Las soluciones criminales del gobierno y el chivo expiatorio

Padecemos la mayor crisis de que se tenga registro en toda nuestra historia, crisis comparable con un ataque militar de grandes proporciones, con una invasión feroz de una fuerza extranjera, sólo que el enemigo está adentro, tiene pasaporte venezolano. No es necesario ahondar en el diagnóstico, lo padecemos. Lo importante es pensar en el futuro, ¿habrá futuro? ¿Es esto el fin de la historia? El reto de los revolucionarios, del partido de Chávez, es defender ese futuro que alguna vez tuvimos al alcance, lo vivimos, lo sentimos.

El gobierno madurista, agotado en su ineptitud, no tiene más salida que la represión, se nota asustado, desesperado, las elecciones parlamentarias no terminaron de arrancar, no le sirven para conseguir certificación internacional y en lo nacional no emocionan a nadie, las encuestas le dan un fracaso difícil de ocultar. Se le cierran las salidas, sólo le queda reprimir y ya comienza el terror madurista.

Los voceros del gobierno evacuan su odio y desespero: diosdado habla de una ley para linchar a los disidentes, hablan de prisiones masivas, de detenciones a dirigentes de la derecha gringa, a guaidó, lo que no han tenido las dos corajes para hacerlo en todos estos años. Los más sensatos, o los más asustados, buscan desesperados el perdón de los gringos, lanzan puentes que nadie cruza. El desespero los embrolla, un día quieren conversar con los gringos y otro lo acusan de querer asesinarlos.

Saben que en Enero, quizá antes, la situación será incontrolable, estallará, ya las protestan brotan como hongos, los servicios, la falta de gasolina, el hambre, lo imposible de vivir son el combustible. No habrá excusas que valgan, se preparan para profundizar la represión. Buscan chivos expiatorios, culpables, fabrican una falsa historia a su imagen y semejanza, los gringos es un comodín que sirve para justificar todo, desde la pérdida del Bolívar hasta el desastre con los clap.

El presidente y sus voceros más cercanos intentan transformar al Ministro Ramírez en chivo expiatorio, en culpable de todos los males, lo acusan a la ligera de corrupto, de destructor de todo lo que se les ocurre, es una operación en el mejor estilo goebbeliano, nazi, que debe ser atendida, detenida, enfrentada. Todo un inmenso aparato de comunicación está al servicio de la canallada. Los gobernantes piensan librarse depositando sus culpas en una persona, en un sector, en los “rojos rojitos”, para hacerlo necesitan fanatizar a sectores de las masas, de la clase media, que sean capaces de aceptar sin pensar la patraña, y luego aceptaran otros crímenes, se formará un circo romano donde festejarán la inmolación de las víctimas.

Es un deber no dejarse atrapar por el miedo a la represión, es un deber enfrentar el linchamiento moral como arma política, no se puede permitir la fanatización de la sociedad, callar es complicidad. Ahora es asunto de vida o muerte la unidad de los chavistas verdaderamente chavistas para enfrentar al madurismo y al rumbo hacia el fascismo, se lo debemos a este pueblo, el Chavismo no puede terminar siendo una puerta al fascismo. Es necesario rescatar al PSUV de Chávez el auténtico, que cumpla su papel de dirigente de la resistencia a la traición.

Estamos en Facebook: toby.valderrama.5.

¡CHÁVEZ ENFRENTA LA REPRESIÓN Y EL FASCISMO!

Recommended Posts