Rafael Ramírez identifica nueve puntos claves en el Informe Bachelet que desenmascara al madurismo

*El exministro de Chávez sostiene que ha venido advirtiendo desde hace cinco años la catástrofe en la que maduro ha convertido al país y las violaciones a los DDHH que ha perpetrado, con la anuencia del fiscal y del poder judicial, y que hoy, finalmente, tienen eco en el informe de la ONU.

**Asegura que el Informe Bachelet pone en evidencia a maduro sin complacer a la ultraderecha, y constituye un documento demoledor que deja al madurismo sin argumentos ni excusas ante el país y  el mundo.

Caracas, 10 de julio de 2019.- Para el ex embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas el Informe Bachelet es un documento político fundamental para el país, con plena vigencia y de importancia básica, pese a que el gobierno de maduro ha intentado descalificarlo con críticas y argumentos que, claramente, evidencian la responsabilidad directa que tiene el madurismo sobre la trágica situación que ahoga a la nación.

El importante documento desenmascara de manera contundente, ante el mundo, el talante dictatorial y violador de derechos humanos del actual gobierno de Venezuela.

Los únicos que rechazan el Informe Bachelet, son los mismos que hoy se reúnen en Barbados. El madurismo, porque la Alta Comisionada no se dejó manipular ni se prestó a chantajes de ningún tipo. Solo refleja la verdad. Entretanto, la extrema derecha, quedó desilusionada porque sus aspiraciones de intervención extranjera se han visto frustradas.

“El Informe Bachelet no implica una invasión militar contra nuestro país, tal como argumenta el madurismo y lamenta la extrema derecha”, señala Ramírez.

El también ex ministro de petróleo resalta nueve elementos que considera fundamentales del informe, muy graves y que deberían ser tema de debate urgente entre los venezolanos.

1.- La violencia, instrumento para imponer el paquetazo de maduro.

La radiografía de la reprensión que hace el Informe Bachelet indica que el gobierno ha debido recurrir a la violencia y abusos de todo tipo para imponer el paquetazo económico que ha tenido efectos devastadores para la población.

El desmontaje del legado del presidente Chávez, el desarrollo social, la soberanía y el carácter participativo y protagónico del proceso Bolivariano, ha sido impuesto por la violencia y represión del pueblo.

2.- Derechos económicos y sociales violados por Maduro.

Como parte integral de los DDHH, el gobierno de maduro también viola los derechos económicos, al trabajo, a la alimentación, la salud y la vida. Estos Derechos no solo son irrenunciables como obligaciones del Estado sino que definen claramente el carácter de derecha de este gobierno.

El informe denuncia que el salario mínimo en el país, no se puede considerar ni siquiera un “salario de subsistencia”. El mismo no solo es el más bajo de toda la región, incluyendo Haití, sino que ni siquiera alcanza para adquirir cuatro días de alimentos. Lo cual confirma el hecho de que los venezolanos están realizando tan solo dos comidas diarias.

Por otra parte, el informe señala que: “El Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura reportó que 3.7 millones de venezolanos/as se encuentran en estado de desnutrición”. Una realidad increíble si nos retrotraemos a las cifras de igualdad e inclusión que logró el comandante Hugo Chávez durante su gobierno, que le valieron el respeto en todo el mundo como gobernante y promotor de un plan progresista.

En cuanto a la salud, se refleja que entre el 60-100% de los medicamentos e insumos fundamentales escasean en las principales ciudades del país, incluyendo Caracas. Además destaca la situación deplorable de los Hospitales donde han muerto en el periodo 2018-2019 más de 1500 pacientes por falta de insumos y medicamentos,  así como denuncia 40 fallecidos durante el pasado apagón nacional.

3.- El fascismo y las razzias del FAES

“El Informe desenmascara el carácter profundamente antipopular y la actuación fascista de los grupos armados, que maduro ha creado para someter al pueblo y lograr el control social”, destaca Ramírez.

Denuncia, además, las más de 6.000 muertes reportadas como “resistencias a la autoridad” por el mismo gobierno, que constituyen, la mayoría de ellas ejecuciones extrajudiciales. Las víctimas y las familias de los sobrevivientes describen la actuación del FAES como verdaderos escuadrones de la muerte en las zonas populares. Una pena de muerte impuesta de facto por el madurismo.

4.- Represión selectiva y persecución política al chavismo

El exministro Rafael Ramírez resalta que, por primera vez, el Informe Bachelet hace un reconocimiento a la persecución política y represión de la que son objeto líderes, ex ministros del chavismo, trabajadores, dirigentes sindicales  y militares por su actitud crítica en contra del gobierno, por exigir la vigencia de la Constitución y denunciar la política entreguista y profundamente anti popular de maduro.

5.- Detenciones arbitrarias y tortura.

La Oficina de la Alta Comisionada tiene en su poder cientos de testimonios de víctimas y casos bien documentados de las miles de detenciones arbitrarias por razones políticas, así como el restablecimiento de la práctica usual de tortura y maltratos de todo tipo, incluyendo abusos sexuales contra las detenidas. Estas prácticas aberrantes se denuncian sobre todo ejecutados por el SEBIN y el DGCIM.

Estas prácticas nos recuerdan el periodo de violencia de la IV República y, que por supuesto, no tienen ninguna justificación, toda vez que se tratan de actuaciones criminales que debe ser rechazadas y repudiadas por todo el país.

6.- Control social: violencia y manipulación del hambre

Para Ramírez, el informe identifica los elementos fundamentales del control social que ejerce el gobierno en contra de los sectores populares. La “paz” de los sepulcros del madurismo.

De un lado las ejecuciones extrajudiciales del FAES, con el apoyo de los grupos paramilitares del gobierno y las detenciones arbitrarias y torturas del SEBIN y DGCIM. Del otro, la manipulación que hace el gobierno con la miseria creada por el mismo, donde el Clap y los bonos otorgados a través del Carnet de la Patria, se otorgan ejerciendo todo tipo de exigencias de apoyo político.

Estos mecanismos, sin describir las asignaciones de las pocas viviendas de la GMVV que se otorgan, o de familias que son desalojadas de las viviendas porque no apoyan al gobierno, además del control y vigilancia que se ejerce sobre los empleados de la administración pública y trabajadores del Estado, son los elementos fundamentales del control social que el madurismo ejerce sobre el pueblo, imponiendo sus bajos y ruines criterios políticos.

7.- Indígenas, mujeres y migrantes bajo la lupa

Bachelet también elevó su voz por los pueblos indígenas del país. Su informe reveló tratos crueles y degradantes aplicados a  las comunidades indígenas por parte del Estado.

El tema de la mujer fue otro de los elementos muy destacados por la expresidenta de Chile. De hecho, hace especial mención a la vulnerabilidad de las mujeres, los abusos sexuales y humillaciones de todo tipo, incluyendo a niñas, a las que son sometidas durante los operativos y razias del FAES, durante las detenciones arbitrarias, en las zonas indígenas y a migrantes.

El informe denuncia los maltratos y abusos de todo tipo que sufren los 4 millones de venezolanos que han salido del país. Fenómeno este que ha sido documentado por la ACNUR y que es una dura realidad para las familias venezolanas, pero que el gobierno y los voceros del madurismo insisten en negar.

8.- La fiscalía como agente de la Violación de los DDHH. 

El informe señala y documenta de manera contundente el incumplimiento por parte del Fiscal y el defensor del pueblo, de su obligación de proteger a las víctimas de violaciones de los DDHH, además de su inacción frente a estos delitos. Esto, sumado a la falta de independencia de los poderes y la corrupción del ministerio público y poder judicial completan un cuadro de absoluta impunidad de las autoridades en el país.

El informe reseña además, la inacción e indiferencia del ministerio público, la actuación violenta y el lenguaje inquisitorial del fiscal como una clara violación al Derecho a la defensa de la víctima: “el Fiscal General ha participado de una retórica pública de estigmatización y desacreditación de la oposición y de quienes critican al Gobierno, violando así el principio de presunción de inocencia”.

9.- Lo advertimos y nadie escuchó

Finalmente, después de reconocer y agradecer la gran labor de la Alta Comisionada Michelle Bachelet, Ramírez recuerda que lleva cinco años denunciando las atrocidades del gobierno de maduro, que al fin hoy corroboran el informe de la ONU en detalle.

Señala que el escrito es crudo y demoledor. Sus revelaciones son, además, una bofetada a la indiferencia y un reclamo a la Fuerza Armada Bolivariana, al psuv, a las fuerzas progresistas y populares que todavía apoyan a maduro. ¿Hasta cuándo tanta violencia y represión?, ¿por qué?, ¿qué defienden?, se pregunta.

Ramírez resalta que maduro ha dado un claro giro a la derecha, volviendo a las las prácticas represivas de la IV República. Insiste en que el madurismo acabó con el legado de Chávez y que ha impuesto a sangre y fuego sus políticas neoliberales, sin importarle el sufrimiento de la inmensa mayoría del pueblo.

Lea el último artículo de Rafael Ramírez: “De Bachelet a Barbados

Entradas recientes