Rafael Ramírez:“El Aissami va a ejecutar el plan de liquidación de la empresa petrolera”

El exministro de Chávez asegura en una entrevista que “el planteamiento que tiene la comisión reestructuradora  es entregar la producción de Pdvsa, la producción de petróleo, de gas, todo y el Estado se deshace de la actividad petrolera”

“Estos están dispuestos a incendiar el país, a acabar con todo el país antes de irse, pues no y es algo que hay que atajar”.

Con esa frase Rafael Ramírez se refirió a lo que denunció como “la entrega de Pdvsa” que según él es el objetivo del nuevo ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, y el  presidente de Pdvsa, Asdrúbal Chávez, designados esta semana por el Gobierno nacional en los mandos de la industria petrolera venezolana.

En conversación con esta Casa Editorial, “desde el exilio”, como él mismo lo definió, Ramírez denunció un plan de reestructuración de Pdvsa que dijo ya está listo. “Aquí lo quieren entregar todo, es algo que no tiene precedentes, es algo que le va a dar una puñalada a lo que es el futuro,  este plan es mucho peor que el plan de la oposición y es mucho más entreguista que la apertura petrolera, es un plan nefasto para el país”.

— ¿Cuál es su opinión sobre la movida de mata en la industria petrolera?

— Lo primero que hay que decir es que la industria petrolera está en su peor momento.  Han sido unos años nefastos, de una mala administración en la empresa que desde el año 2015 hasta los actuales momentos nuestra producción del petróleo haya colapsado a unos niveles que nos retroceden a los años cuarenta, de acuerdo con los últimos números reportados en marzo estamos en 660 mil barriles/día de petróleo, una caída de 2,4 millones de barriles en comparación con los niveles que yo dejé, que estaba en 3 millones.

En el área de refinación lo está sufriendo el país, hay una escasez generalizada, no hay gasolina, no hay gas, eso es, básicamente,  porque colapsaron nuestro circuito refinador con una capacidad de una capacidad de un millón trescientos mil barriles/día, en el año 2013 nosotros procesamos 900 mil barriles /día abasteciendo 600 mil barriles para el mercado interno e incluso exportamos casi 400 mil barriles.

Entonces tengo rato hablando de este tema, desde el 2017, y el tiempo me ha dado la razón, esta gestión al frente de Pdvsa ha sido muy mala con una combinación de intereses políticos, económicos, con mucha incapacidad y un daño hacia el espíritu de la empresa, han salido más de 30 mil trabajadores, hay más de 100 gerentes y trabajadores presos, a mí se me persigue, se me acusa sin ninguna prueba de nada y al final, el resultado, el balance ha sido muy malo para el país. El Gobierno ha proclamado que ellos van a derrotar el rentismo petrolero, pero cuando vemos la situación actual, Venezuela no puede renunciar al petróleo, lo dijo hace muchos años Arturo Uslar Pietri, que si en Venezuela se acababa la producción de petróleo tendríamos que llamar a la Cruz Roja Internacional, bueno las estimaciones de Uslar fueron sobrepasadas por la realidad.

Mira la crisis económica del país tiene su origen fundamental en el mal manejo que ha hecho Nicolás Maduro de la empresa, ahora estos últimos cambios si hacemos una secuencia de  lo que ha pasado, a mí me sacaron en agosto del 2014, luego vino un período en que estuvo Eulogio Del Pino, luego Nelson Martínez y a partir del 2017 comenzaron los problemas porque colocaron a una vicealmirante como vicepresidenta ejecutiva, comenzaron a colocar en la junta directiva a gente que no sabía de petróleo, militares, especialistas del twitter, gente que no tenía las capacidades operativas y con la entrada de Quevedo (Manuel) se produce una militarización de la empresa terrible, dejaron a la empresa en las manos de la Guardia Nacional, hoy día sale Quevedo con las tablas en la cabeza, yo se lo dije en un artículo cuando se nombró la comisión reestructuradora, él estaba despedido y no se había percatado de ello.

Ahora tienen esa combinación de Tareck El Aissami, ministro de Petróleo, y Asdrúbal Chávez, presidente de Pdvsa,es el mismo equipo de gente que ha mostrado una incapacidad tremenda; en el caso de Asdrúbal Chávez, tuvimos con él 12 años de trabajo,  fue el que inició la persecución en mi contra y la persecución contra mis compañeros y Tareck El Aissami que va a ejecutar el plan de liquidación de la empresa petrolera.

Ese plan lo está presentando la comisión reestructuradora y se trata de la entrega de Pdvsa, ya no es una reforma, ya no es una modificación puntual, es entregar a la industria como nunca antes había sucedido en la historia del país, entregar el patrimonio de todos los venezolanos, acumulado durante más de 100 años, oleoductos, patios de tanques, Puerto Miranda, CRP, refinería El Palito; todo lo quieren entregar, Dios sabe a quién. El planteamiento que tiene la comisión reestructuradora  es entregar la producción de Pdvsa, la producción de petróleo, de gas, todo y el Estado se deshace  de la actividad petrolera, eso para mí resulta inadmisible.

— La Asamblea Nacional también tiene sus planes con una modificación a la Ley de Hidrocarburos, ¿en este sentido estamos ante dos planes distintos o parecidos a la vez?

— Yo te recomiendo que te leas este plan, el de la reestructuración de Petróleos de Venezuela, este plan es peor a los efectos de la soberanía nacional que la propuesta de reforma de la ley que tiene la oposición en el Plan País.

Voy más allá de esto, este plan es peor que la apertura petrolera.  Este plan es peor que cualquier cosa que jamás se haya planteado porque quiere desmontar el régimen petrolero venezolano, que no es el régimen de cuando Chávez, ha sido el régimen de toda nuestra doctrina petrolera  desde que el Libertador en 1829 hizo el decreto de Quito. El petróleo es del Estado venezolano y a partir del año 76 se opera y se maneja con empresas del Estado venezolano, con Pdvsa.

Aquí lo quieren entregar todo, es algo que no tiene precedentes, es algo que le va a dar una puñalada a lo que es el futuro,  este plan es mucho peor que el plan de la oposición y es mucho más entreguista que la apertura petrolera, es un plan nefasto para el país.

— Entregar la industria petrolera, como usted lo está denunciando, en un contexto de sanciones, completamente hostil en particular desde las grandes potencias, entregar la industria petrolera en ese contexto, ¿a quiénes?

— Primero el tema es por qué entregarla (…) Esta gente ha perdido 2,4 millones de barriles de petróleo/día, ha colapsado nuestras refinerías, ha dejado que nuestras instalaciones se quemen, se colapse y son un desastre y ahora dicen ellos mismos, como yo soy incapaz de mantener esta industria, entonces la entrego. No, por qué, el problema no es la industria petrolera, el problema está en Miraflores, el problema es Nicolás Maduro.

Las empresas no van a venir a Venezuela, no por nuestro régimen fiscal, no van a venir porque está Maduro. Qué empresa va a venir a un país donde no hay gobernabilidad, donde no hay legitimidad, donde no hay un marco legal y donde se viola la Constitución, ninguna.

Entonces, quiénes se van a apropiar de la industria petrolera, los empresarios de Maduro, los mismos que dirigen los programas de las cajas Clap, los mismos que están haciendo negocios con Pdvsa, Ruperti, D’Agostino, esa fauna de hombres de negocios que están lucrándose  con la tragedia del país, le van a entregar esto a una gente que no me importa quién sea, yo lo que no quiero es que la entreguen porque cuando nosotros resolvamos el tema político, el tema de Pdvsa se resuelve, es sencillo, el petróleo está allí. A diferencia  de otros países no hemos perdido nuestras reservas, somos la reserva de petróleo más grande del planeta, es increíble que un país como el nuestro esté en esta situación.

Las empresas solo están esperando que haya un cambio de situación política y que haya alguien que tenga dos dedos de frente, que tenga un poco de sentido común para volver a nuestra industria petrolera, el petróleo está allí y Venezuela no va a dejar de ser un país petrolero, pero estos están dispuestos, así como también Adolfo Hitler lo estuvo a quemar toda Berlín, estos están dispuestos a incendiar el país a acabar con todo el país antes de irse, pues no y es algo que hay que atajar.

Yo fui ministro de Chávez reivindico todo lo que hicimos porque le trajimos a este país doce años de prosperidad y crecimiento económico y más allá de si se es chavista o no, si se es de oposición o no, yo creo que aquí todos los venezolanos debemos ponernos en guardia porque lo que se planea hacer entre el caos del coronavirus, entre el caso de las sanciones, entre el caos que le encanta al Gobierno  es como una pelea de borrachos donde pasa cualquier cosa, están entregando el futuro de nuestro país. No habrá manera de que Venezuela salga de este problema si no tenemos el control de nuestra industria petrolera (…)

— El plan de reestructuración de Pdvsa que usted denuncia, por ejemplo, ¿qué contempla para el Zulia?

— Aquí están hablando de unas categorías de negocios que sean económicamente viables. Ellos prefieren que el Lago deje de producir, ellos se van a concentrar en los campos que sean con más facilidades económicas, es decir los campos más nuevos y de mayor producción, ellos no van a ir al Zulia. Ellos planean separar al Zulia del país, esto es un plan completo, ellos plantean bajar las regalías, planean bajar los impuestos municipales al 1%.

En esta propuesta le cambian hasta el logo a Pdvsa, ya no es el logo rojito, se lo pusieron negro, lo que están planteando es que todas las áreas de producción de Pdvsa se  las van a transferir a los privados, o a quién sea,  en tres modalidades,  ya no va  haber producción propia de Pdvsa van a entregar a través de las empresas mixtas, a través de lo que ellos llaman asociaciones compartidas de producción  y licencias, entonces, todos los campos de la costa oriental y la costa occidental los van a entregar bajo esas características, Pdvsa se va a retirar, Pdvsa será solo un administrador de contratos, es decir, no va a operar más.

Están eliminando una cantidad de filiales y empresas, no dicen nada de qué hay que hacer con los trabajadores, adónde van a ir lo obreros y trabajadores petroleros, aunque se han ido como 30 mil, quedan todavía 70 mil trabajadores petroleros en la industria y no dicen qué van a hacer con ellos, sencillamente los están despachando. Están despachando el servicio de salud de Pdvsa de los trabajadores, todo lo que son las conquistas de los trabajadores de muchos años.

Actualmente, en las empresas mixtas Pdvsa tiene al menos el 50,1%, ellos dicen que todas las empresas mixtas van a vender su participación hasta el 50,1%, pero agregan, hay que modificar la Ley de Hidrocarburos, en su artículo 22, para quitar esa limitación y entonces que Pdvsa no tenga participación y que los privados puedan operar nuestros campos petroleros, eso es inconstitucional, eso viola el artículo 302 de la Constitución en el que se establece que el Estado tiene que controlar la industria petrolera, pero un control efectivo.

Ellos quieren entregar también toda la infraestructura, voy a leer lo que dice este plan para que se vea el impacto que esto va a tener, por ejemplo, en sitios como el Zulia.

Toda la infraestructura del Zulia que tiene 100 años,  las empresas como  Zamora, Petroboscán, Petrowarao, todas se las entregan a los privados, Pdvsa se retira de ese tema. Todas las empresas de esfuerzo propio en el occidente, por ejemplo, Lagunillas, Urdaneta, Tía Juana, Centro Sur, Lago Medio, todo eso lo van a entregar a las asociaciones de producción compartida o a las empresas mixtas  con 50% y después Pdvsa retira su participación.

Ellos se inventaron un término, en la industria petrolera existe lo que son aguas arriba y aguas abajo, esto es muy importante, porque la ley reserva al Estado las actividades primarias, es decir eso está aguas arriba, estos se inventaron que no son dos, sino son tres sectores, aguas arriba, aguas abajo y aguas intermedias, que no existe, en las aguas intermedias metieron todo, van a entregar, Petromiranda, La Salina, Bachaquero, PTU Ulé, PTH7 H-7,  Punta Palma, Bajo Grande, Silvestre, Lagunillas Sur, El Vigía, todo, es algo increíble, qué va a pasar en Maracaibo (…) Es terrible, para mí como venezolano, más allá de si eres chavista o no, para mí que fui ministro de Chávez, me van a encontrar de frente, por eso es que me persiguieron, por eso es que me sacaron, por eso que me expulsan porque nosotros no hubiéramos permitido esto. Otra cosa muy grave de la que ellos están hablando es de flexibilizar el régimen fiscal (…)

— Esto que usted asoma sobre el régimen fiscal, en el contexto actual de precios, ¿quizás sea necesario?

— Yo no lo asomo; aclaro, yo lo denuncio. Lo asoman ellos que son los que están hablando de esto. Soy un acérrimo defensor del régimen fiscal porque si nosotros no hubiéramos ajustado la regalía y los impuestos a 33% y a 50% imagínate cuál sería la situación económica del país con estos precios bajos.

Es al contrario, en esta situación, lo único que más o menos nos ha protegido es que se paga el 33% de regalía, se pagan impuestos municipales y se paga impuesto sobre la renta al 50%, aunque Maduro ha hecho las excepciones que ha hecho, que ahora la gente no paga impuesto, eso está allí, ellos ahora lo que proponen es cambiarlo, ellos dicen que bajen la regalía, ellos dicen que se elimine, incluso, y que solo se recibe impuesto sobre la renta, que se bajen los impuestos municipales del 12% al 1%, entonces ellos están pensando a favor de las compañía trasnacionales, no están pensando a favor del país, cómo vamos a salir de este lío, en el lío que nos metió Maduro, cómo vendiendo caucho de nuevo, las plantaciones de caucho o vendiendo cacao, no, es con petróleo.

Otro dato importante es que ellos están pidiendo la modificación del artículo 57 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos que establece que el petróleo venezolano lo vende Pdvsa, por qué el legislador hace esto, porque si vas a la Opep y dices que vas a recortar producción para defender el precio es porque tú manejas  la venta del petróleo, aquí están diciendo que no, que ahora se la entregan para que los operadores privados la vendan  de acuerdo con sus propios intereses.

Venezuela retrocede al tema concesionario, cuando nosotros ni siquiera vendíamos el petróleo, todo eso lo acabó Pérez Alfonso, inventamos la Opep,  con la nacionalización, controlamos nuestras exportaciones y ahora está gente irresponsable, porque ellos han sido incapaces de manejar la empresa, la están entregando y nos están haciendo retroceder, por qué, a cambio de qué y quién lo discutió, si aquí van a modificar de esta manera el régimen fiscal y el régimen legal petrolero, dónde se dio esa discusión, habría que hacer un referéndum, habría que modificar la Constitución, esto es como un golpe de Estado, mira, si nos hubiera invadido un país extranjero no hacen una cosa como esta.

Es increíble, por ejemplo a Pdvsa Gas la eliminan,  ya no va a producir más, y que va a hacer Pdvsa Gas, será una entidad que va a comprar gas a precios internacionales, nuestro propio gas a precios internacionales, y cómo se le va a vender eso a las termoeléctricas, al sector industrial, a la gente, a precios internacionales. Se dice que quieren entregar las refinerías a los privados para vender el combustible a precio internacional, bueno qué significa eso, nosotros somos o no somos  dueños del petróleo. Además, el artículo 9 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos dice que las refinerías existentes no se pueden entregar a los privados, son reservadas al Estado.

Otra cosa muy grave, se está derogando el decreto de nacionalización de la Faja, nosotros tomamos el control de la mayor reserva de petróleo del mundo. Cuando nacionalizamos la Faja se producían 600 mil barriles, cuando yo salí de Pdvsa en el 2013, en el último año auditado,  se producían 1,3 millones de barriles, ahora la quieren entregar porque no han sido capaces de producir y quieren derogar el decreto para que Pdvsa se retire de esas empresas mixtas.

Todo está muy mal, todo es ilegal, pero eso es lo que vino a hacer a Pdvsa Asdrúbal Chávez, claro porque él pone el apellido, Chávez, y es lo que vino a hacer Tareck El Aissami,  que de petróleo no sabe nada , pero él es capaz de desmontar toda la política de Chávez y hacer lo que le diga Maduro, privatizar.

El plan contempla además que Pdvsa se retira de cualquier actividad de desarrollo social, nada de misiones, nada de la Gran Misión Vivienda Venezuela, quién puede estar de acuerdo o no con eso, yo no estoy de acuerdo, le quitas el carácter popular a la empresa petrolera que es algo muy bonito que rescatamos después del sabotaje que es una empresa del pueblo venezolano que estaba ayudando al pueblo y más en esta circunstancia.

También plantean retirarse de toda América del Sur, van a cerrar todas las oficinas de Suramérica, lo que hizo Chávez, lo grave es que esto viene de un presidente que fue canciller de Chávez, que él sabe que ese era el legado de Chávez, esa era su intención posicionarnos en Suramérica, se retiran de todo y abren una oficina de Pdvsa Rusia, para estar allá con los rusos y hacer uno que otro negocio, pero la Pdvsa que conocemos con el presidente Chávez ya no existe y esta gente la está rematando. Pero tampoco existe la Pdvsa de antes de Chávez, no va a existir Pdvsa,  yo creo que este es un tema muy importante para todo el país porque tiene que ver con el futuro de todos nosotros (…) Cómo le vamos a dar un tiro de gracia a la única actividad económica con que somos competitivos, por qué la vas a entregar y a rematar y se la van a coger ellos, porque esa es otra, no va a venir ninguna empresa al país mientras estemos en esta situación política, un país sancionado, un país donde las cabezas de sus líderes tienen precios, un país donde no hay legitimidad, no van a venir, entonces quiénes se van a coger esas instalaciones, esos tanques, La Salina, Bachaquero, ellos mismos y nosotros vamos a salir muy mal parados.

— Usted ha dicho que en este país el problema no es la industria petrolera, sino Maduro, pero no hay un atisbo de posibilidad de un acuerdo político en lo inmediato, para salvar no solo la nación, sino salvar vidas en la pandemia, ¿en qué escenario nos encontramos?

— Una cosa en la que ha dirigido el Gobierno toda su maquinaria mediática es en la de crear una especie de fatalismo en nuestra población. Eso de que no hay nada qué hacer, nos tenemos que calar esto y que se siga destruyendo el país. Un Gobierno aún como este, tan autoritario, represivo con las Faes, no puede resistir la presión de un pueblo que en algún momento le ponga un parao, estas cosas hay que detenerlas, hay que vencer el miedo y la visión inmediatista y hay que plantarse con estas cosas.

Por ejemplo, con el tema petrolero hay que decirlo: No puedes avanzar Maduro, los trabajadores no lo vamos a aceptar, los militares no lo vamos a aceptar, la oposición no lo va a aceptar, el Psuv no debería aceptarlo, la Asamblea Nacional Consituyente debería hacer algo, entonces él va a tener que reaccionar si nosotros nos unimos, pero esto hay que detenerlo.

En cuanto a una salida política yo lo he dicho, uno de los principales aliados que ha tenido Maduro es la oposición. Ellos, la oposición, ha sido muy sectaria, toda se ha concentrado en el polo más extremista y han dejado por fuera a amplios sectores de la sociedad y esos sectores de la oposición consciente, los que quedaron por fuera, negocian con el Gobierno y AD pone una cara aquí y otra cara allá, y distintos factores de UNT ponen una cara aquí y otra cara allá, se ha convertido el caos y la tragedia de Venezuela en una forma de vida de los sectores políticos, los que están afuera tienen bastantes recursos, manejan Citgo, manejan una ayuda internacional que todavía no se sabe de cuánto fue, manejan donaciones que les dan de 500 millones de dólares, se convirtió en una forma de vida y los de acá, los que están en Venezuela, los de la Asamblea Nacional, se dan sueldo, conviven con el madurismo.

Lo que he planteado es una junta patriótica de gobierno, cuál es el tema de esta junta, que puede sonar muy ingenuo pensar que los factores políticos van a reaccionar de una manera ideal, no, no lo harán, pero los militares, los sectores populares deben pensar, deben ponerse de acuerdo en una junta patriótica donde estemos incluidos todos.

Nosotros tenemos la experiencia de la Junta Patriótica que derrocó a Pérez Jiménez, quién iba a creer que en esa Junta, que dirigió Fabricio Ojeda, estaban los militares, los adecos, los comunistas, los copeyanos, todos y solo así pudo caer Pérez Jiménez, meses antes de que Pérez Jiménez se derrumbara parecía imbatible. La gente firmaba en apoyo a Pérez Jiménez, tenía el apoyo de transnacionales, se formó la Junta Patriótica y duró dos meses.

Es lo mismo acá, ellos juegan a la desunión, al pesimismo, a la desesperanza y la gente se va, por eso se han ido 5 millones de muchachos, sobre todo jóvenes, entonces no hay que perder la esperanza, hay que plantar cosas, para mí resulta muy difícil esta lucha desde afuera, yo estoy exiliado.

A mí el Gobierno me tiene sentenciado, si me agarran es como le hicieron a Rodríguez Torres, te sepultan ahí en la tumba o como hicieron con Baduel y con tantos, pero no me voy a dejar agarrar, porque soy más útil explicando y denunciando lo que está pasando, yo no tengo ninguna aspiración distinta sino explicar lo que está pasando.

En el sector petrolero tengo cosas qué decir, porque yo sé lo que ellos están diciendo, ojalá sea escuchado, ojalá la conciencia nacional escuche un poco lo que está pasando  porque siempre he pensado que en medio de este caos generalizado cosas están pasando, no solo es esto, lo petrolero, la economía está entregada, el Arco Minero está destrozado, el sueldo mínimo es solo 4 dólares… de qué estamos hablando, nosotros no nos merecemos este país, qué es esto, una maldición que nos cayó, una desgracia, no, hay un proceso político en el que hay que superar todas estas cosas y buscar unidad en base a propósitos.

Yo no estoy de acuerdo con una invasión, sería el primero que estaría al frente en contra de eso, los venezolanos tenemos que ser capaces de resolver nuestros propios asuntos, nosotros no somos cualquier pueblo, somos los que le dimos la independencia a todo el continente, somos capaces de hacer muchas cosas, pero qué pasa, que los que están conduciendo los procesos de cambio se acuerdan entre ellos, eso es una estafa y en medio de este caos el país está sufriendo muchísimo.

— Usted ha demandado acciones de la Constituyente en este contexto, ¿usted cree que en esa ANC  queda resto para enfrentar este tema o ese es un mensaje para Diosdado Cabello?

— La otra vez se lo dije, están privatizando a Pdvsa y Diosdado aplaude y lo que hizo fue insultarme en su programa. Ojalá me diera espacio en su programa para que conversemos, qué es lo que le pasa al Psuv, van a dejar que entreguen esto, qué es eso de leales siempre, leales a qué, leales a Alex Saab, leales a qué, a Betancourt, leales a qué, hay que ser leales al pueblo venezolano, leales a la Constitución.

Igual los militares, hasta cuándo van a seguir aplaudiendo como unas focas, focas, a lo que digan en los programas de animación. Ahí salió Quevedo, triste papel, un desastre, salió por la puerta de atrás, un general de la República lo pusieron a entrarle violentamente a una empresa como Pdvsa y ahí está, si mides su desempeño por objetivos operacionales ha sido el peor presidente de Pdvsa en toda la historia, yo creo que del mundo.

Siempre lo dijimos, Quevedo no sabe nada de petróleo, pero es que ahora uno se da cuenta de que no se trataba de eso, había que destruir  las capacidades internas, tenía que sacar a los trabajadores, que andan todos enyesados y maltratados, todos traumatizados, les cayeron encima, él se llevó a todos los generales, coroneles, acabaron con la empresa, ese era el trabajo de Quevedo.

Ahora viene otro grupo, más cercano a Maduro, porque Quevedo era del grupo de Diosdado, ahora Tareck y Asdrúbal  son  del grupo de Maduro y de los hermanos Rodríguez que están haciendo con Pdvsa lo que les da la gana. En el mundo del poder que rodea a Miraflores no hay un solo jefe, ahí hay muchos jefes, muchos intereses que están en juego, ahí se están cayendo a golpes ahorita, porque se desplazan unos por otros, así es como vamos.

— Tareck El Aissami desde la Vicepresidencia económica relajó los controles, lo que hizo desaparecer el desabastecimiento de la lista de problemas de los venezolanos, pero ahora hay un golpe de timón, una vuelta de página sobre los controles, en particular de los precios…

— El problema del desabastecimiento despareció de los problemas de los que pueden ir a un bodegón y que ganan en dólares, o que ganan más de los Bs. 800 mil en que pusieron ahora el salario mínimo, que no son más que cuatro dólares, no, no es así, la pobreza en el país es de más del 90%. Naciones Unidas dice que el ingreso mínimo diario para estar en el umbral de la pobreza es de 1,9 dólares, eso no lo gana un venezolano en un día para nada, se ganan centavos, entonces todo el país está empobrecido, qué fue lo que pasó, hubo un viraje a la derecha, un paquetazo económico que no tiene nada que envidiarle al paquetazo de Macri.

Cuando Maduro dijo en agosto del 2018 sus medidas, eran unas medidas monetaristas, decía cero déficit fiscal, qué significa eso, que iban a quitarle las prestaciones a los trabajadores, que iban a quitarle el salario y eso fue lo que pasó por eso llenaron a las empresas de militares, sabes cuántos trabajadores hay presos de la CVG, de Ferrominera, de Pdvsa, de todas las empresas del Estado, metieron a los militares para que hicieran esa labor de acabar con los beneficios sociales de los trabajadores.

Luego la devaluación del bolívar es gigantesca y ya no se puede medir, la hiperinflación también, nos ha retrocedido Maduro no al capitalismo, nos ha llevado al capitalismo más atrasado, el más básico, que no está basado en el trabajo, no está basado en la producción, el trabajo no vale nada, por eso la gente no trabaja, la gente está sobreviviendo.

La caída del PIB acumulada es del 63%, el país está sobreviviendo de las remesas. Maduro hizo que la gente saliera, provocó una situación económica, pero ahora vive de esas remesas, están entrando 6 mil o 7 mil millones de dólares, es lo único que entra, por Pdvsa no entra nada, no solamente porque cayó la producción a 600 mil barriles, sino porque  no los está vendiendo Pdvsa, lo están vendiendo los intermediarios, están dando masivos descuentos de los precios del petróleo, entonces cuál es la actividad económica, de qué estamos viviendo.

Él ha creado unos munditos de fantasía en algunas zonas de Maracaibo, en Valencia, en otra zona rosa en Caracas, pero eso no es Venezuela.

El país es el de la gente desesperada de que no hay luz, no hay transporte, que no hay gas y la gente está cocinando con leña.

Otro tema es el coronavirus, quién le cree esa cifra a Maduro, nadie. Los periodistas que lo denuncian van presos, pero si la gente en Venezuela se muere de difteria, sarampión, paludismo, de enfermedades que fueron superadas hace años quién va a llevar la cuenta de quiénes se mueren de coronavirus o no; los viejitos se están muriendo de mengua, solos, porque no tienen medicinas, porque son diabéticos, porque sufren del corazón entonces no me vengan con que aquí tenemos bajo control el coronavirus, no.

Tienen al país en cuarentena justamente para tener a la gente en su casa y mantenerlos con una angustia y un terrorismo que le meten a la gente en la cabeza, por supuesto que hay que cuidarse, pero ellos aprovechan este momento para hacer lo que sea.

No hay gasolina, si levantaran ahorita la cuarentena y dejaran a la gente salir no hay gasolina, no hay gas, no hay trabajo, cómo están las empresas, es un desastre ha sido un viraje a la derecha, a una derecha paupérrima con un proyecto económico inviable, insostenible en el que la gente dice que el Gobierno se mantiene en pie y lo hacen por las armas de la Fuerza Armada, las cuales no sé por qué, es increíble que hayan faltado a su juramento. La doctrina bolivariana dice que sus espadas solo tienen que proteger las garantías sociales, pero no ha sido así, han fallado.

Hay muchos sectores políticos y sociales que han fallado y eso debe cambiar si queremos tener país después de Maduro.

— Esta crisis, la que ha desatado el coronavirus y su impacto en Venezuela y en la recesión mundial,  es distinta a la que hasta ahora  habíamos transitado, ¿cuánto es sostenible este estado de cosas en el país?

—Ahorita el país luce, en los números,  insostenible.  Al tema del coronavirus se ha sumado la situación mundial del petróleo que ha provocado un colapso de la demanda mundial, la semana pasada el WTI estuvo en valores  negativos y en Venezuela hay mucha desinformación, yo escuché a un señor decir que eso no nos afectaba, con un triunfalismo de esos de victoria tras victoria. Claro que nos afecta, porque nuestro petróleo está referido al crudo pesado mexicano y ese se derrumbó junto con el WTI, entonces claro que la situación es insostenible, ahora, la pregunta es: ¿las sociedades se suicidan?, creo que no.

Creo que ha llegado el momento de poner de lado los intereses particulares, sabes que nos ha hecho mucho daño, el odio, la intolerancia, yo hago esta denuncia, por ejemplo, y los maduristas no la van a aceptar, los de la extrema oposición tampoco porque ellos quieren acabar con todos los chavistas y pasarnos cuchillos a todos, no. Basta de esa polarización insensata donde el escenario es te voy a destruir.

—La oposición tiene que aceptar que el chavismo existe como un fenómeno social, un sentimiento está allí y nosotros los chavistas tenemos que aceptar que más nunca vamos a poder estar por sobre la otra mitad del país, que tenemos que unir esto que ya es una tragedia, es como si hubiéramos venido de la Segunda Guerra Mundial, a este país hay que reconstruirlo de arriba abajo, pero hay cosas como la industria petrolera que no podemos dejar porque no vamos a poder levantar al país, es lo que yo planteo.

— Yo podría estar muy tranquilo, desentenderme de Venezuela, no lo puedo hacer estoy trabajando, haciendo lo que sé hacer en el tema petrolero, me llaman, me consultan porque la gente no entiende qué pasa en Venezuela y yo se los trato de explicar porque yo voy a volver, tan pronto sea posible de tener garantía físicas, legales voy a volver porque todos tenemos que volver y poner nuestras diferencias  en el marco del debate político porque este país hay que reconstruirlo, a quién se lo vamos a dejar.

Recommended Posts