Boletín Petrolero Semanal
8 al 15 mayo 2020

Precios

La segunda semana del mes de mayo sigue mostrando la tendencia de una recuperación paulatina de todos los marcadores de precios del petróleo. Las cotizaciones de las referencias Brent y WTI, cerraron el viernes en 32,50 y 29,43 dólares barril respectivamente, lo que corresponde a un aumento de 27% y 22% en relación al lunes 8 de mayo. Este resultado es sobre todo importante en el caso del WTI, marcador que llegó a cotizarse en -37 dólares el barril el pasado 20 abril y que al cierre de esta semana se acerca a los 30 dólares, una recuperación de 180% en 26 días.  

Esta tendencia alentadora en la recuperación del precio está vinculada directamente al efecto de la entrada en vigencia, el primero de mayo del recorte de 9,7 millones de barriles día de petróleo acordado por la OPEP+ el pasado 12 de abril, a lo que se suma el anuncio hecho por Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait de un recorte adicional a los acuerdos de la OPEP+, de 1 millón, 100 mil y 80 mil barriles día respectivamente, con entrada en vigencia el 1 de junio de 2020.

Sin embargo, los precios todavía están por debajo de los valores de cotización al inicio del 6 de marzo, cuando el Brent y WTI, marcaban  45,60 y 41,14 dólares por barril. Los precios actuales reflejan una diferencia de 71% y 72% respecto a los valores al inicio de la crisis del Covid-19 y de la breve y catastrófica “guerra de precios” entre Arabia Saudita y Rusia.

De la misma forma, la referencia de la cesta OPEP (ORB) se ha recuperado de manera constante durante el mes de mayo, pasando de una cotización de 12 dólares el barril, el 28 de abril, a 24,93 dólares el barril el 14 de mayo, un aumento de 47% de su valor.

Producción

OPEP+

El primero de mayo entró en vigencia el recorte de 9,7 millones de barriles día de petróleo acordado por la OPEP+, recorte que está siendo acatado por todos los países signatarios del acuerdo, según lo ha expresado el Secretario General de la OPEP Mohammad Barkindo.

Los grandes productores de petróleo liderados tanto por Arabia Saudita como por Rusia, están dando señales inequívocas de su compromiso con los recortes de producción y los esfuerzos para disminuir la sobre oferta de petróleo que ha afectado el precio ante la caída de la demanda experimentada desde el recrudecimiento del Covid-19 y las medidas de confinamiento y restricciones a la actividad económica de los grandes países industrializados.

El Ministerio de Energía de Arabia Saudita anunció, el lunes 11 de mayo, que su país reducirá su producción en 1 millón de barriles de crudo diario, a partir del primero de junio, adicional a los recortes de producción acordados en OPEP+, por lo que, a partir del mes de junio, el recorte de este país será de 7,492 millones de barriles día, a diferencia de 8,492 millones de barriles día, que era la cuota acordada para mayo y junio 2020. 

A este esfuerzo adicional se sumaron las otras monarquías del Golfo que forman parte de la OPEP: Emiratos Árabes Unidos y Kuwait.  Así, el ministro de petróleo de los Emiratos Árabes anunció un recorte adicional de 100.000 barriles día de su producción a partir del mes de junio, mientras que el ministerio de petróleo de Kuwait indicó que su país hará lo propio, recortando 80.000 barriles de petróleo día adicionales a partir del mes de junio.

Este anuncio sigue arrojando señales de los problemas internos en la OPEP. Por una parte muestra la cohesión y el peso de este grupo de países de la organización, liderados por Arabia Saudita, quienes no esperaron a la próxima reunión del grupo del mes de junio para hacer su anuncio de recortes adicionales, dejando claro que no están dispuestos a entrar a ninguna negociación o discusión en el seno del grupo con países que no puedan o no estén dispuestos a hacer recortes adicionales. Por otra parte, el anuncio refleja el compromiso y estrecha vinculación del Reino de Arabia Saudita con los EEUU, haciendo esfuerzos adicionales para recuperar los niveles de precios para mantener a flote a la producción de petróleo y la economía norteamericana.  

Por otra parte, la Agencia de Prensa Saudí publicó el pasado 13 de mayo, el comunicado conjunto entre el Príncipe Abdulaziz Bin Salman, Ministro de Energía del Reino de Arabia Saudita, y el Ministro de Energía de la Federación de Rusia, Alexander Novak, en donde ratifican el compromiso de sus naciones para lograr la estabilidad del mercado y acelerar el reequilibrio del mercado del petróleo y su confianza en que sus socios dentro de la OPEP+ están alineados con este propósito.

El mensaje político de esta declaración de los ministros de petróleo de estos dos grandes productores está claramente orientado a transmitir tranquilidad al mercado y a los operadores a futuro, además de dejar claro para todo el sector que la “guerra de precios” entre ambos productores efectivamente llegó a su fin. 

EEUU

La producción de petróleo en los EEUU ha sido de las más afectadas desde que se inició la caída del precio a inicios del mes de marzo. Mientras al cierre febrero de este año la información de la EIA mostraba una produccion de petroleo de 12,83 millones de barriles día, convirtiendo al país en el primer productor del mundo, la información para  la segunda semana de mayo muestra una producción de 11,66 millones de barriles día, una caída de 1,17 millones de barriles dia de petróleo, en dos meses y medio.

PRODUCCIÓN DE PETROLEO EN LOS EEUU

La EIA estima que para diciembre de 2020, la producción de petróleo de los EEUU caerá en 1,13 millones de barriles día, para promediar 11,10 millones de barriles día, una caída de 2,13 millones de barriles respecto a diciembre de 2019.

Los precios del WTI en este primer trimestre del año, no han dado soporte económico a las actividades de producción, mostrando una disminución  del 52,8 % de la cantidad de taladros activos en el país, cayendo de 753 taladros activos en febrero a 355 taladros activos en mayo. A esta reducción de las actividades de taladros hay que agregar la declinación natural de los campos maduros de las áreas tradicionales de petróleo en los EEUU y la jerarquización de cierre de pozos menos productivos y más costosos. 

La producción de Shale Oil está en el límite de sus posibilidades de dar cobertura a sus costos de producción con los precios actuales del WTI. Para el mes de abril, de acuerdo a la información de FracFocus, respecto al inicio de año se ha producido una reducción del 50% de la actividad, mientras que la Halliburton y CalFrac han reducido en 75% y 70% sus equipos de fracking en el mismo periodo.

El incremento del WTI por encima de los 30 dólares el barril y el apoyo financiero del gobierno norteamericano a los productores pequeños y medianos en el manejo de la deuda, podría poner a salvo la actividad del Shale Oil. Sin embargo, dadas las características de estas formaciones de crudo y la antigüedad de las áreas tradicionales de petróleo, los productores norteamericanos tendrán que mitigar los daños que pudiesen ocasionar la falta de trabajos de pozos en el periodo de precios bajos. Es por ello que las estimaciones de la caída de producción se prolongan más allá del 2020. En su último reporte la EIA estima que la caída de producción en los EEUU se extienda al 2021, hasta un nivel de 10,9 millones de barriles día, lo cual vuelve a convertir al país en un importador neto de petróleo.

Otros productores No-OPEP+

En el resto de los países No-OPEP+ las reducciones más importantes se producen en Canadá, con una caída 420 MBD; Brasil con una caída de 100 MBD y Noruega con una reducción voluntaria de 300 MBD anunciada por la ministra de energía Tina Bru, efectivos a partir del junio.

ESTIMACIONES OPEP DE LA CAÍDA DE PRODUCCIÓN DE LOS PAÍSES NO-OPEP AL 2020

Fuente: OPEP MOM 13 de Mayo 2020

Incluyendo los recortes de producción acordados por Rusia, la OPEP estima que la producción de los países No-OPEP caerá en 3,5 millones de barriles día para el año 2020, lo cual colocaría la producción de estos países en su conjunto en 65  millones de barriles día de petróleo.

Demanda

La estimación de la demanda de petróleo para el 2020, sigue siendo a la baja de acuerdo a todas las fuentes, fundamentalmente a la caída del consumo de combustibles debido a las masivas restricciones de movimientos, viajes y actividad industrial en las grandes economías industrializadas del mundo para tratar de controlar la expansión de la pandemia del Covid-19, lo cual se refleja en el deterioro de la economía mundial en recesión y con una caída de 3,4% estimada para el año 2020.

CAÍDA DE LA DEMANDA MUNDIAL DE PETRÓLEO

FUENTE: AGENCIA INTERNACIONAL DE ENERGÍA

La caída de la actividad económica ha impactado a las economías industrializadas y por ende con mayor consumo. En los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo  (OECD) En la Zona Euro la caída es estimada en -6,1%. En el caso del PIB de la Zona Euro se  estima una caída de 8.0 %, en los EEUU 5.2 % y Japón 5.1%, mientras que en Reino Unido es de 8.5%.

Los EEUU, la primera economía del mundo y el mayor consumidor de petróleo, sigue dando señales de una profunda afectación por los efectos del Coronavirus. Con 1,47 millones de casos y 88.237 decesos se convierte en el país más afectado del mundo por la pandemia. Por otra parte, además de la contracción de la economía estimada en 5,2% y la caída de la producción petrolera en 1,3 millones de barriles día, la caída de los índices de manufactura y de servicios, además del desempleo, han marcado valores preocupantes para el desempeño económico del 2020 y su capacidad de recuperación en el corto plazo. 

De acuerdo al Institute for Supply Management, el Índice de Manufactura PMI cayó de 49,1 en marzo a 41,5 en abril, por su parte, el índice del sector servicios cayó de 52,5 en marzo a 41,8.

CAÍDA DE LOS ÍNDICES DE ACTIVIDAD DE
MANUFACTURA Y SERVICIOS EN LOS EEUU

En tanto que las solicitudes de ayudas por desempleo para la semana que culmina el 28 de abril,  han alcanzado el número de 33 millones, la tasa de desempleo que ubica en 14,7%, comparado con el 3,6% de inicios de año. 

INCREMENTO DE LAS SOLICITUDES DE AYUDA
POR DESEMPLEO EN LOS EEUU (%)

Fuente: Departamento del Trabajo USA

La economía norteamericana ha perdido en dos meses y medio toda la década ganada en cuanto a lo que a disminución del desempleo se refiere. Por otra parte, este índice no refleja la profundidad del daño real a la fuerza laboral, puesto que la mano de obra de inmigrantes indocumentados no acude a este tipo de ayudas, así como tampoco lo hacen los desempleados que, por distintas razones, entre ellas las restricciones de movilidad y desplazamientos por el Covid-19, o el cierre de las empresas, no están buscando emplearse en este momento.

Por otra parte, se estima que la economía china tendrá un crecimiento moderado de 1,3 %, luego de la caída de 6,8 % del primer trimestre. Para la India se estima una caída de 0,2%, mientras para Brasil y Rusia una caída de 6,0% y 4,5%, respectivamente. 

De los países afectados por el Covid-19 desde inicios del año, solo China ha comenzado a restablecer su actividad económica y comercial, así mismo algunos países de Europa están ensayando medidas de relajación de los confinamientos y restricciones a la actividad económica, aunque existe el temor de la llamada “segunda” ola del virus, aparentemente un comportamiento típico de este tipo de pandemias. 

Mientras que en América Latina y África el virus sigue expandiéndose y las afectaciones reales aún están por verse, Suráfrica, México y Brasil comienzan a ser golpeados de manera importante por la pandemia.

CAÍDA DE LA DEMANDA DE PETRÓLEO

En su reporte del 13 de mayo, la OPEP prevé que la demanda mundial de petróleo en 2020 disminuya a 9,07 millones de barriles día, ubicándose entonces en un promedio de 91,10 millones de barriles día. Específicamente para América y Europa, donde se han sostenido las medidas de desmovilización del sector transporte, la OPEP estima una reducción de la demanda a 5,19 millones de barriles día en 2020.

La Agencia Internacional de Energía (AIE), en su reporte del 14 de mayo, ajusta sus estimaciones de abril, cuando preveía una caída de la demanda en 9,3 millones de barriles día, ahora estima una reducción de 8,6 millones de barriles día, básicamente por las flexibilizaciones en las medidas de movilidad, a partir de la reactivación de algunos sectores industriales.

La OPEP prevé que en las regiones no pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) caiga la demanda en 3,88 millones de barriles día, una revisión a la baja de sus estimaciones previas, en vista de las estrictas medidas de confinamiento y restricciones adoptadas por varios gobiernos, que apuntan a detener la propagación de la crisis sanitaria del COVID-19. 

Almacenamiento 

El almacenamiento de petróleo y la construcción de inventarios en las economías industrializadas ha experimentado un crecimiento vertiginoso en el primer trimestre del año, habiendo recurrido al almacenamiento flotante.

sin embargo, se espera que, a partir de la entrada en vigencia de los recortes de la OPEP+ y la caída de producción de los países No-OPEP, permitan comenzar a drenar estos inventarios, comenzando por los flotantes, por ser estos los más costosos. esto ya está sucediendo.

En su último reporte Monthly Oil Market (MOM), la OPEP estima que las reservas comerciales de la OCDE aumentaron 57,7 millones de barriles para el mes de marzo, con una cobertura de 86 días, estos son 25,1 días de cobertura por encima de marzo del 2019 y 23,8 días de cobertura por encima del promedio de los últimos cinco años (2015-2019).

INCREMENTO DE LOS NIVELES DE ALMACENAMIENTO DE PETRÓLEO EN LOS PAÍSES OECD MARZO 2020

FUENTE: OPEP MOM 13 de mayo

En vista de la caída sin precedentes de la demanda de petróleo, la Agencia Internacional de Energía (AIE) en su reporte de 14 de mayo prevé que los inventarios mundiales de petróleo alcanzarán el nivel más alto de los últimos 40 años, a una rata de  2,6 millones de barriles día. 

La AIE, en su reporte indicó que para abril los inventarios en los países OECD, se incrementaron a un promedio de 9,1 millones de barriles día, por lo que estima que en la primera mitad del 2020 se podrían agregar 1.600 millones de barriles a los inventarios mundiales, por lo que estarán al máximo de su capacidad. 

En vista del colapso de la capacidad operativa de almacenamiento en los Estados Unidos, la Administración de Información de Energía está realizando un reporte semanal de los inventarios; el viernes 8 de mayo destaca en su informe  un modesto drenaje de inventarios de 0,7 millones de barriles para un total de 531,5 millones de barriles, lo cual mantiene los niveles por encima del promedio de los últimos cinco años, con un incremento de 59,4 millones de barriles respecto al año 2019. 

ALMACENAMIENTO TOTAL DE CRUDO DE ESTADOS UNIDOS

FUENTE: Administración de Información de Energía (AIE)

Los altos niveles de inventario de crudo, construidos en el primer trimestre del año debido al colapso de la demanda y la sobreproducción de petróleo barato que inundó el mercado, sobre todo durante el mes de abril, se ha constituido en un factor de desestabilización del mercado petrolero, que ha mantenido el precio a niveles históricamente bajos en este periodo.

Los altos niveles de inventario y el hecho de que el almacenamiento llegó a  niveles máximos de su capacidad operativa ha provocado la utilización de almacenamiento flotante, lo cual ha incrementado de manera exponencial las tarifas de transporte o arrendamiento de buques, así como fenómenos de la caída de precios a niveles negativos, como sucedió el pasado 20 de abril cuando el WTI alcanzó niveles negativos, cuando los tenedores de contratos cancelaron sus posiciones ante la imposibilidad de almacenar en el Cushing Oklahoma, centro de almacenamiento que se utiliza para las transacciones de contratos del WTI NYMEX en New York.

Por otra parte, la gran cantidad de volúmenes de crudo almacenado, hará que su drenaje se vaya produciendo paulatinamente en la medida que se recupere la demanda. Estos volúmenes de petróleo barato almacenados competirá con la producción de petróleo en la medida que se vayan restableciendo los niveles de producción y el suministro a partir del mes de julio, cuando el recorte de la OPEP+ pasará de 9,7 millones de barriles día de petróleo a 8,0 millones de barriles día de petróleo. 

Esta sobreoferta de petróleo barato mantendrá el precio del petróleo a niveles por debajo a los previos al mes de marzo. Al mismo tiempo que será una ayuda fundamental para la reactivación de la actividad industrial, manufactura y transporte al acceder a una fuente de energía primaria a bajo costo. 

El mercado petrolero seguirá este comportamiento hacia la estabilización de los fundamentos del mismo, en la medida en que la OPEP u OPEP+ sea capaz de seguir coordinando sus políticas de producción para restringir la oferta, en la medida que sea necesario para recuperar el precio del recurso natural. 

¿Cuánto durará este proceso? ¿Cuán rápido se superarán los efectos del Covid, se levantarán las restricciones y se recuperará la economía? ¿En cuánto tiempo se restablecerán los niveles de demanda necesarios para tener los mismos niveles de consumo de inicio de este año? ¿Cuántos países productores serán capaces de resistir y manejarse en medio de los efectos de esta crisis del petróleo? ¿Cómo será la afectación de la economía mundial y cuáles serán las principales fuentes de energía que se mantendrá como motor de su reactivación y de su sostenibilidad en el tiempo?

Son estas las grandes dudas e incertidumbres que deberá manejar el liderazgo del sector para restablecer los equilibrios del mercado petrolero internacional. Habrá que ver el rol que jugarán los países de la OPEP y la OPEP+ en este proceso y quiénes asumirán el liderazgo en la estabilización del mercado petrolero internacional. Esto redefinirá el mapa estratégico del sector a nivel mundial.

Venezuela

El informe de Monitoreo de Mercado de la OPEP, emitido el pasado 13 de mayo, refleja una caída de producción del país de 38 MBD para ubicarse en 622 MBD, lo que representa una caída de 2 millones 378 mil barriles día respecto a los 3 millones de barriles día de producción de petróleo al cierre del 2013, 79,2 % en un periodo de 7 años. Este nivel de producción coloca a Venezuela como el octavo lugar entre los 13 países de la OPEP, superando solo a Libia, Gabón, Guinea Ecuatorial y el Congo.

El colapso operacional de PDVSA y de la industria petrolera en el país, se sigue reflejando tanto en la caída continua de la producción de petróleo y gas, así como en la imposibilidad de abastecer el mercado interno de combustibles, que sufre una prolongada escasez de gasolina, diesel y gas, a escala nacional, incluyendo Caracas, pese a que todo el país está en una cuarentena total, ordenada por el gobierno desde el 17 de marzo.

Los reiterados anuncios e intentos de reactivar el parque nacional de refinación, con una capacidad de procesamiento de 1,3 millones de barriles día de combustibles, han sido infructuosos. Un secretismo, característico del gobierno, rodea todos estos intentos. Ninguna autoridad informa de la situación real de las operaciones, ni se presenta un plan para comenzar a resolver los problemas derivados del colapso de PDVSA, luego de seis años de sucesivas intervenciones, 7 Juntas Directivas, la persecución y prisión de gerentes y obreros y el desvío de fondos del presupuesto operacional e inversiones de la empresa.

La salida de Rosneft

El 12 de mayo el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, desde la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), emite una licencia que autoriza a la petrolera Rosneft a “realizar las gestiones pertinentes para dejar sus operaciones en territorio venezolano, con vigencia hasta el 20 del mes en curso”

El día viernes 15 de mayo, la gigante petrolera Rosneft informó en Moscú haber concluido su salida del Venezuela, al transferir sus derechos y activos en el país a la empresa rusa Roszarubezhneft. 

Lo extraño de esta operación es que esta empresa, 100% propiedad del gobierno de la Federación Rusa, es una empresa rusa que presta servicios de seguridad.

Este hecho, sin precedentes en el país, indica claramente que no existe intención de parte del gobierno ruso de operar, mantener y aumentar la producción de petróleo en algunos de los mejores campos en Venezuela, ubicados en la Faja Petrolífera del Orinoco. Esta empresa de seguridad, sin experiencia previa, ni capacidades, en las actividades petroleras pasa a ser socio de PDVSA en las empresas mixtas PetroMonagas, PetroVictoria y PetroMiranda, en áreas de complejas operaciones, tanto en materia  de producción de crudos extrapesados, al sur del Estado Monagas, como en las operaciones del mejorador ubicado al norte del Estado Anzoátegui, al oriente del país. Estas áreas, al mes de marzo, operaban con una producción de 81 MBD, es decir, el 24% de la menguada producción nacional. 

Las áreas en las que operaba Rosneft comprenden 784.000 millones de barriles de petróleo de reservas probadas y en el caso de PetroMonagas, estas eran las áreas en las que operaba la ExxonMobil en el antiguo Convenio de Asociación Cerro Negro de la Faja Petrolífera del Orinoco, sujeto al Decreto 5.200 de Nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco del 26 de febrero de 2007.

Sin embargo, como hemos mencionado en Boletines anteriores, esta operación de transferencia de activos y derechos de la Rosneft a la empresa de seguridad Roszarubezhneft, es ilegal a la luz de lo dispuesto en la Ley Orgánica de Hidrocarburos de Venezuela, donde establece claramente, en su Artículo 33:

“La constitución de empresas mixtas y las condiciones que regirán la realización de las actividades primarias, requerirán la aprobación previa de la Asamblea Nacional, a cuyo efecto el Ejecutivo Nacional, por órgano del Ministerio de Energía y Petróleo, deberá informarla de todas las circunstancias pertinentes a dicha constitución y condiciones, incluidas las ventajas especiales previstas a favor de la República. La Asamblea Nacional podrá modificar las condiciones propuestas o establecer las que considere convenientes. Cualquier modificación posterior de dichas condiciones deberá también ser aprobada por la Asamblea Nacional, previo informe favorable del Ministerio de Energía y Petróleo y de la Comisión Permanente de Energía y Minas. Las empresas mixtas se regirán por la presente Ley y, en cada caso particular, por los términos y condiciones establecidos en el Acuerdo que conforme a la ley dicte la Asamblea Nacional, basado en el Informe que emita la Comisión Permanente de Energía y Minas, mediante el cual apruebe la creación de la respectiva empresa mixta en casos especiales y cuando así convenga al interés nacional. Supletoriamente se aplicarán las normas del Código de Comercio y las demás leyes que les fueran aplicables”.

Es decir que, cualquier cambio en la participación o composición accionaria o empresas socias de PDVSA en las Empresas Mixtas, deben ser aprobadas tanto por el Ejecutivo Nacional, por intermedio del Ministerio de Petróleo, así como por la Asamblea Nacional.

Con esta disposición el legislador, protege al Estado venezolano de la posibilidad de que el socio minoritario o socio B, de la Empresa Mixta, cediera o tranzara con otra empresa o figura jurídica distinta a la aprobada en el Contrato de Empresa Mixta, justamente a empresas sin competencias, ni capacidades para operar las áreas otorgadas en derechos de explotación por el Estado venezolano. Por otra parte, el legislador protege al Estado de la posibilidad de que el socio B o socio minoritario, tranzara las reservas de petróleo o derechos de explotación a otros, ya que, las primeras son propiedad del Estado venezolano y son intransferibles e inembargables, en cuanto a los segundos, son otorgados sólo a la empresa o socio minoritario de PDVSA en la Empresa Mixta.

La operación de Rosneft, de la forma que se pretende hacer, no solo es ilegal, sino que constituye un fraude a la Ley. 

La venta de Nynas.

Igualmente, el 11 de mayo el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, desde la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), notificó que se revoca la licencia general 13E para la empresa sueca, Nynas AB., referente a la “Autorización de ciertas actividades en las que participa Nynas AB” y emite la Licencia General 3H y 9G, donde autoriza las transacciones relacionadas con la provisión de financiación y otras operaciones con determinados bonos y determinados valores, a fin de suspender los bloqueos para esta empresa y operar en Venezuela, básicamente para la venta de sus activos y cierre de operaciones, ya que, entre otras cosas, la licencia no autoriza a realizar transacciones con una empresa que sea mayoritariamente de PDVSA.

Inmediatamente, el día 12 de mayo, Nynas AB informó que PDVSA vendió 35% de sus acciones, las cuales traspasó a una fundación sueca independiente, por lo que se queda únicamente con 15% de participación, un funcionario de esta empresa informó a Reuters, que la compañía no pretendía comprar más crudo venezolano. 

La Refinería Nynas AB es propietaria y operadora de una refinería ubicada en Suecia que, en base a una segregación de crudo del lago de Maracaibo, Laguna, Tía Juana y Bachaquero,  ideales para la producción de lubricantes, viene operando desde el año 1986, con una empresa entre la Neste Oil y PDVSA, esta última con una participación de 50%.

Aunque la venta de activos de PDVSA en el exterior no está sujeta a la aprobación de la Asamblea Nacional, este tipo de operaciones, que involucra activos y participaciones que son propiedad de la República, debe ser informado tanto a la Asamblea Nacional, como al país.

Por supuesto que, este tipo de operaciones deben cumplir el debido proceso de valorización del activo y competencia entre distintos interesados a objeto de tener el mejor precio o valor por un activo de la Nación y mantener las mejores ventajas posibles para el país, como por ejemplo, contratos de suministro de petróleo a largo plazo, para no perder ese mercado de especialidades.

Sin embargo, éste no es el caso. En el secreto que caracteriza ahora a la gestión de la cosa pública, PDVSA vende el 35% de su participación en Nynas a una “fundación” constituida para este propósito en Suecia. Nadie en el país ha sido informado de los detalles de la transacción, ni de las razones, ni del monto, ni quien adquiere este activo del país, quienes son los socios. Es la actuación característica de este gobierno, es lo que han hecho con la cesión de la participación de PDVSA en las Empresas Mixtas de PetroMonagas o PetroSinovensa, la cesión de nuestra participación en la refinería de Cienfuegos, Cuba, así como, la creación de una Empresa Mixta  con una empresa de maletín, registrada en Chipre, por capitales españoles y venezolanos de dudosa procedencia, para operar en Junín 10,  una de las mejores áreas de la Faja Petrolífera del Orinoco.

Resulta que desde el año 2015, Nynas recibe el petróleo necesario para su operación de la empresa Mixta Petrozamora, a la cual el gobierno otorgó áreas adicionales en el Lago de Maracaibo, áreas precisamente donde se produce esta segregación de especialidades. De manera tal que, Petrozamora suministró petróleo a Nynas, el cual ésta no pudo pagar por las sanciones norteamericanas.

Al final, lo que aparentemente está sucediendo, en esta venta misteriosa de PDVSA de su participación en Nynas, es que, la deuda ha sido capitalizada, no a favor de PDVSA, que es la socia mayoritaria de Petrozamora, sino a favor de los socios minoritarios de Petrozamora (capitales rusos y venezolanos), obteniendo los mismos el 35% de la empresa. Por esta vía, con la complacencia de PDVSA, estos grupos económicos se han hecho de más activos de la industria, en operaciones de triangulación de capitales y de espaldas al país. Corresponderá a los organismos competentes investigar y exigir rendición de cuentas a los administradores de PDVSA, en este caso, a la Junta de “reestructuración” de la empresa sobre esta transacción. 

Todas las operaciones que se están haciendo desde el gobierno, en secreto, al margen de la Ley y sin cumplir con los mecanismos de rendición de cuentas, en el marco de la “reestructuración” de PDVSA, que no es más que la entrega del petróleo y de nuestra principal industria, deben ser revisados por un gobierno nacionalista, ajustado a la Constitución y las leyes, para ajustarlos a la ley, revertirlos  y denunciarlos ante los organismos de control del Estado que sean competentes.

Al final, pareciera que el gobierno está en una carrera desenfrenada para hacerse con cualquier recurso que le permita mantenerse a flote, sean éstos recursos naturales, petróleo, gas y oro, así como, activos de la República transados en negociaciones como ésta. Al final de esta crisis política, cuando se restablezca en el país el orden Constitucional, todas estas operaciones y negocios en materia petrolera serán  sometidas, necesariamente, al escrutinio y el imperio de la Ley. Amanecerá y veremos.

Recommended Posts