Boletín Petrolero Semanal
4 al 8 de mayo de 2020

Precios

Al inicio de mayo, los precios han tenido una tendencia a la recuperación, desde los niveles históricamente bajos que presentaron la semana del 20 de abril. Los precios han venido mostrando un repunte a partir del primero de mayo, una vez superada la crisis de los valores negativos del WTI y la entrada en vigencia el recorte de producción de 9,7 millones de barriles día de petróleo, acordados por la OPEP+.

Los marcadores del precio del WTI y el Brent cerraron el viernes 8 de mayo en los mercado europeos en 24,75 y 30,33, respectivamente, un incremento de 25% y 13%, respectivamente, respecto al lunes 4 de mayo. 

La recuperación del WTI es de 51% respecto a los precios del lunes 27 de abril, la semana cierra con una recuperación importante después de la caída del 20 de abril que se cotizaba en negativo, principalmente por los altos niveles en los almacenamiento de Cushing Oklahoma, que se ubicaron en 81% de capacidad.

Sin embargo, desde el día 6 de marzo, los precios de ambos marcadores, el WTI y el Brent, han perdido 41% y 42% de su valor, respectivamente.

Ambos marcadores han tenido un distanciamiento atípico, que el día miércoles 6 de mayo se ubicó en 5,73 dólares por barril de diferencia, considerando que generalmente ambos tienen una correlación fuerte positiva, que se ubica según la Administración de Información Energética (EIA) menor a 0.90 dólares barril. Este distanciamiento se debe principalmente a que el WTI, por ser el marcador de la zona de Estados Unidos, continúa siendo afectado por las restricciones de capacidad de almacenamiento en Cushing Oklahoma.

A pesar de la recuperación mostrada en esta semana, el WTI se mantiene por debajo de los 25 $/barril y el Brent se mantiene en torno a los 30 $/barril, valores estos considerados por muchos analistas como bajos al inicio de la crisis, el peor escenario para el precio del petróleo a mitad del segundo trimestre del año, impactado todavía por el colapso de los precios en abril.

Por su parte, los precios de la cesta OPEP han mostrado una recuperación importante del 70%, a partir del 28 de abril, cuando su cotización ha pasado de 12,41 dólares barril a 22,40, el miércoles 6 de mayo.

Precio Cesta OPEP al 01 de mayo de 2020

FUENTE: OPEP

Producción

OPEP+.

A partir del primero este mes y hasta el primero de julio, entra en vigencia el recorte de 9,7 millones aprobado por el grupo de países productores.

Corresponde al Secretario General de la OPEP y al Comité ministerial de seguimiento de la OPEP+, verificar el estricto cumplimiento del recorte acordado, asunto que no siempre resulta sencillo para los países productores de petróleo, tanto por las características de sus crudos, como por su capacidad de administrar el recorte. Normalmente, lo que sucede es que el recorte comienza a producirse de manera gradual, por lo que habrá que monitorear en qué momento del mes de mayo exactamente es efectivo el recorte del volumen acordado.

En una nota de prensa del viernes 01 de mayo, el Ministro de Energía de Argelia y Presidente de la Conferencia de la OPEP, Mohamed Arkab, ha pedido a los miembros de la organización y a los países participan en la Declaración de Cooperación de OPEP+, que apliquen plenamente los acuerdos alcanzados en la reunión extraordinaria.

Los países que hasta ahora han anunciado oficialmente el recorte son: Argelia, Kuwait, Omán, Emiratos Árabes, Azerbaiyán, el Reino de Arabia Saudita y la Federación Rusa.

El principal país productor de la OPEP, Arabia Saudita, comenzó a aplicar los recortes acordados con un nivel de bombeo de 12 millones de barriles día al 30 de abril, que será llevado progresivamente a 8,5 millones de barriles día, según los acuerdos previstos. Por su parte, el Ministro de Energía de Rusia, Alexandr Nóvak, declaró a la agencia de prensa Gazeta.ru el 29 de abril, que ninguna de las empresas del país se opuso al recorte y agregó que el recorte sería de 8,492 millones de barriles día.

Esta semana, en comunicado oficial de OPEP, reporta que en los primeros días de mayo la producción de petróleo de Rusia disminuyó hasta 8,75 millones de barriles al día, muy cerca de los 8,5 millones de barriles acordados, de su producción normal que está alrededor de 10 millones de barriles día.

Productores No-OPEP+

El Reino de Noruega declaró el pasado 30 de abril que se sumará al esfuerzo de recorte de producción de los países de la OPEP+. La Ministra de Petróleo y Energía de Noruega, Tina Bru, declaró que la reducción de la producción de ese país será en 250.000 barriles día en junio y en 134.000 barriles por día en la segunda mitad de 2020. Anunció que su producción total en diciembre de 2020 será de 300.000 barriles por día, menos de lo previsto.

Los niveles de precios actuales dejan a muchos productores de petróleo, sobre todo del Shale Oil de EEUU, crudos extrapesados de Canadá y pesados de América Latina, así como la producción de petróleo en aguas profundas en el Golfo de México y Brasil, por debajo de sus costos de producción, lo que está incidiendo en una disminución de producción de petróleo, por razones de viabilidad económica de ciertos productores en este escenario de precios.

COSTOS DE PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO EN EL MUNDO

El Director Ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, Fatih Birol, señaló en entrevista el pasado 22 de abril, que los EEUU, Brasil y Canadá han perdido más de 2,2 millones de barriles al día de producción de petróleo en el último mes de abril, lo cual era una situación esperada, y así lo señalamos en nuestros boletines anteriores, por la imposibilidad de sostener los niveles producción de petróleo de estos países con los precios actuales, o por debajo de 30 dólares el WTI, particularmente por la afectación a los productores de de norteamerica y latinoamerica.

La producción de petróleo en los EEUU ha sido golpeada de manera especial por la caída de los precios del petróleo. De acuerdo a estimaciones de analistas del mercado, la producción de petróleo norteamericana necesita precios del WTI por encima de 25 dólares el barril para poder producir.

PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO EN EEUU
2018-2019 vs 2020

La Administración de Información Energética de los EEUU (EIA) reporta que la producción de petróleo norteamericana ha caído desde 13 millones de barriles día, al cierre de marzo, hasta 11,5 millones de barriles día al primero de mayo, una pérdida de 1,5 millones de barriles día de petróleo en tan solo un mes.  La misma agencia prevé que la producción de petróleo de los EEUU estará en un nivel de 11 millones de barriles día de petróleo.

La actividad de taladros de perforación en los EEUU sigue reduciéndose, cayendo en dos meses, marzo y abril, en más del 50% de taladros activos.

Por otra parte, los productores de petróleo norteamericanos, grandes o pequeños, siguen cancelando actividades, cerrando miles de pozos y áreas de producción de petróleo de esquistos. Solo en los EEUU se estima que la producción caerá en 600 mil barriles entre mayo y junio, de acuerdo con la Rystad Oil Energy AS.

CORTES DE PRODUCCIÓN DE PETRÓLEO EN EEUU
(MAYO-JUNIO 2020)

Todo indica que el objetivo no declarado de la guerra de precios entre Rusia y Arabia Saudita se está cumpliendo, finalmente, en medio de una crisis sin precedentes del mercado petrolero: la salida de importantes volúmenes de producción de petróleo de los EEUU.

Las características y antigüedad de los pozos convencionales, así como los costos y complejidades de los yacimientos de petróleo de Esquisto o Shale Oil, y su producción usando perforaciones horizontales y “fracking”, complican tanto desde el punto de vista técnico, como financiero, la recuperación de la producción que está cerrando en los EEUU.

Por otra parte, a los productores medianos y pequeños de Shale Oil, en los EEUU, con altos niveles de deuda y pocas capacidades financieras propias, probablemente les sea muy cuesta arriba recuperarse de un colapso del mercado petrolero por un tiempo prolongado, como todo parece que se mantendrá la actual situación de precios bajos, sobre todo por la incertidumbre respecto a la recuperación de la economía mundial, la demanda petrolera y los altos inventarios de petróleo barato.

NIVELES DE INVENTARIOS DE PETRÓLEO EN LOS EEUU

Habría que considerar, como un factor adicional, que de acuerdo a la Administración de Información Energética (EIA), las restricciones de las capacidades de almacenamiento disponibles en el Cushing Oklahoma, aún se mantienen a niveles cercanos al 81% de su capacidad operativa; al 5 de mayo alcanzó 65,4 millones de barriles de petróleo almacenado, un aumento de 16,2 millones de barriles en relación al mes anterior, cuando se produjo el desplome de los precios el 20 de abril.

FUENTE: La Administración de Información Energética (EIA)

Ante esta situación en Cushing Oklahoma y la ausencia de una demanda importante que permita que drenen los inventarios, algunos traders y operadores bursátiles temen que se produzca un evento similar con los contratos a futuro para junio, por lo que no descartan otro colapso del WTI, probablemente no en las mismas dimensiones del mes pasado. por la disminución de volúmenes de petróleo disponibles en el mercado, pero sí de proporciones tales que, en todo caso, mantendrán al WTI y por tanto al Crudo Maya, marcador para los crudos pesados de América Latina, en niveles demasiado bajos como para cubrir los costos de producción.

FLUCTUACIÓN DEL PRECIO DEL CRUDO MAYA
Enero- Mayo 2020 (dólares/barril)

Fuente: Banco de México, Sistema de Información Económica.

Demanda

Tal como se ha reportado en los boletines precedentes, los efectos del Covid-19 sobre la economía mundial, han incidido directamente en la demanda de petróleo mundial con una caída que, de acuerdo a la Agencia Internacional de Energía se estima en 9,3 millones de barriles día  para el año 2020. En abril, la caída de la demanda ha sido la más pronunciada, estimándose una caída de más de 29 millones de barriles de petróleo al día, una cifra sin precedentes, de 30% respecto a los niveles del mes de marzo.

DESPLOME DE LA DEMANDA MUNDIAL DE PETRÓLEO

La recuperación de la demanda mundial de petróleo tiene una correlación directa como elemento marcador el desempeño de la economía mundial, la cual sigue tanto por la incertidumbre respecto a las posibilidades reales de detener la pandemia del Covid-19 que, a la fecha se sigue propagando por el mundo, con 3 millones de casos, y 276 miles de fallecidos.

Por otra parte, las medidas de confinamiento y restricción de movimientos, viajes y transporte, así como el cierre de fábricas y grandes centros manufactureros y de servicios, en las grandes economías industrializadas, siguen siendo el factor fundamental para la caída de la actividad económica y por tanto de la demanda mundial de petróleo.

Aunque algunos países asiáticos, como China, Corea y Japón, parecieran estar manejando mejor la propagación de la pandemia en sus países, la recuperación económica es todavía muy leve, luego de un primer trimestre de retrocesos históricos como el de China donde, por primera vez desde 1976, el gigante asiatico tuvo una caída del PIB de 6,8%.

Algunos países de Europa, como Italia y España, parecieran estar saliendo del pico de fallecimientos por el Covid-19 e iniciando de manera paulatina la relajación de las medidas de restricción de movimientos internos y reinicio de actividad industrial, toda la Zona Euro, sigue con importantes restricciones de movimiento y transporte, interno e intraregional.

El índice de actividad Industrial de las dos más importantes economías de la zona, Alemania y Francia, cayeron 9,2% y 16,2 % respectivamente. La Directora del BCE, Christine Lagarde, declaró que se estima una caída de la economía europea en 15% para el 2020.

En los EEUU la pandemia sigue cobrando víctimas, alcanzando un número de 78.328 fallecidos, lo cual ha significado un frenazo y retroceso para el desempeño económico de la principal economía del planeta. El aumento del desempleo del país, que de acuerdo al reporte del viernes 01 de mayo del Departamento del Trabajo norteamericano en el mes de abril fue de 20,5 millones de personas, un nivel del 14,7%, el más alto desde la gran depresión de 1930, echa por tierra, en solo un mes, todos los avances en el empleo obtenidos en toda una década.

Estos elementos, además de la pérdida de 1,5 millones de barriles de producción de petróleo en el país, que lo devuelve a la condición de país importador de petróleo y el retroceso general de toda la economía, son efectos directos de la propagación de la pandemia que pudiesen tener consecuencias políticas en los EEUU, a solo 7 meses de las elecciones presidenciales de noviembre de este año.

El Fondo Monetario Internacional en su reporte del World Economic Outlook del 14 de abril, estima que el Producto Interno Bruto de la economía mundial caerá en 3%, asumiendo que la pandemia será controlada en el segundo semestre de este año y que se levanten de manera gradual las medidas de restricción de movimiento en el mundo, escenario que pareciera demasiado optimista a la luz del desarrollo de la pandemia y la expansión de la misma en América del Norte, Latinoamérica y África.

La recuperación de la demanda mundial de petróleo será directamente proporcional a la recuperación de la economía mundial y a la rapidez de su recuperación. La recuperación de la demanda petrolera dependerá de la posibilidad de restablecer la actividad industrial, manufacturera, viajes y transporte, resolviendo los problemas de orden financiero, deudas y quiebras de las empresas, así como del restablecimiento de todas las cadenas de suministro de bienes, servicios e insumos para la reactivación de los grandes complejos industriales y manufactureros, así como el levantamiento de las restricciones internas y entre los distintos países para restablecer el consumo de combustibles para el transporte vehicular, marítimo, aéreo, que son los grandes demandantes de productos del petróleo.

Un claro indicador de estos factores es el consumo de combustibles y la actividad del sector de refinación. Según el último reporte de la EIA del 1 de mayo, el consumo de combustible de Estados Unidos en el mes, cayó en 40%, situación sin precedentes para el mercado petrolero.

El reporte señala que la demanda de crudo en los sistemas de refinación de Estados Unidos y Europa cayeron en 10% en el periodo marzo-abril 2020. En datos más concretos de la Administradora de Información de Energía (EIA), las dietas de las refinerías de Estados Unidos ingresaron 12,976 millones de barriles día al 01 de mayo, una reducción de 4 millones de barriles día en relación a la misma fecha en 2019, tal como se ve reflejado en la gráfica siguiente.

En el caso de China, que fue la primera economía afectada por las medidas de confinamiento, y el principal importador de petróleo del mundo, según el reporte de abril de la Agencia Internacional de Energía (IEA), registró para el mes de abril una reducción de la demanda petrolera de 22%, en comparación con marzo de 2019. La EIA estima una reducción de la demanda en Asia de 0.6 millones de barriles día y Europa 0.9 millones de barriles día.

Almacenamiento

Esta caída sostenida de la demanda, así como la reducción de procesamiento de crudos a nivel global, ha llevado al límite los almacenamientos de crudo. En Estados Unidos el almacenamiento de crudo, según los datos de la Administradora de Información de Energía (EIA) al 01 de mayo, alcanzó 532.221 millones de barriles día, que corresponde a 42 días de suministro, cobertura, tal como se muestra en la gráfica siguiente:

DÍAS DE COBERTURA DE SUMINISTRO DE PETRÓLEO
ALMACENADO EN ESTADOS UNIDOS

Fuente: Administradora de Información de Energía (EIA)

La Administración de Información Energética (EIA), en su reporte del mes de abril, señala que los inventarios de petróleo crudo de los Estados Unidos aumentaron a 532 millones de barriles día, alcanzando el promedio más alto de los últimos 5 años para esta época del año.

Los altos niveles de los inventarios comerciales tanto de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OECD), como los inventarios comerciales de los grandes consumidores como China y la India, sumados a los inventarios de las reservas estratégicas de las grandes economía industrializadas, serán un factor que afectarán el precio del petróleo en los próximos años.

Cuando se construyen inventarios de crudo barato, es decir, cuando los niveles de almacenamiento están llenos de petróleo barato, con tantos días de cobertura de suministro, se producirá una manipulación del mercado por los almacenamientos existentes cuando se comience a restablecer la demanda y se reinicie el bombeo de petróleo. Es decir, el mercado será abastecido por el petróleo barato acumlulado en los inventarios, por lo que los productores tendrán que seguir restringiendo su producción de petróleo, es decir la oferta, hasta que los inventarios drenen hasta los promedios de los cinco años anteriores.

Esto indica que el escenario de precios bajos del petróleo se quedará por un periodo de al menos dos años, incluso, puede permanecer por un periodo más prolongado de tiempo. Todo dependerá de cuánto de la producción de petróleo más costosa pueda sostener su oferta, es decir, sean capaces de recuperar sus niveles de producción, después que el mercado se estabilice.

Es muy probable que, tanto Rusia como Arabia Saudita, aprovechen los cambios que se han producido en el mercado por la crisis del Covid-19, con los altos niveles de almacenamiento existente, para mantener los precios por debajo de los costos de producción del petróleo de Esquistos y otros productores con mayores costos, para finalmente obtener una ventaja estratégica de esta circunstancia fortuita del mercado petrolero.

Venezuela

 

El país sigue sacudido por una crisis política, económica y social sin precedentes, a lo que se suma el colapso operacional de PDVSA y el derrumbe del mercado petrolero.

El día 23 de abril pasado, fuerzas de las fuerzas especiales del gobierno, repelieron un intento de desembarco de un grupo de hombres armados en el país, entre ellos dos mercenarios norteamericanos, en lo que algunos sectores de la oposición desde el exterior, reivindicaron como la operación “Gedeón”. Aunque no fue una acción armada de envergadura, ni nada que comprometa la seguridad del país, sin embargo, tendrá fuertes implicaciones políticas, pues los organizadores de la misma reclaman desde el exterior el cumplimiento de un contrato, firmado por el equipo de colaboradores y asesores más cercano a Juan Guaidó, autoproclamado presidente del país, donde incluso, no está claro si el mismo tenía conocimiento y autorizó con su firma dicho contrato, por 223 millones de dólares, en base al cual la Contratista norteamericana “Silvercorp”, entraría al país para capturar o “dar de baja” a dirigentes del gobierno, incluyendo al presidente maduro.

Igualmente, durante toda la semana, se producen fuertes hechos de violencia en las barriadas populares de Caracas, en Petare, al este de la ciudad Capital, donde grupos de delincuentes armados, llevan seis días de enfrentamiento armado y tiroteos con armamento de guerra, por el control de esos espacios. Fue solo el día viernes, 8 de mayo, que las fuerzas especiales del gobierno han intervenido, reportándose asesinatos y ajusticiamientos de habitantes de esas barriadas.

Refinación

El desabastecimiento de gasolina, diesel y gas, sigue siendo total en el país. Aun con las estrictas medidas de confinamiento decretadas por el gobierno, la industria petrolera no ha sido capaz de producir, ni garantizar el suministro de combustibles para la mermada demanda interna. Las Fuerzas Armadas tomaron el control de todos los sistemas de distribución de combustible del país y existe un racionamiento estricto.

Los intentos del gobierno para reactivar el sistema de refinación nacional, con una capacidad de procesamiento de 1,3 millones de barriles día y que en el año 2013 producía 3.011 MBD, de los cuales destino 703 MBD para satisfacer plenamente la demanda interna de combustibles y 2.425 MBD para la exportación, han fracasado estruendosamente.

Todavía no se reactivan ni la Refinería de El Palito, ni el Complejo Refinador Paraguaná, donde el gobierno ha venido haciendo intentos de poner en funcionamiento estos complejos refinadores, incluso, con ayuda de la República Islámica de Irán.

El gobierno ha logrado introducir algunos cargamentos de combustible, utilizando para ello, traders y operadores privados, sin embargo, la situación de desabastecimiento persiste en el país y la importación de este rubro no significa una solución estructural al problema, que tiene su origen en el colapso operacional de PDVSA y sus sistema refinador.

Producción

La industria petrolera sigue presentando severos problemas de orden operacional y funcional que le han impedido hacer frente a la carrera mundial que existe por mantener a flote las operaciones y capacidades de producción en un escenario de precios bajos como los actuales.

A la suspensión de las operaciones de la Chevron, socio minoritario en las Empresas Mixtas (EEMM) Petropiar y Petroboscán, que juntas producen el 27% del petróleo del país, debido a las restricciones para operar en Venezuela, impuestas por la sanciones de los EEUU, se suma la salida del país de Rosneft, socio minoritario de las EEMM Petromonagas, PetroVictoria y PetroMiranda, que juntas tienen aportan  24% de la producción de petróleo del país.

Hasta este momento la Rosneft no ha informado a cual empresa rusa transfirió sus activos y derechos de producción en el país, derechos y activos que, tal como lo señala la Ley Orgánica de Hidrocarburos, deben ser autorizados tanto por el Ejecutivo Nacional, como por la Asamblea Nacional.

Ambas empresas extranjeras, socias de las EEMM de PDVSA, son fundamentales para mantener la producción de petróleo en el país. Estas Empresas Mixtas en conjunto aportan 448 MBD, el 68% de la producción reportada por Venezuela para el mes de marzo de 660 MBD de petróleo.

A la suspensión de operaciones y salida de estas empresas se suma el hecho de que, igual por las sanciones norteamericanas, las empresas de servicios Halliburton, Baker Hughes, GE Company y Weatherford International Public Limited Company están impedidas de operar en el Venezuela, lo cual dificulta aún más las posibilidades de mantener o recuperar la producción de petróleo en el país.

Tal como indicamos en el boletín del 24 de abril, la Ley Orgánica de Hidrocarburos estipula, y así está reflejado en los Contratos de Empresas Mixtas suscritas entre la CVP y los socios minoritarios, contratos aprobados por la Asamblea Nacional en su momento que, si el socio minoritario, no pudiese o no quisiese continuar en el desarrollo del plan de producción de la EEMM o no estuviese interesada en acompañar a la CVP en algún plan de desarrollo adicional de las reservas sobre las que tienen derechos de explotación la EEMM, la CVP, puede avanzar en las operaciones por sí misma, es decir, con esfuerzo propio.

Es decir que, en vista de los problemas políticos y económicos que enfrentan los socios minoritarios, PDVSA, a través de la CVP, está en la responsabilidad de asumir las operaciones y garantizar la producción de petróleo en el país. Esta disposición del legislador preveía que, en cualquier circunstancia, PDVSA debía garantizar la continuidad de la producción de petróleo en Venezuela, una actividad estratégica y fundamental para el desenvolvimiento económico y estabilidad política del país.

En una escenario de precios bajos, como el que estamos viendo, las empresas transnacionales de petróleo comienzan a recortar sus operaciones, costos y gastos a nivel mundial. Las empresas, normalmente, hacen una categorización de los pozos y campos de producción, en función de sus rendimientos económicos, sus propios intereses nacionales o las complejidades operacionales o políticas que impliquen cada desarrollo. En Venezuela, las transnacionales, a excepción de la Corporación Nacional de Petróleo de China​  (CNPC), que debe garantizar suministros de petróleo a su propio país, empresas como Chevron y Rosneft, no van a sacrificar de su propia producción, ni la de su propio país para producir en el exterior, más aún, si el ambiente político y económico está marcado por la incertidumbre, como es el caso de Venezuela en estos momentos.

Habrá que esperar la publicación del reporte mensual de la OPEP, para tener alguna información de la producción de petróleo de PDVSA en el mes de abril, un mes sumamente complicado para todo el sector a nivel mundial, que en Venezuela se multiplican por los problemas de conducción y administración que viene acumulando la empresa desde el 2015, sujeta a todo tipo de intervenciones de parte del gobierno, lo cual se ha traducido en una desbandada de sus trabajadores y un colapso de sus capacidades de producción.

Confiabilidad operacional.

La ausencia de una dirección de la empresa con conocimiento en las actividades medulares de PDVSA, tanto a nivel de dirección como de  supervisión operacional, ha provocado innumerables accidentes y episodios que afectan las operaciones de producción de petróleo. En particular en la Faja Petrolífera del Orinoco, en las áreas de producción de petróleo al sur del país, donde, en estos momentos, se concentra el 53% de la producción de PDVSA.

El primero de abril se reportó un incendio en las instalaciones del mejorador de Petropiar, específicamente su patio de tanques.

El viernes 11 de abril se presentó un incendio en San Diego de Cabrutica, el cual se extendió hasta las instalaciones de la empresa mixta del Centro Operativo Petrocedeño (COPEC) y áreas adyacentes.

El domingo 26 de abril se registró un incendio de grandes proporciones en las instalaciones del Centro Operativo Morichal, que no fue controlado hasta el lunes 24 en la tarde, lo cual afectó nuevamente el procesamiento de crudo de la empresa PetroSinovensa, así como la producción propia de PDVSA en el Distrito Morichal.

A esto se suma el deterioro extendido de la infraestructura de producción en las áreas al sur del país, provocando incidentes que obligan a detener las operaciones de la Faja Petrolífera del Orinoco, como los ocurridos esta semana en el Distrito Morichal, donde el petróleo desborda los tanques de las estaciones de flujo por falta de instrumentación y supervisión adecuada.

Igualmente, algunas áreas de producción han tenido que parar o recircular producción por la acumulación de inventarios, como sucedió el pasado 26 de abril en PetroSinovensa, donde se afectó la producción de Merey 16 y DCO, por los altos inventarios en el terminal del TAEJ al nororiente del país.

Servicios petroleros.

La salida del país de las empresas de servicios petroleros y perforadoras norteamericanas vuelve a poner de relevancia la importancia de las filiales de servicios petroleros de PDVSA. Estas iniciaron actividad a partir del 2009, cuando el presidente Chávez aprobó un plan presentado por la Junta Directiva de PDVSA, donde propusimos acciones para alcanzar independencia en ciertas actividades y servicios que eran esenciales para garantizar las actividades de producción de petróleo tales como: taladros, servicios a pozos, perforación, transporte, mantenimiento, entre otros.

La creación de estas empresas filiales, además de obedecer a una necesidad de ahorrar y disminuir los costos de producción, constituían la manera más efectiva de hacer frente con éxito a cualquier escenario de sanciones o restricciones políticas y económicas que nuestra capacidad de producir, procesar y exportar petróleo. Se trataba de conquistar la soberanía operacional de la empresa petrolera nacional de un país que era sujeto a sanciones y medidas coercitivas, que iniciaron desde el mismo año 2010.

En el caso de las actividades de perforación, taladros y servicios a pozos, la filial PDVSA Servicios Petroleros logró adquirir en la República Popular China, entre 2011 y 2013, 112 taladros para operaciones en tierra de 350 HP – 3000 HP  Igualmente, se adquirieron entre 2012-2013, 167 equipos de servicios especializados a pozos, 92 sets de perforación direccional, 48 unidades de cementación, 21 equipos de tubería continua y 6 unidades hidráulicas. Habría que preguntar a los administradores de PDVSA, en estos últimos 5 años, a dónde fueron a parar estos equipos, ¿donde están? En estos momentos, tan apremiantes, resultan fundamentales para mantener las operaciones petroleras en el país.

Así, en cumplimiento del Plan Siembra Petrolera y el incremento de actividades en la Faja Petrolífera del Orinoco, con una producción de 1,3 millones de barriles día al cierre de 2013, existían 322 taladros activos en el país, un incremento de 148 unidades respecto al 2009, lo que permitía mantener nuestra producción en niveles promedio de 3 millones de barriles día al año. Al 2014, la proyección de taladros planificados era de 377, unidades operativas en el país.

El nivel de autonomía e independencia operativa de PDVSA en esta área fundamental para la producción de petróleo alcanzó el 49% en 2013, con una proyección del 52% al 2014, un incremento de nuestra soberanía operacional en 25% respecto al año 2009, gracias a los taladros y equipos propios de nuestra filial PDVSA Servicios Petroleros.

COMENTARIO.

Cambios al régimen petrolero venezolano.

En medio de esta aguda crisis política y económica, el colapso de PDVSA y la disfuncionalidad institucional del Estado, el gobierno pretende adelantar un cambio total del régimen petrolero venezolano que rige desde la nacionalización de 1976 y que violenta las disposiciones establecidas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y en la Ley Orgánica de Hidrocarburos vigente, en lo relativo a la reserva que hace el Estado venezolano de las actividades primarias de producción de petróleo en el país, por razones de conveniencia nacional y soberanía.

El jueves 30 de abril hicimos pública la denuncia de un documento interno de la Comisión Reestructuradora de PDVSA, donde se deroga de facto la reserva al Estado venezolano sobre la actividad petrolera y a PDVSA como operadora, establecidas en los artículos 302 y 303 del texto Constitucional, se modifican los artículos 22 y 57 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos vigente para ceder las áreas de producción de petróleo y la comercialización a los operadores privados, se violentan los artículos 9 y 10 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos para ceder la infraestructura de producción, acondicionamiento, tratamiento, transporte, almacenamiento y terminales de despacho, así como entregar los activos de refinación y procesamiento de petróleo y gas a operadores privados.

El plan del gobierno pretende derogar el Decreto 5.200 de Nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, promulgado el 27 de febrero de 2007, y que permitió al Estado venezolano, a través de PDVSA, el control de la reserva de petróleo más grande del planeta.

Finalmente, se deroga el actual régimen fiscal petrolero, reduciendo hasta eliminar la regalía sobre el petróleo, así como los distintos impuestos  petroleros vigentes actualmente. Las operadoras de petróleo solo pagarían en el país lo correspondiente al impuesto sobre la renta, pero a una tasa mucho más baja que las actuales.

Esta acción pretende concretar el cambio de facto el régimen petrolero venezolano, que ha estado bajo control del Estado, desde el Decreto de Quito de 1829 del Libertador Simón Bolívar, hasta la vigente de la República Bolivariana de Venezuela.

El gobierno en su desesperación trata de desprenderse de un activo que es patrimonio de todos los venezolanos: PDVSA y que en el 2013 estaba valorado en 226.760 miles de millones de dólares. Además, renuncia a sus responsabilidades constitucionales y despoja al pueblo venezolano del petróleo y  del ingreso petrolero, la única posibilidad que tiene el país de superar la terrible crisis económica actual e iniciar su reconstrucción.

Los que han estimulado y promueven este plan desde el gobierno, no entienden y han subestimado de manera permanente la importancia del petróleo en el país, igualmente subestiman el valor politicos que tiene el concepto de soberanía nacional. Esta es una de las razones fundamentales de la destrucción de PDVSA y el colapso del ingreso petrolero.

Las empresas internacionales de petróleo, además de las consideraciones de ilegitimidad de quienes formulan la propuesta y la ilegalidad de la misma, deben saber que una propuesta de este tipo es inviable e insostenible en el tiempo.

La experiencia en los países productores de petróleo que han sufrido graves conflictos como Irak y Libia, demuestra que el control soberano del petróleo es un factor fundamental para lograr la estabilidad y reconstrucción del país. No se puede despojar a los países de sus recursos fundamentales.

Igualmente, en nuestra propia experiencia nacional, cuando en el país se impuso la apertura petrolera, entre mediados de los años 80 y finales de los años 90, que despojó al país de sus ingresos petroleros, fue una de las razones fundamentales de la profunda crisis económica y social que produjo eventos como el Caracazo de 1989 y la rebelión militar del 4 de febrero de 1992.

Si el gobierno o la oposicion, lograsen imponer cambios tan profundos en el régimen petrolero venezolano de espaldas al país y aprovechando una coyuntura de debilidad política e institucional y una distracción de las fuerzas políticas y sociales, que nos retrocederían a la época concesionaria que se vivió en los primeros 60 años de su industria petrolera, más pronto que tarde arribará un gobierno, que solo tiene que ser nacionalista y apegado a nuestra tradición de principios Constitucionales y de política petrolera venezolana, para que restablezca plenamente la Plena Soberanía Petrolera, como sucedió en Venezuela, entre los años 2002-2012, con el gobierno del presidente Chávez.

Recommended Posts