soberanía Petrolera, PDVSA, julio 2007
  50. An Estimate of Recoverable Heavy Oil Resources of the Orinoco Oil Belt, Venezuela, USGS, octubre 2009.
  51. Ley Orgánica de Hidrocarburos, PDVSA, 2006.
  52. Nueva Ley de Hidrocarburos abrirá en un 100 % a la inversión privada y creará la Agencia Venezolana de Hidrocarburos, Asamblea Nacional de Venezuela, 06 noviembre 2020.
  53. Esta es la Ley Antibloqueo con todos sus detalles, Banca y Negocios, 30 octubre 2020.
Recommended Posts