El Petro y su lógica

La lógica del respaldo en petróleo es equivalente a la del oro, no es una representación del respaldo, es una promesa que se debe cumplir y que el capitalismo la hará cumplir.

La única manera de que sea un verdadero respaldo en petróleo, para los inversores en Petros es que puedan cambiarlos en su momento por petróleo, diamantes, oro, coltán etc., cualquiera sea la garantía que esté detrás de su uso comercial, no hay otra manera.

El dólar de los EEUU no tiene respaldo en oro pero sí se lo confieren este país con su supremacía económica, especulativa, tramposa, todo lo que tú quieras,  pero economía hegemónica; puede imponerse por la fuerza y el chantaje.

El Petro de Maduro no cuenta con esa cancha, ¡ni siquiera cuenta con una economía!, no cuenta con la fuerza de la industria petrolera, la cual está en el piso (es decir, la capacidad de extraer petróleo y venderlo), la garantía del Petro es la riqueza que se encuentra debajo de la tierra, esa es la riqueza que debe ser canjeable por los poseedores de Petros (de la cual habla maduro), nada tiene que ver con las “fuerzas productivas”, con desarrollo económico, con producción.

No puede ser una representación, debe ser posible el canje. El cómo funciona eso, cómo se “contrata” eso, no lo sé, pero lo que sí sé es que a la hora de reclamar el cambio de la criptomoneda por su garantía, el gobierno, mínimo deberá entregar yacimientos completos de minerales estratégicos y petróleo. Es un contrato lo que está estableciendo Maduro cuando compromete el país con los tenedores o usuarios de Petros. De no ser así el Petro es una estafa (lo que siempre hemos creído que es)

Para los que creen en la fuerza del Petro porque ha sido respaldado con toda nuestras riquezas del subsuelo, se olvidan del país, de que los tenedores de Petros, digamos que los grandes usuario o inversores, podrían eventualmente reclamar parte de ese petróleo y minerales estratégicos, y el gobernó o Estado venezolano tendría que cumplir entregando esa garantía, así se lo harán saber en su momento estos acreedores. Fácil: poseo tantos miles de millones de Petros, ahora quiero un campo de petróleo, o tal y cual reserva de diamantes u oro: en cualquier disputa legal internacional fallarían estos tribunales comerciales a favor de estos tenedores. El capitalismo lo haría así, ¡lo hará!, ¡no cabe duda!, téngalo por seguro; no es un problema legal, es de fuerza, y de tener una excusa válida para ejercerla.

Pero puede que no inviertan en ellos ni los usen de manera comercial. Es aquí donde aparecen los bobos. Los bobos que apoyan al uso del Petro, equivalen a todo un pueblo engañado, engañado del fracaso económico del gobierno, que se ha dejado  estafar por el capitalismo, nacional, chino, ruso, norteamericano (da lo mismo), desde que maduro gobierna el país.

El Petro es una promesa vacía, realmente representa el capitalismo en su expresión más irracional, es una moneda virtual respaldada por la irresponsabilidad de un mal administrador, no por trabajo y esfuerzo de la gente, de nosotros los habitantes del país;  por verdadera producción. De ser así sería innecesario sustituir el bolívar por el dolar o inventarse el Petro, sería inútil dolarizar la economía.  El verdadero respaldo del Petro es la inneptitud.

El Petro es una forma disimulada de dolarizar nuestra economía (o, más bien, los sueldos) con una moneda que no existe, que no vale, sino como referencia al  dólar. Ahorrar en Petro es hacerlo en dólares, es obvio, lo cual será efectivamente cierto en la medida en que se puedan hacer transacciones comerciales normales con él. Pero no ha sido así, ni creo que esto sea posible; el dólar se impondrá, la colonización, la entrega del país será efectiva, y al tiempo todo el  mundo se reirá del Petro, como la última bufonada (y estafa) del gobierno o de los asesores del gobierno.

La realidad dice que es una estafa. La vida del país es cada vez más  zozobrante, la gente emigra, nuestra sociedad se desintegra, no sabe qué hacer con los bolívares ni dónde conseguir los dólares, los políticos pendientes de la carroña como chacales, los bobos marchando de un lado y del otro, arreados como eso, como bobos. Aparte de los capitalistas y sus cómplices políticos, de los políticos complacientes, de las mafias de contrabandistas y traficantes, más nadie vive tranquilo en este país, pensando en lo precario de la vida en sociedad, sin salud, sin comer bien, sin ni siquiera poder morirse con la tranquilidad de no ser una carga a sus sobrevivientes. No hay instituciones, y eso lo sabemos cuando alguien muere y no se puede enterrar, cuando alguien se enferma y no se puede atender, o tratar y curar, cuando no hay docentes dignos y dignificados, por la gente que come de la basura, por los niños de la calle, porque no hay policías confiables, servicios públicos regulares y eficientes…Parece ser que la única institución sólida, por ahora,  es el dólar.

Recommended Posts