El informe Bachelet abre las puertas para que la Asamblea General de la ONU actúe

*El informe de la Alta Comisionada para los DDHH de la ONU, Michelle Bachelet, deja a  Maduro desnudo ante el mundo y ya no puede seguir negando la crisis del país y las violaciones a los Derechos Humanos.

**La profunda investigación del equipo de Bachelet visibiliza señala que tanto el Chavismo como la oposición sufren persecución, exilio y detenciones ilegales.

***La ONU reconoce el hambre, la fallas en los servicios fundamentales, la mala calidad de la salud y la educación, el desastre económico, la impunidad, los excesos de los cuerpos de seguridad del Estado, la violencia y el asfixiante control social como las razones fundamentales de la masiva migración que alcanza ya los 4 millones de venezolanos.

Caracas, 5 de julio de 2019.- El informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, expuso de manera clara y precisa los mecanismos de represión, crimen, violencia  y control social que ha utilizado maduro para mantenerse en el poder. 

El documento, que impactó por su nivel de detalle, identifica las violaciones a los Derechos Humanos a los ciudadanos, así como a la Fiscalía General y el Poder Judicial como organismos que han incumplido con su tarea de velar por el respeto de dichos Derechos. 

A criterio del ex embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, con este informe la Asamblea General del organismo multilateral deberá abrir un debate en su seno sobre la situación del país y conminar al gobierno tanto a detener estas violaciones, como iniciar un proceso de rendición de cuentas ante la justicia de los responsables, así como mantener un monitoreo más estrecho de la situación del país. 

El documento de la ONU, producto de una larga y exhaustiva investigación, es una confirmación de las denuncias hechas por Ramírez, en sus escritos y visitas a la oficina de Alta Comisionada, así como por los familiares de las víctimas y demás organizaciones defensoras de los DDHH. 

Por otra parte, el informe identifica con claridad las violaciones a los Derechos económicos y sociales, las violaciones de género y a los pueblos indígenas. 

Ramírez considera que dicho informe proviniendo de una persona tan seria como Bachelet y una organización tan profesional como la ONU, deberá ser objeto de una profunda revisión y discusión en el país y desenmascara el verdadero talante violento y criminal de este gobierno. 

Los hechos señalados en el informe, así como la actuación de los poderes del Estado como  responsables de los mismos allana el camino para iniciar un proceso que culmine, una vez que maduro salga del poder, con un proceso de justicia y reparación a las víctimas, así como de rendición de cuentas ante la justicia de los responsables. 

Cada vez resulta más difícil para el gobierno sostener sus mentiras y manipulaciones, así como ética y políticamente inaceptable el apoyo al gobierno madurista, especialmente inaceptable para los sectores progresistas y los efectivos y oficiales de la FANB, que siguen respaldando a un gobierno que hoy es reconocido en él por la más alta instancia de la ONU como un gobierno violador de los Derechos Humanos.

Para el ex embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez el resultado del informe presentado por la ONU aunque no es sorpresivo, toda vez que él personalmente entregó a la Alta Comisionada pruebas irrefutables de la grave situación del país, no deja de Indignar conocer el detalle de acciones criminales contra las mujeres, incluyendo niñas, agresiones sexuales y vejaciones de todo tipo, así como la acción criminal del FAES contra los más pobres, donde se contabilizan más de 5000 muertos, muchos de los cuales resultan ejecuciones extrajudiciales. 

Entre las múltiples denuncias del informe, Ramírez rescata que Bachelet reconoce los ataques a “disidentes chavistas, a militares disidentes y a funcionarios/as públicos/as y empleados/as de empresas estatales a los/as que se considera opositores/as”.

Para Ramírez, este es un acto de justicia importante a un grupo de víctimas que había sido ignorado por completo, producto de la intolerancia de los factores de oposición. 

Ahora queda claro que maduro, no solo no tiene nada de Chavista ni revolucionario, sino que actúa con especial violencia y saña contra estos sectores que nos le oponemos.

¿Y qué encontró Bachelet?

Los hallazgos del equipo de la ONU dejaron a maduro desnudo ante el mundo. No solo reconocen la sistemática violación de los derechos humanos, sino de los derechos económicos y sociales del pueblo: el hambre, la mala alimentación, salarios por debajo del nivel de subsistencia, la desesperación de los migrantes, el maltrato y abusos de todo tipo al que son sometidos, el miedo a la denuncia, la poca transparencia en las cifras, la responsabilidad en la emergencia humanitaria compleja, manipulación y discriminación en los pocos programas sociales, desvío de recursos y corrupción, reaparición de enfermedades y proliferación de otras, mortalidad infantil y de mujeres.

Sobre los derechos civiles y políticos, el documento de la ONU deja clara la violación a la libertad de expresión, las detenciones arbitrarias, la erosión del estado de derecho, la criminalización a la disidencia. Reconoce además la vulneración del derecho al trabajo y a la protesta, así como el ataque al chavismo crítico.

Especial atención se llevó el tema del uso excesivo e ilegal de la fuerza por parte de los cuerpos represivos del Estado que Ramírez ha denunciado reiteradamente. Bachelet no solo se sorprende por la existencia de múltiples cuerpos represivos (GNB, PNB, FAES, CICPC, SEBIN y DGCIM), sino que también por la proliferación de cuerpos paramilitares de civiles armados que actúan bajo la mirada complaciente del Gobierno para desalentar por medio de la violencia las manifestaciones y toda clase de protesta.

Sobre el FAES se dirigió con especial interés, pues lo considera un estamento que ejerce control social a través del miedo, y entre las recomendaciones pide su eliminación. Ve además con preocupación la aplicación de la tortura y malos tratos, la violencia sexual a mujeres y niñas detenidas.

El informe Bachelet critica con extrema preocupación el inexistente acceso a la justicia y los procesos judiciales amañados, y a la libre interpretación de la justica, la inversión de la carga de la prueba, la ausencia de la presunción de la inocencia, así como el discurso intolerante y agresivo de las altas autoridades del gobierno, el fiscal general y de los programas como el “Mazo Dando” que se han convertido en tribunales inquisitoriales en el país.

Las violaciones a los derechos humanos de las comunidades indígenas y las carencias que acusan, se llevaron un aparte especial en el relato de la ONU, por la vulnerabilidad y desprotección en las que se encuentran esas comunidades. Señala además, la expoliación a los recursos naturales que afectan a esas comunidades y al país.

Lo que queda claro…

El Gobierno ya no puede seguir negando la crisis que hace años se le escapó de las manos y le explotó en la cara. Ahora el mundo lo sabe. No adoptó las medidas adecuadas y oportunas a tiempo y se le acabó el tiempo.

El informe de la comisionada Bachelet deja claro que el gobierno de Maduro es insensible y responsable del sufrimiento de la población; es discriminatorio y aplica un nuevo tipo de exclusión de las mayorías, un neo apartheid; que viola sistemáticamente los derechos humanos y es un gobierno marcado por la corrupción y la impunidad.

Es el responsable del éxodo de más de 4 millones de venezolanos, y de la descapitalización del recurso humano preparado, así como de un enorme contingente de compatriotas de escasos recursos que se enrumban a aventuras de tragedias personales. El país se queda sin jóvenes, y la migración amenaza con sumar un millón más en 2020.

El resultado de la visita de la Alta Comisionada es muy importante para seguir sensibilizando al país y al mundo, de que la única salida al peor gobierno de nuestra historia republicana es el llamado al restablecimiento de la Constitución y las leyes con una Junta Patriótica de Gobierno que asuma la conducción del país para restablecer la soberanía popular. 

Finalmente, Ramírez agradeció a la Alta Comisionada Michelle Bachelet y su equipo de trabajo por el alto nivel de profesionalismo e imparcialidad, así como los alertas que hace al mundo sobre la tragedia del pueblo venezolano. Su voz, valiente y consciente, se ha sobrepuesto a las mentiras y manipulaciones del gobierno y sus aliados, hablando al mundo con la verdad.

Entradas recientes