Carta pública a Rafael Correa solicitando derecho a réplica

20 de septiembre de 2019

Estimado presidente Correa,

Me veo obligado a solicitar ante Ud públicamente me conceda en su programa de entrevistas de RT en español, un derecho a réplica a las acusaciones que contra mi vertiera nicolás maduro en su programa. Lamentablemente maduro ha utilizado su espacio como una plataforma para verter su odio y ensañamiento en mi contra, cosa que hace en la mayoría de sus actuaciones ante la prensa. Miente, me acusa y promueve un linchamiento moral en contra de mi nombre y reputación solo para distraer y excusar ante el mundo su manifiesta incapacidad para conducir nuestro país y en particular nuestra industria petrolera, hoy en día en ruinas. 

Él es el presidente y abusa de todo el poder y medios que tiene a su disposición para perseguirme y acusarme.

Todo esto sucede sin que yo tenga la mínima oportunidad de defenderme, ni exponer mis argumentos. Por presiones del gobierno estoy vetado en los medios de comunicación del país y se ejerce presión para que otros tantos medios  en el exterior no recojan mis puntos de vista ni opiniones.

Presidente Correa, Ud, que ha hecho de la batalla contra la prensa basura, la manipulación mediática y por una prensa ética, uno de los centros de causa de su política, llegando hasta brindar protección de Estado a luchadores por la verdad como Julian Assange, estoy seguro sabrá vencer la censura que contra mi pesa y me podrá brindar la oportunidad a la réplica, la cual está consagrado como uno de los derechos fundamentales del hombre: el derecho al honor y reputación , a la libertad de opinión.

Usted sufre hoy de la misma arremetida contra su reputación y honor, que la que, desde hace dos años, se desarrolla en mi contra. Sin embargo, su condición de ex presidente le otorga un espacio que yo no tengo. Aun así, en el Ecuador, en los medios de marcada  línea editorial contra el correísmo, se denosta a diario de su persona, del legado de su gobierno y de quienes lo acompañaron en su gestión, sin mostrar prueba alguna, en un verdadero linchamiento mediático, similar al que ejecuta maduro en mi contra.

Estas acciones mediáticas se articulan sobre la acción del “Lawfare”, guerra legal contra el contrario político, que permite la prominencia del actual Ejecutivo sobre los demás poderes del Estado.  Al igual que Lula, Cristina y usted mismo, víctimas de acciones de “Lawfare” en sus países, a mi se me exilia, se me acusa y condena, violentando mi derecho a la presunción de la inocencia, se me persigue sin pruebas que permita sustentar causa legal alguna. Usted conoce bien de eso, sufre en carne propia el exilio y se indigna ante la injusta prisión de su vicepresidente Jorge Glas. 

Como sé de su sensibilidad y conciencia ante estos temas, estoy seguro me permitirá usted demostrar en su espacio que la destrucción de PDVSA no se debió a “mafias” construidas en mi gestión al frente de la petrolera venezolana, sino a la incapacidad y ladronismo del gobierno de maduro. Yo dejé la presidencia de PDVSA hace ya 5 años, y me separé  del gobierno de maduro hace casi 3 años, por mis profundas diferencias con la forma como ha conducido al país y por la traición al legado del presidente Chávez y la destruction de su obra, incluyendo la industria petrolera y PDVSA, todo lo cual ha conducido al país al abismo en que nos encontramos. La historia cada día me da la razón. Hoy el país es una ruina. Pronto serán 5 millones los venezolanos que han tenido que emigrar, en una de las migraciones masivas más grandes de este siglo. El deplorable estado de la economía no tengo que detallarlo a una persona experta en el tema como es Usted.

Nuestro pueblo sufre, han sido barridas sus conquistas y garantías sociales, mientras el gobierno de maduro reacciona con autoritarismo y violencia, violando los DDHH de los ciudadanos como ha sido denunciado por la Alta Comisionada de la ONU, Michelle Bachelet.

Lo más triste de todo lo que pasa en mi país, es que esa destrucción se ha erigido sobre la memoria del presidente Chávez, invocando el amor del pueblo por él y lo que significó su gobierno para el avance social de Venezuela. 

Presidente Correa, usted me conoce y fue testigo de excepción de nuestra relación de trabajo y amistad con el presidente Chávez, de la manera como condujimos a PDVSA y la industria petrolera, de la cual usted mismo se admiró en su momento y tomó muchos ejemplos para adaptar a su propia realidad. Usted como presidente del Ecuador fue testigo del estado de prosperidad que una acertada conducción de la industria petrolera trajo a nuestro país e incluso nos permitió extender nuestra solidaridad no solo al Ecuador, sino a muchos pueblos de América Latina y el Caribe.

De lo que lo conozco como persona , su trayectoria y carácter, estoy seguro que usted no se prestará para ser utilizado por maduro para hacer en mi contra, lo mismo que el presidente Lenin Moreno hace en contra suya.

Esperando de usted un gesto valiente, lejos del cálculo político o el doble discurso, reclamo ante usted mi derecho a réplica. Estaré atento a su respuesta.

Se despide atentamente con afecto bolivariano,

 

Rafael Ramírez 

Entradas recientes